La Perla en Maestra Vida

La Perla, propuesta artística musical conformada por 4 mujeres colombianas, inspiradas en las músicas del gran caribe, que a su vez ponen a
dialogar con sonoridades propias de la ciudad de Bogotá, llegan por primera vez a Chile, iniciando su gira en Salsoteca Maestra Vida, mítico lugar de la capital.

 
En esta fecha,martes 27 de marzo, además de ser la apertura a su gira por Chile, pretende ser una fiesta como esas que te gustan a ti y a mí, teniendo también por vez primera una banda de este tipo, donde la banda y la producción está íntegramente conformada por mujeres. (Puedes consultar mayor información en el evento en Facebook)

La Gira

29511604_1994948420818541_4845867712772374496_n.png
La gira, denominada “La Bruja” pretende estar presente en 3 de las ciudades de Chile: Santiago, Valparaíso y Concepción, encontrándose con las sonoridades propias traídas desde Colombia, como gaita, porro, chalupa, bullerengue, cumbia, merengue dominicano, champeta,guaguancó y beat box, como también con las variaciones propias que se han ido dando en el país.
Esta gira fue gracias a la autogestión de las chicas y una campaña de crowdfunding llamada échale Leña al fuego, que todavía está vigente en el siguiente link.
28277285_1979690749010975_1016992203373304057_n.png

La banda

 

la perla 2
La Perla es un conjunto de 4 mujeres (3 bogotanas y una de Cartagena) que han dado que hablar los últimos años, en festivales en Colombia y México, haciendo que su llegada a Chile sea la forma evidente de ampliar sus horizontes a Sudamérica, donde la música afrocolombiana se ha ido desarrollando tanto entre los maestros que han venido, los que han ido a estudiar a Colombia, como los cultores locales de estos ritmos, dando paso a la integración cultural tan en boga por estos días, a través de la música.
Diana, Giovanna, Karen, Lali, con más de 10 años de investigación de los ritmos del caribe colombiano, han logrado desarrollar no sólo una sonoridad propia, sino el reconocimiento en lugares como el tradicional Festival de Ovejas, cuna indiscutida del ritmo de gaita o desarrollar talleres de este género en México.
Reconocidas por distintos medios, incluyendo la Revista Billboard, por la capacidad de mezclar los ritmos tradicionales de la costa caribe con lo más nuevos como el beat box, La Perla ha sido una de las bandas bogotanas más presentes en el último tiempo en festivales de la industria de la música, como el Boom, Circulart, intervenciones en Colombia al Parque, entre otros en  Colombia , llega a Chile en el centro neurálgico de la movida cultural latinoamericana en este país, de la mano de productores y amigos que han hecho en estos años de idas y vueltas.

Concurso

Escribe en los comentarios de este post, por qué deberías ganarte una invitación doble para este martes. La mejor respuesta (más creativa, colorienta, chistosa a mi parecer), gana.

Plazo: Lunes 26 20:00 hrs.

Resultados: Lunes 26, 22:00-23:00 hrs (Santiago de Chile).

28643140_10156141887836112_1521413175_o.png

Ceferina Banquez

Ceferina Banquez ha sido la persona y banda que más he escuchado en vivo el último mes. De hecho, si tuviera que musicalizar agosto del 2017, sería su voz sin lugar a ninguna duda, lo que va dando el ritmo a todo el nutrido playlist que me ha acompañado desde ahí, cuando la vi por primera vez en Ciudad de México.Una mujer que pese a todos los prejuicios, la violencia y la lejanía, hoy se empina como uno de los shows imperdibles de afrocolombiano, con giras próximas a Chile y Europa.

programa

En Buenos Aires, el 2010, conocí no tanta gente, pues entre intentar estudiar, trabajar, estar enferma y pasar las noches escribiendo, la verdad fue mínima la interacción con el exterior. Pero dentro de la gente que conocí, de las fiestas que asistí, conocí a un par de DJs, que entre idas y vueltas, seguimos conectados por redes sociales. Uno de ellos es David Riveros,  quien gentilmente, me comentó que darían un documental de las cantadoras colombianas, además de un concierto de Ceferina Banquez y seguro me gustaría ir. Había escuchado su nombre, extrañamente hace años me había quedado pegado el coro de “Apegadita”, pero no tenía idea que era de ella ni su historia.

El documental

Así que como me encanta la música afrocolombiana, no sólo me interesé por asistir si no que invité a toda la gente que me caía bien para vernos ahí,  me daba mucha alegría que hubiese algo así. De las 15 personas con las que hablé, me confirmaron unas 7 , fueron 2, me encontré con una, confirmando la tónica mexicana de plantar, pero a estas alturas del viaje, como que con pena, pero medio me acostumbré.

Durante el día – Javier Mutis,su mánager- me puso en contacto con la directora del documental  Mafe Carrillo y con su sobrino Juan. Así es como con ese dato,  enfilé para el Casa del Lago, perteneciente a la Unam en el Parque Chapultepec, donde sería la actividad.  Al aire libre, con un toldo (es muy típico que todas las actividades al aire libre cuenten con ello, por la lluvia cotidiana en el verano en CDMX) y me senté emocionada, porque siempre escuchar a alguien que no he visto en vivo, me conmueve mucho y me siento aprendiendo tanto de una vez. Con el programa entre manos, con expectativas de vivir un buen momento, ansiosa, fui viendo los otros .

cefo y mafe

El documental  ‘Cantadoras. Memorias de vida y muerte en Colombia’ surge por un interés de Maria Fernanda Carillo, socióloga y haciendo su maestría en Cine Documental, con una mirada sobre la memoria, el conflicto armado y una mirada feminista a ellos, en las palabras de la misma.  También como colombiana y activista contra la desigualdad y el contexto patriarcal en México,donde vive hace 10 años y donde el feminicidio es un conflicto muy potente, entre otros temas afines al feminismo.

