Tobalaba

¿Creen que luego de una dictadura de 17 años, miles de muertos y desaparecidos, de una violencia sin límites, la gente no iba a reaccionar nunca? ¿Creen que la violación sistemática de los derechos fundamentales como la educación, la salud, la jubilación durante todos los 27 años que siguieron iba a quedar callada?

 
En el 2006 empezaron los estudiantes que no van a parar hasta que el último chileno pueda estudiar en la Universidad sin deuda. Siguieron las manifestaciones contra el sistema de pensiones, con todos esos padres y abuelos canosos que en dictadura eran los adultos jóvenes de nuestra edad que les hicieron mierda la cabeza y el corazón matándole a sus compañeros,quemándole sus libros, repleto de metralletas y de toques de queda. Se atrevieron a salir y a gritar luego de tantos años. Para muchos, fue su primera vez. Para muchos de nosotros, fue un orgullo decirle a nuestras mamás “Esto es una marcha, esto hermoso, no lo que ves por la tele”
 

Y hoy, l@s chilenos defienden a uno solo que sea agredido por no pagar un puto pasaje que es 4 veces más caro que el que estoy pagando ¿Por no pagar un pasaje alguien se atreve a pegarle? Una estación del metro completa-tal vez la más significativa de la presión del sistema público colapsado, de la vida colapsada, de no ver la luz por seguir trabajando en condiciones infrahumanas-trató de linchar a ese guardia que se atrevió a atacar a uno sólo. ¿Quién vino a salvarlo? ¿La policía de carabineros acusada de robar miles de millones de pesos? “Cafiches del estado, protejan a su pueblo”  “Devuelvan la plata” les gritaron en su cara, los mismos trabajadores que ya no dan más de jornadas extenuantes, de la pastabase que la misma dictadura metió en las poblaciones. Y las paredes del metro fueron pateadas, y el guardia tuvo que ser custodiado por fuerzas especiales, que ya no causan miedo. Ya no hay terror

 

 
Cuando me extraño que acá en México no se putea, que acá la gente no alega, es porque en Chile se lleva un enojo, una violencia contenida que está explotando por todos lados. Nos dicen que los terremotos son cada 10 años aproximadamente, y Chile de esa primera revolución pinguina, lleva 11. Algo va a detonar que ese gran enojo logre algo. La educación va por un camino, lento pero va ¿Y si el ciudadano a pie se enoja tanto un día y se levanta y arma la revolución en ese metro atestado? ¿Y si esa rabia la junta con la rabia de las otras personas y crea tal nivel de levantamiento que las autoridades se ven obligadas a hacer un cambio?
 
Me preocupa y me emociona, ver a mi país enojado y actuando. Sí, me preocupa la violencia, pero me preocupa mucho más el adormecimiento, el tedio, el no estoy ni ahí que nos inundó en los 90. Se acabó. Si nos tocan a uno, nos tocan a tod@s.

Especial #FMB4. Medellín, Colombia Capítulo 0.1: Acá antes del foro

Nota: Como dije en un post anterior, vengo a Medellín al Foro Mundial de la Bicicleta, apoyando al equipo de Bicipaseos Patrimoniales con el área de difusión y aprovechando de aprender y obvio: escribir. Aunque llegué el viernes, recién hoy domingo … Sigue leyendo

Lo que le pasa a la señora Juanita con lo de #alertametro

Si la señora Juanita, que vive muy lejos, hubiese ido a un taller a aprender de las @macleta que ella también puede andar en bici y ser autónoma, tal vez si lo haría y no nos parecería una locura que anduviera en ella. ¿Por qué pensar en una señora arriba de una cleta nos parece tirado de las mechas? O habría tomado otras opciones en la vida, o andaría más contenta, porque cuando uno se sube o se baja de la bici, las hormonas esas suben, así como las ganas de sentir el vientecito en la cara.

Si la señora Juanita que toma la micro y el metro y que bueno, no puede transportarse de otra manera estuviera en su micro que pasa a la hora que dice que va a pasar, probablemente se podría quedar varios minutos más haciendole nanai en el pelo al Johny, que hace rato que anda mañoso, tal vez lo único que quiere es que su mamá se quede un ratito más con él. Pero no, tiene que salir mucho antes, porque por su calle-pese a lo que dicen en la tele-no pasan las micros cuando dicen, sino que cuando quieren. Ella no vive ni cerca de ninguna calle grande, donde si pasan un poco más seguido. Además ella, cuando los demás andan carreteando o vienen de vuelta, también trabaja y se tiene que mamar que bajan la frecuencia de las micros y del metro y ahí tiene que salir mucho pero mucho más temprano.

Si la señora Juanita no lee el facebook, es porque está trabajando muchas horas para alguien que saldrá en su auto gigante, con sus calles lindas, donde no hay espacio para que ella camine pese a que pasa muchas horas por ahí, porque nadie piensa en eso ¿Para qué?. En todo caso ya el Johny le dijo que por $1990 en su celular Samsung Galaxy S, con $1990 puede conectarse a internet por una semana si no se le acaban los datos antes y ver el estado de feibu de su hijo que está bajoneado y que parece que se quiere matar pero parece que no.

La señora Juanita cuando chica ni si quiera quería una bici, porque para ella andar en bici era una cosa de hombres, era para los que podrían enfrentarse a alguien si se la querían robar; probablemente era incómodo o le “quitaría la virginidad”, además…¿Para ir a donde? ¿A donde va a ir una mujer decente si no es con su mamá, su marido o sus hijos?. A la señora Juanita, la gente de la edad de sus hijos y nietos, piensa que ella no es capaz de andar pedaleando, mira qué ridículo que una señora ande en bici. Y sí, a estas alturas la artritis, la artrosis en la cadera, la hernia tal vez no le ayuda mucho, pero tal vez su calidad de vida habría sido mucho mejor si hubiese pedaleado desde mucho antes y no tendría que ir tan seguido, cuando le dan permiso, al consultorio al programa de crónicos por la hipertensión, por la diabetes, por el solo al corazón.

La señora Juanita, a veces piensa que ella trabaja mucho y que las cosas son injustas, que las cosas están caras y que está chata de hacer combinación en Tobalaba que parece un infierno y luego llegar y hacer combinación con una micro y llegar tarde a la casa y ver en la tele que las hueonas del matinal cuando se está levantando o en el programa donde hablan de la nosecuánto que se agarró a no sé quien se lamentan por lo terrible del colapso del metro. Pero a ella desde bien chiquitita le enseñaron que así no más es la hueá, que hay que echarle pa elante, que hay que parar la olla y tiene que seguir juntando las chauchas pa cargar la bip, o sino tendrá que pasar verguenza cuando el inspector la trate de delincuente si no le alcanza pal pasaje.