Acerca de la ternura

Algunas veces cuando estoy dormido, viene, me tapa, me acomoda para que no duerma chueco. Me pasa la mano por el cuello y me hace cariño, con ese ida y vuelta como que no le importara que todos nos están sapeando. Me mira como esperando que yo le diga algo y yo la miro tratando de buscar en algún gesto su respuesta que no me quiere decir, porque quiere escuchar la mía. Se queda dormida desordenándome el poco pelo que me queda.