Empezó el documental y fue muy emotivo, conocer un poquito de distintas cantaoras y como han interactuado con la guerra, con esa que es tan ajena a lo que ellas viven  diariamente:  la agricultura. Y sin embargo han tenido que modificar sus vidas en torno a la misma, como el desplazamiento forzado, la muerte de familiares, el miedo y han encontrado en la música y la creación un escape y una forma de desahogo no violento.

Así, pasando por distintas cantaoras, el documental se centra en la imagen de la última, Ceferina Banquez, esta cantaora de una pequeña  vereda llamada Guamanga, de un pueblo llamado El Carmen de Bolívar y como es que se debe desplazar a María La Baja escapando de las balas y la violencia a la que puede volver sólo años después y como después de esa época, que comienza su carrera artística. O continúa.

Ceferina

Ceferina comenta que es una mujer que vive y pena por sus sembrados de platanares y yuca en Guamanga. Ese el lugar donde nacieron sus padres, donde conoció al padre de sus hijos, donde crió. Es una mujer de campo, una mujer  que educó a sus hijos  sola, igual como su mamá los crió a ellos. Y que su carrera empieza en primera instancia observando y escuchando a sus tías y componiendo por primera vez a los 9 años, pero como, en sus palabras, no tenía la libertad para desarrollarse (Como tantas otras mujeres han truncado sus carreras artísticas, porque simplemente no es ni si quiera una opción). Por eso, no es hasta cuando adulta mayor, que comienza su carrera artística, post conflicto armado, post crianza, donde no sólo canta sino compone sus canciones. Creo que esa historia es tan valorable- plantarse en un escenario teniendo ya una edad adulta- como admirable. Su carrera nueva no tan nueva, tan presente hoy en la escena. Le canta a la paz, a los conflictos con Venezuela, de la Independencia, de la esclavitud.Recibió el  Premio ministerio de las culturas, Mejor compositora, Costa Caribe 2013.

Participé en su show ese día –cuéntate una nueva  dirían los expertos-no sólo aplaudiendo, sino que bailando como que el mundo se iba a acabar y me enojé porque las personas se mantenían sentadas. Empecé a vociferar, que la gente debía pararse, que esos eran bailes cantados y defendiendo a unas chicas que estaban delante de mí que las estaban haciendo moverse. Y a penas la gente empezó a llenar adelante, ahí estaba en primera fila dándolo todo.

Porque en verdad bailar música afrocolombiana aunque sea algo que estoy aprendiendo, me hace recordar a las amigas con lo que hemos compartidos esos momentos únicos de bailar y cantar y disfrutar cada show en Chile o ese mítico Festival de Morroa. Y  discutir con la gente que infructuosamente, en cada uno de esos espectáculos, hace que la gente se siente, pues esto son bailes cantaos ¿Y cómo vamos a sentarnos? ¡Sería ofensivo sentarse! ¡Que se pare el resto!-repetí como 20 veces. Como siempre, reiteran los expertos en una voz omnisciente.

Termina el concierto, me voy rápidamente al camarín, situación que siempre me resulta un poco rara, pero era LA oportunidad de hablar con ella. Aprovecho de grabar  y sacar algunas fotos. Me acerco a conversar con Ceferina.

Su mirada y la sensación que provoca hablar con una mujer con esa energía es realmente impactante, estaba como atolondrada por sus ojos y sus palabras simples pero certeras. Me siento torpe, las preguntas que escribí finalmente quedan en el borrador para una futura entrevista  y me dedico a conversarle que soy de Chile y me habla de los amigos en común “Carola (Cachi) grabó mi primer vídeo, hace 6 años” recuerda con cariño. Prometo llevarle mis saludos de vuelta.

cefo y yo
Foto en la que podemos ver los efectos de las garnachas en mi cuerpo. Pero no podía dejar de ponerla ❤

Por qué los conciertos de Cefo cambiaron nuestras vidas

Saliendo de ese lugar, mis amigos que llegaron, al no encontrarme se fueron. Así que pesqué mi bici y partí hacia la salida del Parque Chapultepec. Al salir le pregunté a unos ciclistas hacia donde estaba (la) Roma, el barrio en el que estaba viviendo hace un par de meses. Entre indicaciones y pedalear hacia donde mismo, terminamos dándonos cuenta que éramos de la misma frecuencia, que incluso con una de ellas, Kali, nos teníamos en Facebook y también había venido al Foro Mundial de la Bicicleta.

Terminamos yendo a seguir la conversa con un par de cervezas a mi casa. Conversamos un montón envueltos en una frazada, sacamos conclusiones pa la vida. ¡Me sentía tan feliz que luego de ese tiempo, por invitar a gente a compartir a mi casa!  Hicimos mucha buena onda hasta que la administradora de mi casa (que no vive en ella) me empezó a whatsappear diciendo  que estaba prohibidas las reuniones. No las fiestas ( que no lo era) sino reunirse con gente, además que alguien fue capaz de acusarme a otra persona sin decírmelo de frente,todo muy tipo dictadura chilena. Tod@s traían gente, pero a alguien le molestó más de la cuenta mi presencia ahí, tal vez la excusa perfecta, porque no comparto con ciertas prácticas y ya sabemos que en México lamentablemente, no está bien visto que alguien alegue. Ante mi impacto,inseguridad, angustia y pena, quedó pendiente la idea de moverme ya, aprovechando el principio de mes.

