¿Y la vasectomía?

Desde que se tiene una vida sexual activa, una mujer al menos una vez en su vida, está frente a la encrucijada de un embarazo no deseado. Porque ningún método es infalible, por una situación no agradable ( como una violación), por un descuido DE 2 PERSONAS o porque simplemente, ella es la que finalmente, en caso de haber un hijo, lo va a llevar en su cuerpo y muy probablemente en su vida, haya o no haya trabajo, estén las cosas bien o mal, etc.

Mientras muchos hombres siguen en la discusión ridícula de habitación de “Es que no se me para tanto” “Es que me molesta” “Es que no son de mi tamaño” y 800 excusas más para un simple condón (falible por lo demás), siempre se le termina endosando la responsabilidad, culpa e incluso un embarazo o más fuerte aún “como deshacerse del problema” a la mujer.Aborto, pastilla del día después y tantas otras bombas al cuerpo. Incluso, en un feminismo mal entendido, como que “ah, no quieren decidir sobre su cuerpo” lavándose las manos de apoyo, apañe, cuidado, presencia. Incluso, cuando hay un niño que nace y se separan, muchos creen que con 50 o con 100 lucas, un niño hoy se mantiene en Chile o que la mamá es súper irresponsable y con esas 60 lucas cagonas, sale a carretear y se las despilfarra (Por lo demás, mis respetos a los que hablan bien de sus exes y las apañan como padres, no como otro hijo más del que también se tuvieran que hacer cargo)

Independiente de lo que se piense o decida sobre el aborto de las 3 causales en Chile (que más allá de cualquier cosa, es un asunto de humanidad básica permitirlo bajo esos ejemplos extremos), independiente de las opiniones que se tengan a nivel personal, quiero hacer foco en mencionar que de todos los hombres que conozco, sólo conozco uno ¡UNO! que se ha hecho una vasectomía y otro que hace años lo pensaba y tod@s lo mirábamos con espanto. Ni si quiera está en las conversaciones. Ni si quiera alguien lo duda, porque obvio, no es tema.Yo creo que de hecho, muchos ni saben lo que es.

Me parece una falta de respeto argumentos como “Es que es muy invasivo” “Es que es muy caro” “Es una operación”. No es ni si quiera que se la hagan: es que ni si quiera lo piensen. Ni si quiera se les pase por la cabeza tocar sus cuerpos. Que total, una mujer puede tomar hormonas 30 años ( con todo lo colateral que esto tiene), tomar pastilla del día después (Con todo lo que implica) o hacerse un aborto y todas las discusiones al respecto ( que me parecen LO barsas desde el punto de vista que estamos hablando del cuerpo de mujeres, algo que por muy cerca que hayan estado, no es lo mismo que en primera persona) y ni si quiera se les pase una sola vez por la cabeza, que con una operación que dura media hora, podrían evitarle todo ese mundo a su(s) parejas.

Anuncios

Algunas preguntas respecto a Hombres Heterosensibles

princesa bigote

Princesa Bigote: Nuestra nueva ídola queer, que no está ni ahí con la las apariencias, el patriarcado ni los parámetros heteronormativos. Usa vestido y bigote 😉

Nota: Yo pensaba escribir y definir al heterosensible, pero me faltan antecedentes que seguimos investigando, mis amigos imaginarios y yo. Por mientras, sólo planteo algunas preguntas.

¿Quién te regaló este alfiletero tan bonito?

-Yo lo hice-

Hace unos años un par de chiquillas quedamos estupefactas. Un alfiletero en forma de diablo, perfectamente diseñado y cosido lo había hecho ¡OH SORPRESA! no una mujer sino que un hombre. Y no sé por qué nos extrañaba tanto, si además de ser diseñador, sabíamos que tenía una sensibilidad especial. Pero lo que más me llama la atención, es que nos sorprendiera tanto.

¿Y qué estaría siendo un heterosensible? ¿AH?

Estaría siendo un hombre que no sólo respeta a la mujer y su posición en la sociedad, sino que ha dejado de lado la heteronorma y apela a cambiar ciertos paradigmas en su propia vida.

Y me acuerdo de otro de los más característicos heterosensibles que conozco. Un hombre que habla desde la sensibilidad misma, que si no viéramos su avatar pensaríamos que es una mujer por las temáticas que desarrolla (Si, esa frase es muy muy machista pero de verdad que uno piensa así a veces), que postea cosas relacionadas con sentimientos profundos, con sensaciones, con imágenes. Habla incluso, de emociones que hasta a mí, que soy lo emotiva, me parecen MUY emotivas. Abrazos, amor, cuerpo, corazones están dentro de su vocabulario cotidiano en las redes sociales y nos hace apretarnos un poquito el corazón con vídeos tiernos. Que no le importa parecer gay, afeminado por utilizar elementos, frases y actitudes “de mujeres”.

¿A qué aspiramos entonces, las mujeres que no queremos la heteronorma como motor? ¿A que nuestros amigos/hermanos/parejas sean heterosensibles?

A ver, vamos por parte.

