La Perla en Maestra Vida

La Perla, propuesta artística musical conformada por 4 mujeres colombianas, inspiradas en las músicas del gran caribe, que a su vez ponen a
dialogar con sonoridades propias de la ciudad de Bogotá, llegan por primera vez a Chile, iniciando su gira en Salsoteca Maestra Vida, mítico lugar de la capital.

 
En esta fecha,martes 27 de marzo, además de ser la apertura a su gira por Chile, pretende ser una fiesta como esas que te gustan a ti y a mí, teniendo también por vez primera una banda de este tipo, donde la banda y la producción está íntegramente conformada por mujeres. (Puedes consultar mayor información en el evento en Facebook)

La Gira

29511604_1994948420818541_4845867712772374496_n.png
La gira, denominada “La Bruja” pretende estar presente en 3 de las ciudades de Chile: Santiago, Valparaíso y Concepción, encontrándose con las sonoridades propias traídas desde Colombia, como gaita, porro, chalupa, bullerengue, cumbia, merengue dominicano, champeta,guaguancó y beat box, como también con las variaciones propias que se han ido dando en el país.
Esta gira fue gracias a la autogestión de las chicas y una campaña de crowdfunding llamada échale Leña al fuego, que todavía está vigente en el siguiente link.
28277285_1979690749010975_1016992203373304057_n.png

La banda

 

la perla 2
La Perla es un conjunto de 4 mujeres (3 bogotanas y una de Cartagena) que han dado que hablar los últimos años, en festivales en Colombia y México, haciendo que su llegada a Chile sea la forma evidente de ampliar sus horizontes a Sudamérica, donde la música afrocolombiana se ha ido desarrollando tanto entre los maestros que han venido, los que han ido a estudiar a Colombia, como los cultores locales de estos ritmos, dando paso a la integración cultural tan en boga por estos días, a través de la música.
Diana, Giovanna, Karen, Lali, con más de 10 años de investigación de los ritmos del caribe colombiano, han logrado desarrollar no sólo una sonoridad propia, sino el reconocimiento en lugares como el tradicional Festival de Ovejas, cuna indiscutida del ritmo de gaita o desarrollar talleres de este género en México.
Reconocidas por distintos medios, incluyendo la Revista Billboard, por la capacidad de mezclar los ritmos tradicionales de la costa caribe con lo más nuevos como el beat box, La Perla ha sido una de las bandas bogotanas más presentes en el último tiempo en festivales de la industria de la música, como el Boom, Circulart, intervenciones en Colombia al Parque, entre otros en  Colombia , llega a Chile en el centro neurálgico de la movida cultural latinoamericana en este país, de la mano de productores y amigos que han hecho en estos años de idas y vueltas.

Concurso

Escribe en los comentarios de este post, por qué deberías ganarte una invitación doble para este martes. La mejor respuesta (más creativa, colorienta, chistosa a mi parecer), gana.

Plazo: Lunes 26 20:00 hrs.

Resultados: Lunes 26, 22:00-23:00 hrs (Santiago de Chile).

28643140_10156141887836112_1521413175_o.png
Anuncios

¿Qué onda mayo? LLENO DE CONCIERTOS BACANES <3

Creo que lo que más me complica de mi reciente accidente y fractura, no es caminar, sino 2 cosas: subirme a la bicicleta otra vez y bailar.

Para Mayo, pareciera que hay una convención universal de bandas que quiero ver. Muy distintas, aunque todas hablan en español y sobre todo exponentes de música latinoamericana increíbles. Espero que más de alguna tenga el honor de ver y sobre todo, el honor de poder colaborar en algo en su estadía acá. Acá un poquito de historia personal y los datos de las bandas que tocarán en Santiago, en Mayo.

1. Los Van Van

He tenido la oportunidad de ver a los Van Van en 2 ocasiones anteriores. La primera, no los conocía por nombre pero sí por el 98% de las canciones que llevaba bailando ese año, donde aprendí a bailar salsa casino.

La Fech había convocado para el 31 de Octubre a un gran concierto en la pista atlética del Estadio Nacional y fuimos con mi amiga de ese tiempo Aleyen , con una entrada que mi mamá me había comprado porque sabía que me gustaban los Cadillacs y tocaba Vicentico (Bueno, en el tiempo pudimos entender que había una gran diferencia), Charly García, Guachupé y Los Van Van. Me acuerdo que estaba toda la familia salsera, que ya había empezado a conocer.

fech-cumple-invita

La segunda vez , fue en el 2010. Yo ya llevaba un rato bailando sal y por twitter una chiquilla ( acá @franbahamonde) me contó que en el concierto de Viña había una promoción de 2 entradas*$14.000 , y que si comprábamos pasajes y lo pasábamos bien, demás que gastábamos menos que las entradas en Santiago. Así que otra vez con la Aleyen, partimos a Viña a ver a Los Van Van y tuvimos la oportunidad de conocerlos.