Un par de días después fuimos a ver una casa con Kali y quedamos en cambiarnos. Pero ante las dudas y la sensación que se quebraba todo lo que había más o menos armado, una amiga me regaló un pasaje Cancún-Bogotá y le vendió muy barato a ella el otro pasaje. Osea, pasamos de ser unas desconocidas a  ser compañeras de viaje y no sólo salir inminentemente de la casa donde vivía, sino de México y teníamos que estar en menos de una semana en Cancún para tomar un vuelo a Colombia. Me quedé en la casa de una amiga del mundo de la música, con la que armamos una buena onda única y el próximo concierto de Ceferina en México, una semana después, fue mi despedida.

En Punto Gozadera, local conocido por su fuerte compromiso feminista, fue el segundo concierto. Precedido por varios shows de standup, humor y musicales afines, por fin estaba nuevamente Ceferina ante nosotros.


Con un tremendo ambiente, con la gente realmente en llamas, bailamos y cantamos y lo pasamos tan pero tan bien. Llegaron también Kali, el chico que también estuvo esa noche y la amiga que me alojó los últimos días. Tan poco para 5 meses, la gente justa para pasarlo bien. Compartimos en la rueda que se formó en la plaza fuera del local con los músicos que estuvieron ahí y seguimos en una rueda con los más prendidos en una terraza hasta las 7 de la mañana.

Ya luego de viajes más y viajes menos, llegadas a distintas partes de Quintana Roo para ahorrarse lo más posible, el apañe de los amigos desde Chile y Tailandia, tragedias griegas en terminales y aeropuertos, llegamos a Bogotá ( Un saludo especial a Dharma que nos apañó máximamente en Cancún)

 

grande dharma
Grande Dharmaaaaaaaaaaaaa! 

Y justo una semana después, estaba el Colombia al Parque. Ahí pudimos escuchar, bailar y cantar otra vez al ritmo de Ceferina y al día siguiente compartir post rueda que se formó. Y en todas las veces, le insistí en que si nos podía enseñar a cantar” ¡Claro! ¡Yo quiero que el bullerengue se difunda!”

Ceferina, la reina del Bullerengue

 ¿Cómo esa mujer y su música logra cautivarnos tanto? ¿Cómo su música se hizo tan presente en nuestras vidas musicalizando un viaje?

No creo en las casualidades.

Creo que de las sorpresas que la música afrocolombiana está dando en el último tiempo y que probablemente vaya a dar que hablar por su participación próxima en giras en Chile y en Europa, está ella. Así que atent@s entusiastas, melómanos, bailadores y músicos, porque a Cefo, le queda camino por recorrer en su carrera ni tan nueva ni tan antigua. Esa mujer que le canta a la paz, que baila arriba de los escenarios y que dice que “Hay que hablar con Santos, Uribe y el presidente Obama”.

cefo punto gozadera

Y sí Ceferina, espéranos que más temprano que tarde ( ¿En los próximos días?) te llamo y te molesto pidiendo que nos colabores con quitarnos el miedo a cantar. Porque así como el miedo y el dolor de la violencia te hizo cantar, tu canto, incluso sin quererlo o tal vez queriéndolo, también fue una luz y nos cambió la vida a nosotros, en medio del conflicto en México. Y qué honor sería que tú misma nos enseñaras, como alguna vez soñé y verbalicé hace años: que una cantadora, en la costa o en los montes de María me enseñara.

Como yo soy desplazada

Yo Salí de la montaña

De los montes de María

A las 6 de la mañana

Yo escuché unos tiroteos

Como yo estaba asustada

Me paseaba y me paseaba

Me vinieron a avisar

Mataron a mi sobrino

como era mi sobrino

tuve que coger camino

Oh Colombia, Oh Colombia

la nación tan complicada

la violencia no se acaba

y nunca le ponen fin

yo tengo que hablar con Santos

y  el ex presidente Uribe

Y también con Minochenco

Y todos los colombianos

Tenemos que perdonar

Para conseguir la paz

Oh Colombia Patria mía

No tenía vida tranquila

Ni de noche ni de día

Todos somos colombianos

Oh Colombia Oh Colombia

Oh colombia Patria mía

Datos Random

>Su disco “Cantos ancestrales de Guamanga” tiene 10 temas.

>Estebana, es una de sus canciones más reconocibles. Otros de los temas que son de ella y  que grabó son Epa, epa, Apegadita, Bundunga, No me lloren, No me dejen sola

>El coro de una de sus canciones “Apegaíta” es desde mi primera venida a Colombia, es una de mis preferidas y que pasa a musicalizar un post muy antiguo de otro blog aún más mamón.

>El Bullerengue, ritmo que canta Ceferina, es un ritmo afrocolombiano y también tocado en Panamá ( Costa de Darién) cantado principalmente por mujeres y hace referencia a los dolores menstruales, la falda o polleron utilizado en su baile

>Hay 3 tipos de Bullerengue: el bullerengue sentao (más lento) , la chalupa ( más saltada, como que la mujer se agacha al realizar los pasos) y el pajarito o fandango

Links

Un pasaje a la conchesumadre

Tenía 16 años, cuando se me ocurrió la idea de ir a una actividad en Toronto, Canadá.

Cuando presenté la idea, los adultos de esa época, se rieron en mi cara y asumieron que no lo lograría. Y pasé 1 año, vendiendo latas, papel, haciendo rifas, vendiendo ramos, haciendo kermesses y demases, porque estábamos convencidos que podíamos. Y aunque logramos juntar muy poco, se dieron las condiciones para ir. Lo que toda esa gente no sabía-incluyendo la que no creyó y la que me apañó en cada actividad que nos ocurrió inventar- era que habían instalado con esa energía un chip en mi cabeza y sobre todo en mi corazón, donde viajar fue parte de mi escuela y reseteo para todo y 16 años después, lo sigue siendo. Y así es como Canadá, Argentina, Colombia, Bolivia son parte importante de mi aprendizaje y espero que México también lo sea.