Por un lado el otro día pensaba que las personas que más quiero eran, efectivamente, heterosensibles y feministas ¿Podrían ser de otra manera? ¿Sería capaz de involucrarme emocionalmemente mucho tiempo con alguien que no respetara en lo más profundo a la mujer y no fuera capaz de encontrar en sí mismo su propia femeneidad? Y si, si lo he hecho y he tenido las repercusiones de aquello , sobre todo con los machistas disfrazados y me han dado ganas de borrar esos tiempos de mi memoria y esperar en un rincón, metralleta en mano y cuál película de acción, una añorada venganza. Mmm, no sé que tan buena idea sea eso, sobre todo porque es improbable que quiera gastar tiempo suficiente en eso.  Pero probablemente la respuesta es que NO he durado mucho tiempo en esas situaciones, porque no me da. No lo entiendo, no lo tolero y no quiero hacerlo tampoco y es una de las pocas situaciones, que me hacen cortar de una cualquier tipo de relación que tenga que ver. Pero la pregunta es ¿Dónde está el límite?

Luego está el otro extremo:  vienen todas esas veces que he pensado/dicho con rabia “Sensible culiao”, “sensibilón de mierda”, “el hueón niñiiiiiita” “Es taaaaaaan niñita”,  “mamoncito” , “mamón culiao”. Descalificativos, exageraciones de lo mismo que probablemente he dicho más de alguna vez sin hacer ningún tipo de análisis feminista ni mucho menos y vuelvo a repetir ¿Dónde está el límite? Porque no es fácil, en esto que no sabemos bien como mediar con siglos de una estructura ¿Como sopesamos? Porque hay alguno que se pasan, encuentran que tú eres demasiado “Carishina” para tus cosas, que no entiendes su sensibilidad, que eres muy ruda, que “estás pasando a llevar su masculinidad” y hasta se ponen a llorar. Y chucha ¿Cómo lo hacemos ahora? Una quiere ser autovalente, pero viene alguien a decirte que eres poco humilde por no aceptar ayuda (Porque las mujeres parecieran siempre necesitar de un hombre). Quieres responder en lo académico, en lo laboral, pero ¡Anda a ver si no eres ordenada, pulcra o atenta con las cosas de la casa! ¡Eso es de mujeres!

He tenido bastantes discusiones el último año, por pequeños sucesos que rayan en la misoginia que ya no estoy dispuesta a tolerar, que antes me era indiferente, pero que año a año me va enfureciendo más. La frase “Típico comentario de mina” ha pasado a sepultar relaciones sentimentales, amistades, trabajos de manera instantánea dejándome convencida que no quiero tratar ni tener nada que ver con alguna persona que piense que ese tipo de comentarios deben ser naturalizados ni como broma, ni como argumento, ni como nada ¿Entonces? ¿Entonces qué  CHUCHA sería lo contrario a eso?

Tengo un montón de preguntas y las respuestas están poco claras respecto a eso.  Los amo con locura, siento que ningún machista cerdo misógino pija corta podría resultarme atractivo, pero tampoco unas bolas de peluche en las que no se puede decir nada porque todo le va a afectar de sobremanera. Quiero que tengan detalles, como yo los tendría, no por ser mujer u hombre, sino por ser persona, pero el gestito del “yo te pago” me resulta y me sigue resultando, cuando no tengo confianza con la persona, de lo más invasivo. Pero quiero también que me deje de perturbar si , un hombre decide usar desodorante femenino, si decide en una pareja quedarse en la casa al cuidado de los hijos o si llora por una situación equis, tanto como si un día decido dejar de depilarme. ¿Será mucho?

Me gustaría encontrar el equilibrio, porque a veces, me tapo la boca y las manos, para no ser cruel o dañar esa sensibilidad que no sé como tratarla bien, pero tampoco yo soy un ser de fierro ( epa, tengo varios, pero no completa) porque en mi cabeza los hombres no tienen sentimientos ( muy posición de mujer machista que no quiero ser y lucho contra ello diariamente) y cuando los tienen exacerbados, yo no sé como tratarlos y sólo tiendo a pensar en este casi silogismo MUY lógico (muy de la guata, claro)

¿Este hueón se va a sentir si yo le digo algo?

-Pero es hombre (por lo tanto) y los hombres no sienten

Pero este parece que sí

-Hueona: Los hombres no tienen sentimientos COMO UNA.

Que bah, no quiero hacer un ceviche de bolas de nadie , pero no puedo tampoco ser la señorita no opinante, dócil, pulcra, penélope que espera hasta que él viene por ella (y que muchos tienen en la cabeza desde su concepción también machista), porque no lo soy ni lo seré jamás.  ¿Aprendamos a reconocernos emotivos y sensibles, sin caer en el mamonismo secavaginas o enfriadores de pasiones? ¿No nos hagamos daño haciendo como que no tenemos sentimientos? ¿Aprendamos a naturalizar que a los hombres le pueden gustar cosas “de mujeres” y  a las mujeres cosas que ancestralmente han sido “de hombres” porque simplemente “No hay cosas de hombres o de mujeres”??? ¿Pongámosle onda a la vida y hagamos que todo fluya-incluso estas reflexiones-con respecto a lo femenino y masculino? (Yo por mientras sigo en las preguntas).

(Pero en serio si po).

PD: Si tienes algún comentario, reflexión, caldo de cabeza o simplemente más antecedentes, voh dale en los comentarios. Por favor. A ver si ayudamos a Mapapito a seguuir en sus pajas mentales.