Para esta ocasión, iré con mi amiga Javi, y ya sea con un pie, bailaré hasta que me canse. La cosa es el 7 de mayo, en el Caupolicán. Acá la invitación por parte de la banda

los van van

2. Los Fabulosos Cadillacs

Ay, los Fabulosos.

Desde los 15 años y bajo la influencia de algún pololo, me hice fanática de los Fabulosos. Tanto es así, que el 14 de Septiembre de 2009  terminé en el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso en Coquimbo (4ta Región) y yéndome semi a dedo, quedándome tirá en una ciudad que no conocía y salvándome porque me encontré con un amigo fotógrafo que andaba también allá.

Escribí para una revista virtual de ese tiempo, pero lo mejor de todo era, que yo estaba ahí, acreditada en primerísima fila, con una polera que me habían pintado a mano especialmente hecha e inspirada

Para esta vez celebran 30 años y hasta el momento tienen agendados 2 conciertos:  el 14  y el 15 de mayo en el Movistar Arena. Las entradas están desde los 23.000 ncluyendo cargo y yo, yo me quiero puro matame por una. Si quiere enviarme una, no faltaba más.

fabulosos_texto_huincha

3. Paíto y los Gaiteros de Punta Brava.

Paíto debe ser uno de los mayores cultores de la gaita colombiana. Maestros vivientes de esta tradición de la costa atlántica colombiana. Verlo será un honor y lo mejor es que además de conciertos como en “Músicas del mundo” dará clínicas gratuitas, master class, tocará con Mákina Kandela , @juanafe y La Orquesta del viento en distintas instancias ¡Un honor!
11059811_911594778862437_192429698362807246_o

11116554_946447178731217_5832965878152252786_n

11078208_10206468105612613_1606779852894654800_o

4. Latinpana

Si, está mal escrito. Si, está mal escrito a propósito (MP; NV), porque es “latin” con “pana” (amigo, camarada) en distintas partes de latinoamérica. Tocarán el 1 de mayo en el mítico bar Raíces y yo trabajaré ahí 😛

La banda  Latinpana que surgió a propósito de viajar, compuesta en su base por Leonardo Fecci ( Banda Conmoción) y Claudia Cantillana ( Cumbiamé, En rueda, otros) más invitados. Y por supuesto, la participación especial de Amanda Fecci Cantillana , hija de ambos que cuando puede, hace de las suyas bailando y siendo, a sus 6 años, una de las artistas más fotografiadas del último tiempo.

latinoana

5. Cotito Medrano.

Desde el Perú, un tremendo percusionista y dentro de la línea de los maestrísimos. Como cajonero de Susana Baca y otros grandes, viene a tocar y a hacer un par de clases. Yo creo que no hay más nada que decir, exceptuando un detalle: La Claudia, la misma que recién le mencioné de Latinpana, le va a hacer unos coros.

cotito medrano 11021276_10153291035233783_2766638734410788730_n

6. Nelda Piña & La Boa.

Tal vez lo más desconocidos de los mencionados. Según su descripción, Nelda Piña & La Boa, Bogota Orquesta Afrobeat forman un combo latinoamericano junto a su voz es Nelda Piña, una cantaora del Caribe Colombiano.

Tuve el tremendo honor de conocer a otra de sus voces, Diana San Miguel en el Festival de la Flauta de Millo en Morroa, Sucre. Ella, tremenda cantaora y machera que vive en Bogotá, (aunque sabemos que pasa mucho más tiempo viajando e investigando el folcklor de su país) nos presenta este novedad que estará de gira por Chile, Argentina, entre otros países sudamericanos.