Sigo no teniendo plata para viajar, pero tengo ganas. Y no me importa si debo traviajar como lo he hecho hasta ahora, buscar formas de hacerlo casi gratis, no me importa vender mis cosas o cansarme por hacer actividades, escribir artículos mientras hay una playa afuera, postear desde el wi fi de un restaurant ¿Como le voy a tener más cariño a las cosas que a la experiencia de compartir otras formas de pensar? ¿Cómo podría dudar un segundo en hacer todo lo posible para seguir viajando? ¿Cómo podría desconocer que parte de lo que soy tiene que ver con la oportunidad que me ha dado la vida-a veces de manera un poco violenta, pero bue-de conocer y conversar y amar en otras latitudes?

Gracias a esa gente que creyó y apostó por mí cuando tenía 16 o 32, por la que gestionó pegas que podía hacer en cada uno de los lugares, por lo que me alojaron a veces sin conocerme,por los que alojé sin conocer y nos hicimos amigos para siempre, por los que sin saberlo me entusiasmaron con sus experiencias, por los que me compraron cada hueá que se me ocurrió matutear, por los que me motivaron a seguir haciéndolo y por lo que me inspiran y tenemos la seguridad de encontrarnos en la ruta algún día otra vez y seguir la amistad hasta cuando seamos viejitos. Gracias mamá también no sólo por permitirlo sino por motivarme a pesar que eso signifique no estar tan cerca.

¡Que continúe el viaje y el reseteo! ¡Vamos, vamos!

(En esta ocasión estoy haciendo una venta de bodega, puedes ver las cosas acá )

13590283_10154336322638158_6414351763768826952_n.jpg
San Pedro de Atacama. Chile
1930631_25730013157_1809_n.jpg
Cataratas del Niágara. Canadá
1544302_10152110351633158_2042319478_n.jpg
Bogotá, Colombia

 

10818315_10153155894113158_816859116782650642_o.jpg
Escaleras mecánicas. Medellín, Colombia.
935112_10151974974408158_1573468679_n.jpg
Santa Marta. Colombia.
medellin.jpg
Medellín, Colombia (Foto por @mathiaskochcc )

Sobre lo que les pasó a Los Gaiteros de San Jacinto

Para los que no les suenan, Los gaiteros de San Jacinto o  “los gaiteros” es una de las bandas más famosas a nivel mundial de música folclórica colombiana. Ganadores al Grammy Latino el 2006 pro su disco “Un fuego de Sangre Pura” y que desde que vinieron hace casi 9 años atrás, en esa mítica vez que fue la inaguración de danza ébano, que les sigo la pista. Tocan con una formación típica de música de gaitas: Macho, hembra, llamador, alegre, tambora y voz, mientras algunas veces además también tocan millo. No hay nadie dentro del Afromundo o de las personas que gustan del folclor latinoaméricano que no les suene su nombre, se les ha mencionado como los Rollings Stones de la cumbia. La típica canción que versa “Esta es la escoba, esta es la escoba” como la que canta Chico Trujillo,  también es uno de sus éxitos hace décadas atrás.

Su carrera parte en los años 40, en el pueblo de San Jacinto, Bolívar ( Colombia) y su música es muy típica en esa zona sabanera. Actualmente disputan el nombre con varias agrupaciones de gaiteros, pero el sello de los ganadores del Grammy y de su vocalista histórico ( hoy en Colombia, por su avanzada edad no hace estas giras) Juan Chuchita.

Hasta ahí, entendemos que son importantísimos músico no sólo para el folclor colombiano y latinoamericano, sino a nivel mundial, haciendo giras constantemente.

Les rajaron los cueros

Ayer recibo un mensaje, invitándome a lo que sería una junta informal con Los Gaiteros de San Jacinto en la casa de una amiga. Y a pesar que tenía mil cosas que hacer, no pude dejar de ir. Compartir con la gente que lleva tradición y años en lo que estoy aprendiendo ( gaitas y maracones), era obviamente tentador. Invité a un par de amigos, uno me apañó y partimos a la casa de la Cachi.

En un espacio reducido, no habíamos más de 10 personas, cuando de repente empiezan a contarme que al entrar a Chile, no sólo le habían quitado semillas y totumos ( con lo que se confeccionan las maracas que trabajarían en el taller que dictarían en La Makinita) sino que le habían rajado los cueros de tambores sin compasión.

16130166_10209379717464536_1559517495_o.jpg
Foto por John Jaider Fuentes, de Los Gaiteros de San Jacinto

¿QUË? No podía creer lo que estaba escuchando. ¿Los músicos de Los Gaiteros de San Jacinto siendo maltratados y despojados de sus herramientas de trabajo?

Sabemos que las normas del SAG son estrictas ( en teoría ) con la entrada de material de origen vegetal y/o animal (Mientras no sean cosas de la súper industria, claro), sin embargo en caso de instrumentos, muchos (incluyéndome) hemos internado instrumentos musicales de ese origen desde ese país sin problemas. ¿Era necesario rajar los cueros? Recordemos que son además materiales de instrumentos que no se encuentran en Chile, que además son de músicos extraordinarios con una tradición tremenda. ¿Acaso el problema no eran los instrumentos, sino que fueran colombianos o con un tono de piel más oscura?

¿Qué hacer?

¿De qué manera Womad, Ibermúsicas, La Makinita, la Embajada de Colombia en Chile, la Cancillería chilena y las organizaciones que trabajan en la promoción y difusión de estos ritmos se harán parte en un reclamo formal al SAG por este agravio? Porque supongo que habrá un reclamo formal ¿O hay un silencio a propósito por no manchar las comunicaciones de los eventos agendados? ¿ De qué manera la producción que los trae marca un precedente en este tipo de hechos con levantar la voz? ¿De qué manera estas cosas pueden no volver a ocurrir?

