Toda la culpa la tiene el tango

Yo venía con mi vida tranquilita. Tranquilita al menos, con esa falsa tranquilidad que se va directo a transformar y transmutar puteadas en piedras, callada, correcta, pasiva, oscura, inconstante. Callada gritando, poniendo la mejor cara de nada que me sale que no me sale. Pero puta la hueá, hagamos una compartición, que me cuesta unSigue leyendo “Toda la culpa la tiene el tango”

Marcha #losahueonaditos

Se levantó tarde, quería ir a ver el show, quería estar-aunque de lejos- de sus amigos que tanto admiraba. Pero como era tan masiva, al atravesar de Portugal hacia Lastarria, le fue imposible evitarse comprar al menos un alfajor, un quequito, una hamburguesa de soja una cocada con alguna magia especial. Se detuvo por dosSigue leyendo “Marcha #losahueonaditos”