No tengo las fechas aquí, pero me soplan por interno que será a fines de Mayo y una de estas fechas será en El Clan . Puedes escuchar más de la banda  por acá

nelda

7. Buena Vista Social Club

Otra de las bandas que se presentarán es esta mítica banda cubana, que juntó a algunos de los parroquianos que asistían a este club social en La Habana, grabaron en los 90´un disco que se hizo popular en todo el mundo . Dicen que sería el adiós de la banda que a avanzada edad ( cosa que nunca creemos), hace un par de años causó furor con sus bailes también en el Caupolicán ( no puedo olvidar a Omara con sus …y tantos bailando como nadie)

Será en el Caupolicán, las entradas están desde los $18.000 y será el 20 de mayo. Las entradas están disponibles en Ticketek

Como ven, mayo está terrible para los bolsillos y los tiempos de los jipis #comouna que le encantan todas y cada una de estas bandas. Pero esperamos que la santa providencia, las invitaciones, las pegas y los rajazos, estén de nuestro lado, para poder asistir a al menos un par de estos conciertos de elite, de los grandes de Cuba, Colombia y Perú

Sobre lo que pasó en el concierto de Doom o la música en vivo en Chile

Despierto hoy viernes un poco tarde y una de las primeras cosas que veo es lo que pasó anoche. En una sala de conciertos acá en Santiago, tras un “confuso incidente” mueren 3 jóvenes y otros tantos quedan heridos graves en un recital de la banda inglesa Doom. “¡Qué chucha!” es lo primero que viene a mi cabeza. No tengo memoria de algo así, al menos del tiempo que voy a tocatas. Botellazos, cadenazos, detenciones, los de verde corriendo tras algunos metralleta en mano, si. de todo eso he sido testigo, pero de muertes o casos graves, no. Me afecta, la música en vivo es uno de mis mayores placeres y objetos de atención y no me gusta que se fune por situaciones así.

Empiezo a buscan info, mando un par de mensajes para saber si algún amigo o conocido está involucrado, pego un par de llamadas. Sé que el local hace tiempo dejó de llamarse Espacio Santa Filomena y me lo confirma el comunicado que saca Jonhy González, administrador del Santa Filomena de Bellavista . De hecho, basta con ver la comunicación del evento donde habla de Espacio Iberomusic , que fue arrendado por esa noche a la producción de Doom en Chile. Por lo tanto desde el inicio estamos mal. No se llama Tsunami, no se llama Santa Filomena, hace más se llamaba Naxon. QUÉ ONDA LOS PERIODISTAS, QUÉ ONDA LA FUERZA DE UN NOMBRE. En fin, eso no es lo más importante ahora, aunque me imagino la merma que le provoca a alguien que no tiene nada que ver y que un nombre, más que mal conocido en la escena, se lo revienten al asociarlo con algo que no guarda relación con sus producciones.Mala volá.

Que mueran personas me parece gravísimo y la pregunta obvia es ¿Por qué murieron? Me dí el tiempo de revisar tweets, noticias, posteos. Mientras la mayoría habla de una avalancha humana ( cosa que tal vez ha sucedido en miles de conciertos y seguirá sucediendo) donde si, te arriesgas a justamente eso, existe la posibilidad que te pase algo de esas características. Pero también existe más: La seguridad, los accesos, que habría cedido una de las galerías, que los guardias estaban con palos con electricidad, todas cosas que podrá ser materia de investigación y si tenemos suerte ( cada vez pienso más que en Chile es necesaria más la suerte que otra cosa) saber la verdad de lo que verdaderamente ocurrió. Absolutamente lamentable,terrible, creo que nadie quiere que alguien muera y menos en un concierto de música.

¿Puede una producción preveer una estampida? Tal vez puede inferir que por cierto tipo de música llegará cierto tipo de público, pero que la gente ahueoná intente hacer cosas que atentan contra su seguridad al punto que muera alguien, yo creo que nadie. Puede gestionar mayor seguridad, vallas que permitan “cortar” a la gente de tal manera que sea más difícil que ocurran estas situaciones. ¿Da una producción así, económicamente para tomar este tipo de medidas? Mmm, lo dudo. Tal vez, si hubiese una industria más fortalecida, si hubiese un ministerio de cultura fomentando, observando y apoyando las producciones, tal vez. Pero la autogestión, sigue siendo el pariente punk que aunque todos le digan que no, va a contracorriente y más de alguno puede destacar. Y en eso están muchos, contra la corriente, tratando de gestionar actividades que no sean ir a un mall o escuchar música que te la vendió la publicidad, aunque incluso se vean hasta el cuello en ciertas oportunidades o la vida completa.

La situación de la música en vivo en Santiago

Ahora mi reflexión va más allá de lo sucedido, las razones históricas de lo que pasó y pasa con la situación actual en Santiago sobre asistir a una sesión de música en vivo. Como espectadora las posibilidades son pocas y basta con hacer un rastreo rápido en la cabeza de lugares que pueda recordar que tengan salida de emergencia visibles y de hecho me cuesta mucho recordar alguna. Como productor/a y/o trabajadora del espectáculo, las posibilidades son aún menos. ¿Cuántos locales hay en Santiago, que cuenten con las exigencias y especificaciones necesarias para desarrollar música en vivo?