Me da vergüenza ,me da rabia, sobre todo porque me considero una de las personas que trabajan por difundir esos ritmos y hacer puentes entre ambos países, también poniendo en valor el aporte migrante a ese país. Amo su música, su cultura, sus comidas, su sencillez y encuentro totalmente despreciable el trato que recibieron y los hechos que ocurrieron. Si se hace algo al respecto, cuenten conmigo y con la gente que pueda contactar.

Y por favor, que de ninguna manera la comunidad latinoamericana confunda el pueblo a pie de las autoridades. Chile, los chilenos, no son ellos. Nosotros los a pie, los que nos gusta su música, los que trabajamos porque se difunda, nos duele mucho que haya ocurrido algo así.

Bonus Track

Medios en los cuales se publicó la noticia y se citó este blog

Sobre Chile v/s Colombia

Amo Colombia.
He ido 2 veces, conozco varias ciudades gracias a pega y encuentros varios, tal vez más lugares que cualquier otro lugar hasta ahora y volvería 800 veces más a seguir conociendo.
Me cae bien su gente, sus costumbres, su trato, sus paisajes, su enorme y sorprendente amabilidad, su generosidad con siempre estar invitándote a su casa,a su corazón y con tanto amor por quien siente curiosidad por sus costumbres y orgullosos de ellas.

Amo su música, sobre todo la de la costa Atlántica y estoy intentando aprender un par de sus instrumentos típicos de allá. Pienso que el aporte que han hecho a nuestra cultura en Chile-esta nueva- donde disfrutamos más de las frutas, donde somos infinitamente más alegres, donde bailamos más, donde las personas que trabajan en servicio han tenido que ponerse a la altura de la forma tan atenta que tienen, es tremendo y agradecidos deberíamos estar de ello. He tenido la suerte de conocer, trabajar y hacer amistad con colombianos tanto en su país como en Chile, hoy para muchos también su país.

No soporto, en ningún caso, que alguien justifique por el fútbol, porque vió en las noticias no sé qué o porque les nace un “sentimiento” nacionalista al peo, ninguna validación a comentarios xenófobos, racistas, faltos de empatía con la migración y todo lo que eso significa: sacrificio, dolor, esfuerzo, dejar a los más queridos lejos. Menos aún cuando es un partido de fútbol, mientras en Colombia, en Chile, en México, en toda latinoamérica, nos están matando a palos, a balas, a injusticias, a hambre y abandono.¿De verdad eres capaz cuando todo eso está pasando en tus narices?

Estamos de acuerdo en que si hay delitos, estos deben ser juzgados, independiente de la nacionalidad ¿O usté es hueón/a que cree que estoy a favor del tráfico, de la prostitución, de la trata de personas o de estafas? Pero sus comentarios, frente a la realidad de miles de personas que se sacan la mierda todos los días, que están lejos de sus familias y costumbres,con las cuales sí he compartido en una pequeña parte y no las he visto por la tele ni me han contado, frente a los sentimientos tan bonitos que tengo por un país como ese ( o como tengo por otros que he podido conocer un poquito al menos) realmente me violentan mucho.

Si le hace gracia escribir ese tipo de comentarios culiaos mientras  se prepara pa ver fútbol o mientras lo ve, agradecería que se restara solito/a de mis redes sociales-que bien poco importa-sino también de mi radar de compartir en cualquier instancia. Nadie que maneje este tipo de códigos, me podría importar menos tener contacto.

Ni Chile, ni Colombia ¡Que viva Latinoamérica pero en todas las otras luchas mucho más importantes que una pelota!IMG_0723

Caribe Funk

Hace un par de semanas, habíamos estado en contacto con Paz Bulnes, productora de la Maestra Vida para ver unas fechas para una banda, cuando me cuenta que aún no sabe qué pasará con los Caribe Funk , que habían tenido problemas para cruzar la cordillera y que sabría recién el mismo día del concierto si llegarían. Llamadas de ida, llamadas de vuelta, chats con la gente que los pudiera ubicar. Hasta que por ahí llegó la noticia que habían podido arribar a Chile. Baja el estrés, les aviso a la gente que estaba atenta a parchar en caso de ser necesario y vuelvo a las cosas que estaba haciendo pensando en asistir igual a ver a la banda, cuando me topo con un amigo de Buenos Aires-Santiago ¿Vas a la Maestra? ¡Está la gente de Buenos Aires! ¡Tú los conoces!

Me costó hacer memoria. Hacer memoria de sobre todo, los últimos 6 años, no está tan fácil, cuando he visto a chorrocientas bandas, han pasado millones de cosas desde que era esa jovencita cof cof que anduvo estudiando allá.

Pero de repente vino el flash-iluminación: Me encontraba en uno de esos carretes organizados por colombianos en Villa Crespo luego de una larga jornada laboral en un café de Palermo Soho. Me puse a conversar con un antiguo cliente de la Fonda Permanente cuando trabajaba en la barra ahí, que nos habíamos encontrado (Sí, en pleno Buenos Aires), cuando me presenta a su amigo. “Ella es productora, él canta, deberían conocerse” nos presentó. Terminamos conversando largamente, sobre todo compartiendo el gusto por la música, la música de Colombia, la del mundo, la negra. Me quedé con ese recuerdo de conversar de la etnomusicología, del origen de los ritmos en los pueblos afroamericanos, parte de lo que le sigo la pista hace un rato. Yo al tiempo regresé a Chile, perdí contactos y mantuve otros.

Caribe Funk

Alfonso Salas. Junior Valencia. Andrés Mordecai. Yamil Chagüi , 4 músicos,formados como banda el 2012, en Buenos Aires ( donde se sabe además que una de las grandes comunidades migrantes colombianas) por algunos músicos de Cartagena de Indias. Toman elementos de la música del Caribe como el Kompa haitiano,el  Calipso, Bullerengue, etc. junto al funk. Osea toman todo el sabor más ese flow del funk. Perfecto.

