5 lugares donde deberías comer cuando estés en Santiago

juan-pablo-ahumada-797688-unsplash.jpg
Foto: Juan Pablo Ahumada

No existe duda de que en los últimos años, Santiago ha experimentado un boom gastronómico, que se ha visto expresado en la apertura de nuevos restaurantes y la creciente oferta de mayores opciones a la hora de comer. En la actualidad es fácil encontrar ya no solo comida tradicional chilena y comida peruana, sino una amplia gama que abarca desde la gastronomía tailandesa hasta la brasileña, y es ahí cuando la dificultad se encuentra ya no en encontrar alternativas, sino en poder elegir entre ellas las mejores opciones para aprovechar el tiempo y el dinero. Por esta razón, éstas son cinco sugerencias de lugares para comer que no debes perderte en Santiago, ya sea que estés de visita o que vivas en la ciudad:

  1. Bocanáriz: Para encontrar la gastronomía típica de Chile en el corazón de la ciudad, Bocanáriz es tu mejor opción. Ubicado en el centro del barrio Lastarria, en José Victorino Lastarria 726, este restaurante posee una carta que mezcla la gastronomía tradicional con la comida gourmet. Además de la comida, podrás encontrar la mejor selección de vinos nacionales, ya que el restaurante cuenta con una de las cartas de vinos más extensas del país, con más de 250 vinos disponibles, y su menú se encuentra diseñado para armonizar y potenciar los sabores del vino. En efecto, en Santiago es probable que puedas conseguir comida más económica, pero es difícil que puedas encontrarla mejor.
42751222_2202931290033386_9129465805722736707_n.jpg
@bocanariz_lastarria
  1. Fuente Alemana: Uno de los aspectos más clave de la gastronomía chilena son sus sándwiches, y en la Fuente Alemana (Av. Libertador Bernardo O’Higgins 58) puedes encontrar los que probablemente sean los más representativos, a precios razonables. El atractivo de la Fuente Alemana no es únicamente su comida, sino su carácter turístico y pintoresco, dado que la cocina se encuentra en el centro del local y éste está dispuesto como una clásica “fuente de soda” de las décadas de los años 30 y 40 en Santiago.

 

  1. Le Bistrot: Considerada el punto clave de la “ruta de la gastronomía francesa” en Santiago, Le Bistrot ofrece desde hace ocho años los sabores clásicos de la comida francesa, con una amplia gama de alternativas que van desde confit de pato hasta crepes suzette pasando por deliciosas ensaladas. Así, Le Bistrot mezcla los ingredientes favoritos de los chilenos con las recetas tradicionales de Francia, a precios muy razonables y en un ambiente encantador. Lo encuentras en Santa Magdalena 80, Local 7, en Providencia.

 

36548823_268516633917698_5706843764840988672_n
@lepainquotidiencl

 

  1. Le Pain Quotidien: Esta célebre cadena de restaurantes-panaderías fundada en Bruselas tiene su representación en Chile, ofreciendo a los amantes del pan, de los platos gourmet y del chocolate belga un lugar de peregrinación al sabor orgánico y el tiempo lento que forman parte central de la filosofía de Le Pain Quotidien. Con sus dos locales, en Isidora Goynechea y en Parque Arauco, te encantará saber que además, Le Pain Quotidien hace entregas a domicilio a través de PedidosYa, haciendo mucho más fácil disfrutar de su deliciosa comida sin necesidad de salir de casa. ¿Qué cosa más cónsona con la filosofía de lentitud y comunidad de LPQ que compartir su pan con la familia, en pijama?

 

  1. La Diana: Para aquellos que aman la vida nocturna, éste es mi lugar sugerido para comerte una pizza y preparar tu organismo para sus fabulosos cócteles o el copete de tu elección, en el mismo lugar. En Arturo Prat 435 encontrarás estas deliciosas pizzas a la piedra, con salsa de tomate hecha en casa, y una carta amplia de licores nacionales e importados.

*Artículo Promocionado*

Anuncios

Restaurant para ir en cleta: La Cebolla

La reacia Mapapito a las cicletadas, en su intento por conocer ese mundillo, acompañó a su nueva amiga Lina a cierta actividad por el día de la Mujer. Luego de un recorrido que pasaba por plaza Italia, Santa Isabel, Antonio Varas, Provi,Monjitas, Catedral, Brasil y llegar a la plaza del mismo nombre, enfilamos para el local que decía en la invitación que podíamos acceder a compartir después. El rumor decía “Si, se pueden dejar las bicis adentro” pero ahi uno se pregunta lo obvio ¿Cabrán? ¿Será seguro?

                        20140309-013811.jpg20140309-013831.jpg

Llegamos a este local ubicado en Santo Domingo 2222 (Inolvidable) y primero me vino el primer soponcio: La entrada y los salones eran muy muy similares a la casa que vivía yo para el terremoto. Cuál no fuera mi sorpresa al saber que era la casa del lado, que parecen haber sido construídas casi como espejo. Restaurado maravillosamente, con unos salones lindísimos, lo mejor de todo es que si uno seguía hasta el final, se encontraba con un patiecito donde cabían todas PERO TODAS las bicicletas sin tener que amarrarlas o que quedaran apelotonadas ( Cosa que más de alguien que anda en cleta como yo pa todos lados agradecerá).

20140309-013735.jpg20140309-013750.jpg

Luego tanta pregunta y miradera, me puse a conversar con el dueño que me empezó a contar la historia del local que es mejor aún de lo que uno se pueda imaginar:

Mientras tuvo una suerte de somnolencia dentro de un cuadro de estar enfermo, él se desdobla y llega a un lugar donde todo el mundo comía cebolla: Empanadas de cebolla, ensaladas de cebolla, etc. Luego volvía a su cuerpo y no entendía por qué tal sueño.

Un tiempo después es invitado a decir unas palabras en el evento de un amigo. Al ponerse a conversar con unos trabajadores que le alaban el asado le dicen “Usted debería poner un restaurant, nuestro jefe tiene uno botao” Y así es como se pone en contacto con esta persona que no quería deshacerse del local. Tiempo después accede y cuando le muestra el local, sorpresa: era el mismo local que él vió en el sueño-desdoblamiento. Hace un año funciona y por convicción no le interesa hacer publicidad. Algunos días tiene tango, otros cueca, otros eventos.

Una chela de litro por $3000 o una porción abundante de papas fritas por $2000 hacen que el precio pa un local sea bastante razonable. Un lugar bonito, agradable, bien cuidado. ¡Qué gusto por la chucha de llegar a un lugar así y poder sentarse a conversar! ( Y poder dejar la cleta tranquila!)

20140309-014044.jpg20140309-013906.jpg