No quiero quitarle en lo más mínimo el mérito a los que se han atrevido y resisten los embates de autoridades que tienen exigencias poco claras, burocráticas y absolutamente en el camino contrario a fomentar este tipo de manifestación artística. Por primera vez leo las exigencias que desde el 2010 rigen a los locales cerrados, por parte del Ministerio de salud, sin contar con patentes, dirección de obras y otros, que por lo general son los peros que hacen que los locales cierren. ¿Cuántos locales hay así en Santiago? Y qué decir del trato económico ¿Cuántos locales hay donde las bandas puedan tocar y llevarse, entre los que trabajan, algo más que un par de lucas pa la casa por persona?

Y así es un círculo vicioso donde es no es fácil encontrar culpables o qué es primero. Porque mientras para los productores la pregunta es ¿Dónde se pueden realizar conciertos para una cantidad media de personas (500-1000) que además de contar con una buena técnica, haya un trato económico y personal que sea óptimo para los que se mueven en este circuito? , mientras que para el que va a este tipo de conciertos también se pregunta cosas obvias ¿Dónde puedo pagar una entrada, pasarlo bien e ir a un baño decente o no morir aplstada por una turba ? ¿Qué lugares quedan? ¿Qué pasará la próxima vez? E insisto, hablo de conciertos de pequeño-mediano formato (Hasta 5000 personas), que están lejos de grandes sumas de dinero en entradas, calificación de tipos de entrada según los 0 que incluyas al momento de comprar, campañas mediáticas de meses nivel dios, etcétera.

Me las doy de pitonisa: Harán una caza de brujas, donde encontrarán la excusa perfecta para cerrar locales. Se cerrará ese y otros , se darán menos permisos para actividades masivas, se harán notas de prensa donde dirán muchas veces la palabra seguridad. Nos harán pensar que están cuidando de la nuestra , mientras la “seguridad” sea la que ellos consideren. La ley se pondrá más cuática, Chile se transformará en el país más neoliberalmente detractor de la música en vivo y muchas bandas, productores, trabajadores del espectáculo empezarán a migrar a hacer cosas que no les gustan por sobrevivir. Pondrán en lugar de salas de conciertos Iglesias, talleres mecánicos de autos, supermercados. Y bueno, esperaría que no, pero ya no sé qué pensar.

Y  casi, como los abuelitos, recordaremos casi en silencio y con la cabeza gacha el Galpón Víctor Jara, cual si fuéramos viudos. Y recordamos sus baños ordinarios, pero que habían empezado a adaptar y mejorar ( no puedo dejar de olvidar mi impresión al ver el baño de mujeres recién refaccionado). Recordaremos ese sonido bastante digno, su piso pegajoso, su ambiente distendido, esa caja de mierda, que parecía salade tortura o la visión desde la mesa de sonido. Recordamos al Cerro, a Luchito a la Fresia y nos acordamos que difícilmente alguien podría pasarse películas con ellos como guardias y como en un acto de ingeniería, los focos de violencia eran neutralizados en segundos, como el mismo ambiente de la gente hacía que no se diera pa más atado.

Yo quiero que haya seguridad, exigencias básicas para un local donde voy a escuchar música en vivo, quiero que hayan baños, quiero poder respirar; quiero que toquen muchas bandas de muchos estilos y que pueda asistir, trabajar o producir. Pero también, antes que eso, quiero que hayan lugares. Y quiero que hayan menos hueones.  Y quiero que los periodistas antes de firmar una noticia, pregunten y no pongan lo primero que pillaron. Y quiero volver a ir a lugares donde escuchar música no sea un peligro o un delito, como me sentí más de alguna vez con los de verde con metralleta en mano diciéndome que no puedo circular libremente por la plaza Brasil. Y quiero tantas cosas en verdad, pero no sé si aquí en Santiago de Chile se puede o se podrá. Pienso que los que están muriendo -además de los del accidente- son muchos que se quedan en el camino porque no hay lugares, no hay buenos tratos, no hay fomento real, no hay una industria completa que realmente pueda trabajar profesionalmente con esas formas. No hay previsión, no hay seguridades, no hay apoyos.

Quiero,  que un día, y no en sueños me digan “¿Chilena? ¡Qué buena! ¡Allá los conciertos son bacanes!”

PD: Otros links:
-El relato en primera persona de Max Rayo en Humo Negro,  da una idea más concreta de lo sucedido anoche.

-El relato de otra chica que habla de electroshock y agua

-Mi amigo nos pedía agua y no le podíamos dar porque estaba electrocutado por dentro