Letras sencillas, con vídeos que deambulan entre Buenos Aires y Cartagena  y con ello la historia de muchos: ir a estudiar a otro país o ir “en el gran viaje”, la cercanía con los ritmos como la cumbia de todo el continente, música bailable y semialegre.  2 ciudades que por lo demás, marcan en mí (y seguro no soy la única),  hitos importantes de distintas etapas de mi vida.

Con 2 discos bajo el brazo “El caribe funk” y “El playaman” se van posicionando como una de las bandas que está moviéndose por latinoamérica cuál pez en el agua, aprovechando las redes sociales que tan bien han sabido usar y los sonidos que nos unen y los que van agarrando los sonidos entre viajes de idas y de vuelta.

¿Cuál es la fórmula?

Lo primero llegando a la Maestra, y que me impactó fue la cantidad de seguidores, que se sabían sus letras completas y las coreaban felices ¿Estudiantes en Buenos Aires? ¿Viajeros al caribe colombiano? ¿O su música entró acá y no sabía? El local estaba lleno, con gente que había venido exclusivamente a ver a una banda que yo no conocía en (casi) lo más mínimo.  La curiosidad me sigue haciendo ruidito. Vuelvo a la tarde del día anterior, donde me convencí que era una banda que la está haciendo: 24.946 seguidores en su Fanpage  de los cuales amigos en común escasamente tenemos algunos que son o músicos o viajeros o ambas, algo así como una décima parte en Twitter. Publicaciones con cientos de Me Gusta y solicitudes para tocar en todo latinoamérica.

image (3)

Espero tener la oportunidad de pillármelos nuevamente ya sea en Santiago, en un bar en Buenos Aires o en el exquisito clima de Cartagena de Indias ó quizás dónde. Quizás.


Vídeo de uno de los fans donde muestra el local lleno

 

 

Alé Kumá en Chile

12615259_10153907709523158_1189853288116626863_o (1)

Desde hace rato ya, que le vengo siguiendo la pista a la música de Colombia, especialmente de la costa Caribe: Acá cuento de como terminé conociendo a los gaiteros (de San Jacinto), de como terminé en el festival de la flauta de millo de Morroa, cuando voy a Cartagena y me junto con Nando Coba y su Golpe Seco o en mi instagram hay fotos de ese lindo encuentro entre Paíto y Cotito Medrano ( Perú) , las colaboraciones en la producción del Homenaje al Carnaval de Barranquilla en Santiago, ser asistente y difundir la mayoría de los espectáculos de esta índole etc. Un camino que se une a otros caminos previos, sabrán, lo más lejano al azar.

Pero hay 2 cosas que se cruzan en el camino contantemente de seguir leyendo y escuchando de estos ritmos: Alé Kumá y María Barilla. Lo primero, una banda que tiene uno de los discos que todo Colombialover pareciera escuchar   y casi saber de memoria y de manera obvia: “Cantaoras” de una belleza sin igual. Y por otro lado, María Barilla, el musical, que lo acompaña musicalmente la misma banda.

Hace casi un año, de hecho, yo había decretado un deseo. Hoy se empieza a cumplir 🙂

Alé Kumá

Alé Kumá es una banda que se formó en el 2002, para tocar música tradicional de Colombia, principalmente de, la Costa Atlántica, de las sinuosas orillas de Río Magdalena y de la Costa Pacífico, con toda la riqueza que eso conlleva. En esta ocasión visitan Chile para representar a Colombia en la competencia folclórica del Festival de Viña del Mar con la canción por el “Norte y por el sur”, que puedes escuchar aquí.

Músicos de gran trayectoria, como Leonardo, letrista de innumerables canciones que a muchos nos podrían sonar como conocidas. Abelardo que fue el que me explicó en Morroa,  lo que refería a la flauta de millo, Wil Guzmán, tamborero de Totó la Momposina y así.

¿Cómo se gestó que vinieran a Maestra Vida?

Estaba revisando mi twitter, cuando vi un link al Instagram de Alé Kumá. Pinché para asegurarme que los seguía en esa red social y me encuentro con la sorpresa que están seleccionados para representar a Colombia en el Festival de Viña. ¡Vienen a Chile! ¡Hay que puro armar una fecha!

Así fue como me contacté con Leonardo Gómez Jatting, director  y autor de muchas de las canciones de la banda, me contacté con la Paz,productora de Maestra Vida y con alguna gente que pudiese ser parte de esta locura y que apañó desde el día uno ( Grande Clau! y los que se han sumado). Partiendo porque yo quiero ver un espectáculo de esas características y seguir aprendiendo. Así fue como quedó en que tocaran este 17 de febrero, desde las 23:30 ( Hora del concierto 00:30) en Maestra Vida. La entrada vale $5000 y si te inscribes aquí , entras en una lista de $4000 ( hasta las 23:59).

Probablemente se realice un taller de percusión por los mismos músicos de la banda. Si te interesa, deja tus datos para hacerte llegar cuando y donde.

 ¡Qué sigan nuestros pueblos uniéndose! ¡Qué la música sea el mejor camino para la integración latinoamericana!

Los Gaiteros de San Jacinto

Hace un tiempo, me cuentan que los Gaiteros de San Jacinto, vienen a Chile. sí, los llamados Rollings Stones de la cumbia, los ganadores del Grammy 2007, los mismísimos que con la voz de Juan Chuchita Fernández característica o de  Toño García, han musicalizado desde los años 50, incluso nuestras fiestas familiares en Chile sin saberlo. ¿No me cree? Por ejemplo: la popular “La escoba” tocada por Chico Trujillo en esta versión, es prueba de ello.

También me indican que su presentación principal (que fue hace un par de días) será con Matanza. Me da un dolor de guata y me empieza a tiritar un ojo ¿Cómo? ¿Y el formato tradicional? Re-pienso: Hey, esto no es malo. ¿Cuántas veces yo misma no he alabado y he hablado de la riqueza de la fusión de sonidos? ¿Por qué no?

La música tradicional colombiana y yo

Hace 7 años,por cosas de la azarosa vida fui invitada, a la inauguración de una escuela de danza que empezaba por esos días en Ñuñoa, Santiago de Chile. Danza Ébano, como se llama el lugar, abría sus puertas en pleno Irarrázabal, como escuela de entre otras danzas, las afrocolombianas, afroperuanas, de Sri Lanka y tantas otras, al mando de los Cristianes.

Mientras estábamos ahí tod@s, en plena conversa, recuerdo perfecto el momento, en que  engullía un manojo de maní/ramitas/papas fritas, se escucha la voz de Giuliano, un (severo) músico colombiano que vivía en Chile en ese tiempo, que grita ¡Que llegaron los Gaiteros!

Y sí, sin mediar presentación, entradas, tickets numerados, filas ni demases, estábamos en esa mágica noche, donde teníamos a los mismísimos Gaiteros de San Jacinto, tocando hasta la madrugada e incluso bailando con nosotr@s. Juan Chuchita, Jairo, Freddy y los demás, ellos que cantaban originalmente las canciones que bailábamos en las fiestas que nos gustaba asistir, estaban ahí con nosotros, a piso. Hasta la madrugada, tocando horas interminables tanto como el ron, mientras una Amanda Fecci Cantillana (Sí, la misma hermosa pequeña que baila algunas veces junto a la Banda Conmoción), de escasos 3 meses, dormía en una sala contigua. Ahora, justamente, tiene 7 años, por eso lo sé perfectamente.

La experiencia de conocer de esa manera a los Gaiteros, interiorizarse en su música, sirvió para que se me volara la cabeza con esos sonidos que ya veníamos bailando hace un rato, pero se hacían reales, palpables ¡Teníamos frente a frente a los que venían tocando su música hace décadas! Estábamos bailando con Juan Chuchita!

Desde ahí,  la música de gaita, de la sabana y costa colombiana, pasó a ser algo propio, tanto como esa noche bailando junto a los maestros máximos del género.Luego vino Petrona Martínez,  Totó la Momposina, bailamos hace poco con Paíto y los gaiteros de Costa Brava. Me adentré en el festival de la flauta de millo en Morroa, Sucre. Aprendí de instrumentos preguntándole a los que tocaban, fui hasta Cartagena de Indias a conocer a Nando Coba y su golpe seco, estudiar mucho con el Homenaje al Carnaval de Barranquilla del que soy parte de la organización y la posibilidad de poder ir al de verdad pronto a sacarle el rollo a una organización de esa envergadura y a su riqueza cultural;  fui coleccionando maracas hasta llegar a las que tengo hoy y sigo aprendiendo de los sonidos del mundo, sobre todo de latinoamérica. Sobre todo de Colombia. Sobre todo de la zona donde el sonido de las gaitas, la flauta de millo y el bailar es tan importante y emotivo, como a mi corazón y mis patitas cuando escuchan a la gaita tocar <3.

Fusión tradicional-electrónica.

La cumbia enchufada o la fusión de sonidos tradicionales afrocolombianos con beats hechos por máquinas, no es algo nuevo. Sin pensar demasiado se me vienen  agrupaciones que son súper comunes en cualquier playlist de fiestas del barrio, en Chile y Argentina como Bomba Estéreo, Systema Solar ó Chocquibtown  . Si le agrega la versión de Parió la Luna de la Mojarra Eléctrica (con el típico clarinete a todo pulmón al empezar) ó agrupaciones nuevas como Profetas, me empiezo a relajar. De hecho los mismos gaiteros ya lo hicieron con Dub de Gaita con el productor inglés de dub,  Adrian Sherwood.

Otro ejemplo reciente en nuestro país, es el que logra relajarme en serio: el trabajo de Nelda Piña y la Boa, esa suerte de Afrobeat sabroso, que trae a una de las cantaoras más reconocidas del caribe, junto a más de 10 músicos qué, haciendo una mezcla exquisita, es prueba absoluta que se puede y se puede con ganas ¡Qué proyecto lindo ese!.¡Ojalá logremos traerla una próxima vez!

Me auto-repito: No es algo nuevo la fusión de sonidos, no es un agravio a la tradición, sino una opción viable (?).Empiezo a respirar más tranquila y pienso en la posibilidad de pensar en uno de los conjuntos de música tradicionales MÁS TRADICIONALES en mi cabeza, con estos sonidos de sintetizador. Veamos qué pasa. O escuchemos, mejor.

Mis favoritos

Hoy tocan los Gaiteros en el Bar el Clan y la verdad, dudo mucho que queden entradas y/o que pueda entrar y me da pena, porque habría sido genial gestionar otros espacios además, tal vez más grandes, donde el foco fuera lo tradicional. Pero claro, se entiende también que la producción de una gira es una empresa no tan fácil ni tan barata de cubrir, ni los medios, ni los tratos, ni las formas. Yo tuviera plata en mi bolsillo, los llevo a un parque, para que bailemos hasta que amanezca.

Afiche Gaiteros de San Jacinto, para Bar el Clan
Afiche Gaiteros de San Jacinto, para Bar el Clan

Por el momento, creo que vari@s quedaremos con la sensación que hay que seguir pujando para que los espacios se abran en vez de cerrarse, donde la música en vivo sea el centro ay como echo de menos el galpón, conchesumare . Ya llegará el día, oh.

Y para finalizar, con un repertorio inmesurable de varias décadas, es súper difícil elegir,  así que dejo mis 6 canciones favoritas

  1. Candelaria

  2. Manuelito Barrios

  3. Campo Alegre

  4. Fuego de cumbia

  5. La Maestranza

  6. Rosita

Santo Domingo. Medellín, Colombia

Nota: Estoy en Medellín, luego de haber participado en el Foro Mundial de la Bicicleta, que se realizó en esta ciudad entre el 26 de febrero al 1 de marzo. Ayer lunes 2 de marzo, se realizó un taller en nombre de Bicipaseos Patrimoniales ( Chile) y en el que colaboré en la producción de este.

IMG_0420

Los días en Medellín han sido intensísimos, llenos de recorridos en bicicleta, reuniones, concentración de información, visitas y aprendizaje. Todo lo que significó que Chile sea sede para el próximo Foro de la Bicicleta, los días previos, etcétera y la verdad, poco tiempo ha quedado para el relax. Sin embargo, ayer sucedió tal vez una de las cosas que más me movieron el corazón:

IMG_0723

En una de las visitas al Parque Biblioteca España , conocido internacionalmente por lo que provocó en la comunidad, conocimos a un par de chicos que, por unas propinas, te contaban la historia del barrio, llamado Santo Domingo Savio; una historia cargada de violencia, donde de sus jóvenes bocas salían palabras como mateadero, traficantes y sicarios, como si estuviesen hablando de algo sencillo. Sin embargo, la construcción de Metro cable, plazas y la misma biblioteca, hicieron mucho más que las armas y hoy, el barrio es bastante distinto. En una de esas visitas, se me ocurrió que podíamos hacer el taller de Rutas Patrimoniales , en esa biblioteca, hablamos con la gente, se gestionó y le comentamos eso a Camilo, uno de nuestros guías.

IMG_0705 IMG_0706

IMG_0707 IMG_0708

Ayer se realizó el taller y 3 de los chicos, que repito, trabajan todos los días haciendo de guías en el barrio, llegaron y participaron, incluso, dibujando tales rutas con un detalle de por donde debíamos ir. Los mismos que nos podrían dar cátedra de lo que hacen día a día, estaban ahí, con sus ojitos brillantes.
Al despedirse Camilo me dice:
“Claro que yo estaba pendiente. Usted dijo que lo harían el lunes y vine y pregunté y por eso vinimos” y “Espero volverla a ver por acá”

taller 3 taller 1 taller 2 taller 4

La experiencia de Medellín y visitar lugares de lujo hecho para la gente que lo necesita, hace pensar la ciudad segregada en la que vivimos. El paralelo entre por ejemplo, la estación San Ramón y la estación Bilbao en Santiago, de la misma época, pero con una clara diferenciación, que da hasta rabia: una ciudad para los pobres y una ciudad para los demás. Amo esa hambre de Colombia de ser algo distinto a lo que fue y poner el ojo y el acento en justamente eso: Crear y re pensar lugares, poniéndole decisión política, trabajo y amor especialmente en los que lo necesitan, al menos en infraestructura.

Claramente los mejores momentos no están ni en fotos ni en vídeo, partiendo porque no era momento ni lugar, pero acá hay algo de lo que se pudo 🙂

IMG_0716

Si me dan a elegir, mi momento favorito de mi viaje hasta ahora es ese y muy ad hoc con lo que se dijo en la presentación para ganar Santiago 2016. Es en la calle, donde pasan las cosas, es en las experiencias donde se puede cambiar el mundo.
La señora que me dijo que este viaje iba a ser muy distinto de lo que yo pensaba, tenía razón: ha sido 1000 veces más.

Agradecimientos: Parque Biblioteca España por las instalaciones, a los asistentes y a los que nos colaboraron con las fotos como Felipe Araos.

Ciudades para todas #FMB4

Distintas agrupaciones ciclistas que ponen su acento en el género femenino, están haciendo una exposición dentro del Foro Mundial de la bicicleta llamada “Ciudades para todas”. Y ahí pueden venir algunos aburridos para decir que “Ah, no querían igualdad”. Sin embargo este objetivo es imposible sin una nivelación- justicia,  y en esa posición, me gusta que hayan organizaciones que permitan esto de nivelar en algo los siglos de minimización. Y a propósito de eso, me encanta el texto que aparece en su invitación.

IMG_0572[1]
MUY MUY borrosa. Pero es tan lindo lo que dice que no me importa

Ciudades para todas, nombre de la ponencia, parte con un panel de varias agrupaciones: Cristina Rojas (Femibici), Yesenia Sumoza (Bicimamis), Patricia Luna (Bicionarias) y Ximena Paltán (Carishina en bici). Se comenta lo que hacen cada una como escuelas, actividades donde a pesar de invitar a varones, quienes llevan la batuta son mujeres.

Una de las cosas que comentan y que me llama la atención, es del concepto de Karishina, nombre de una de las organizaciones participantes: En quechua quiere decir “[que hace las cosas] como hombre” o como dice internet “s. mujer poco apta para las labores domésticas; ociosa; hembra que parece varón; hombruna [Imbabura (runashimi killkay)]”. Claramente, con un tono despectivo, sin embargo se quiere hacer una re-significación de ello. ¿Y si hacemos cosas que la gente cree que son “como de hombre? ¿Qué tanto?

IMG_0573[1]
Una foto muy borrosa pero imprescindible

Y surgen preguntas ¿Cómo explicarle a un hombre que puedes cargar tu bici, parchar una rueda, andar en bici sola? ¿Cómo explicarle a alguien los obstáculos de los que se libera una mujer arriba de una bicicleta?

También se hablan de algunas otras cosas que nos pasan a tod@s como: