Luciano K

Con mi compipa de Bicipaseos Patrimoniales Pablo Arriagada-más conocido para algunos como Ciudadano Intermodal– afianzamos amistad en un taller MEGA ÑOÑO  de la Agrupación Lastarria Mistral ( a la cual pertenezco hoy y hacemos cosas bonitas como el Homenaje al Carnaval de Barranquilla) sobre la vida y obra del arquitecto Luciano Kulczewski .

img_3015

Entonces obvio que además de pelar el cable, además de pensar que si lo hubiésemos conocido sería nuestro compañero de andanzas, que probablemente yo lo hubiese amado con locura, siempre estamos buscando nuevas formas de conocer su obra.

img_3002

En esta ocasión a modo de almuerzo-reunión sobre el #FMB6-celebración de cumple atrasado-curiosidad, visitamos el Hotel Luciano K, que ha restaurado uno de los edificios más emblemáticos del autor, sobre todo por la enorme gárgola que lo vigila. Además, amamos las fotos, de las que en las obras de Luciano, tenemos una suerte de colección.

img_3005

La terraza y donde está el restaurant, en el piso 7 está ideal para la noche y de hecho esperamos volver en ese horario, porque la vista está espectacular.  El sol golpea en esta época  del año FUERTE (Noviembre) a la hora de almuerzo, por lo que recomendamos ponerse en la parte más norte, pues en la zona sur da como para quemarse a lo bonzo con el sol que golpea sin piedad.

img_3006

En la atención, detalles que podrían haber sido más cuidados,como en los tamaños (Pedimos una tabla de champiñones que daba penita), presentación de la misma, sabor del pisco sour Tabernero (MUY MUY aguado) y la anotación de los datos de la persona encargada de eventos en un pedazo de hoja cortada con la mano. El dato me sirve igual, pero me pareció que la diferencia de tener un poco más de cuidado en este tipo de detalles, aún si ando vestida más jipi, es lo mínimo que podría esperar. El sabor sin embargo de todo, de la entrada, del plato de fondo ( canelones con salmón) bastante bien, coronándose con un helado de vainilla, que podría haber pasado desapercibido ( para un helado no voy a una terraza), sin embargo con trozo de macarrones, flores y cubierto, se llevó el aplauso final. Aunque los verdaderos aplausos se los lleva la restauración del ascensor, de la terraza, el piso y la vista de la gárgola mirando la ciudad. Estoy esperanzada en que la próxima vez que vayamos, el pisco esté decente en cantidades y preparación y apuesto mis fichas a eso: a la próxima vez.

img_2997
Soy una gárgola(8) [Desde el mirador]
img_3003
Escalera
img_2999
El piso ❤
img_3004
Sombra en la escalera
img_3014
Hacia el San Cristóbal

 

Carnaval de San Antonio de Padua 2015

El Carnaval de San Antonio de Padua ya es una tradición de octubre. Cuando empieza la primavera, sabemos que las calles del Barrio Matta sur se visten de lentejuelas y se da paso a uno de los carnavales más bonitos existentes-de los poquísimos que nos quedan-en esta ciudad de Santiago.

carnaval1

Los días sábado 10 y domingo 11 de octubre, se llevó a cabo la 23° versión de él y como siempre hay un montón de reflexiones que sacar al respecto.

Un carnaval underground

carnaval 10

Por alguna extraña razón aún luego de 23 años, se mantiene lejos del stablishment y en mismo Santiago, todavía hay gente que no lo conoce ni ha escuchado de él jamás. Lo que claro, le da un gustito especial, de estar frente a algo que todavía no se ha chacreado, algo que mantiene una esencia como de estar en casa. Un foco de alegría especial, al que todavía no llegan las marcas, la televisión, contingente importante de carabineros o los efectos de un descontrol, típico de las aglomeraciones, que sí se han vivido en otros lugares. Sin embargo para los carnavaleros- nombre que le quiero dar a esa típica gente que nos encontramos en todas las fiestas callejeras-no es nada extraño. Nos reconocemos, nos saludamos, nos compartimos algo.

carnaval 9

Hace como 7 años viví mi primera experiencia  del Carnaval de San Antonio y todo me pareció hermoso, lleno de Challa y color. 7 años después me sigue pareciendo así e incluso más. Porque como comentamos con algunos, a diferencia de desórdenes descomunales, basura rebalsada y borrachos jugosos, acá se nota que el carnaval es tan propio del lugar, tan del barrio que simplemente son inexistentes este tipo de problemas. Challa sí y mucha, basura en los basureros, algunos tomando cervezas, pero nada del otro mundo. Algo sencillo. Un pasacalle interminable, vestuarios maravillosos. Una alta presencia este año de mujeres músicos, de niños, y de nuevos chilenos, que le dan un sabor especial a la celebración.

 

Sobre la organización

carnaval 8

Que 23 años, la Escuela Carnavalera Pitamba ( dicen que una de las más antiguas de Santiago), el Teatro La Empresa, el Centro Cultural San Antonio de Padua lleven adelante de manera nétamente autogestionada una fiesta callejera y de estas proporciones, es sencillamente maravilloso y admirable. Sabemos por experiencias en el mismo lugar ( El homenaje al carnaval de Barranquilla) lo que significa parar un evento en un espacio abierto, ver los resguardos necesarios para que todo resulte más o menos en orden. Y han logrado, a través de estos años, hacer una actividad de calidad, sorprendentemente tranquila y familiar. ¡Felicitaciones!

Algunas otras fotos

carnaval 3

carnaval 7

Mi vieja y yo :)
Mi vieja y yo 🙂

Noche Reggaetonera

Nota: No escucho reggaeton, no me gusta, nunca me gustó. He visto muy pocas veces vídeos, que los encuentro machistas, misóginos, descabellados, no me llaman en nada la atención y no me sé el nombre de más de un par de los que la llevan en el género. Pero en el afán de explorar lugares junto a las influencias musicales imposibles de resistirse a ellas como el cubatón, la noche, las piscolas, el ímpetu juvenil, nos vimos en uno de los lugares más vapuleados porque se baila este ritmo y terminamos meneando el cuerpo y sacando conclusiones nerds.

La idea

Habíamos prometido con F. ir algún día a un lugar de baile. Y no a ninguno de los que acostumbra el neojipi moderno como un@, sino directamente “Vamos a una discoteque a bailar reggaeton”. Cabe destacar que los últimos años me he acercado a la salsa, a la cueca y a la cumbia, frecuento lugares de estos estilos y ni si quiera sé identificar entre un cantante y otro de este género. No me gusta particularmente, no me interesa escucharlo ni analizarlo. Pero hay que decir algo: alguna gracia tiene esto de bailar, sobre todo si es con alguien que le tienes confianza. Porque hay que tener confianza pa andarse sobajearse tanto. Y eso que me gusta bailar y no necesariamente con gente que conozco. Pero el reggaeton es otra cosa, claro. Yo igual le echo la culpa de este neo-gusto a la Charanga Habanera, banda cubana que desarrolla el llamado Cubatón, esta mezcla entre timba y reggaeton. Con temas como Apiádate de mi que parten como una salsa y terminan con todo lo que es el perreo intenso. Entonces claro, una se confunde y termina bailando desenfrenadamente-una-cosa-así-bien-candela-mami. Y como nos gusta bailar, nos gusta la noche, nos gusta conocer lugares y tate: ahí nos vimos, entrando a un lugar que por prejuicio, interés, onda, etecé, no habríamos entrado jamás.

El lugar

Buscamos entre los lugares existentes en el Barrio Bellavista ubicado en el centro de la ciudad de Santiago. Le preguntamos a la gente “Oye ¿Donde puedo ir a bailar reggaeton por aquí?” mientras nos matábamos de la risa y la gente nos respondió Delphos. Yo también habría dado la misma respuesta: lugares donde uno pudo apreciar el trabajo de su CM con un registro fotográfico que Loser Power tuvo la idea de retratar y hacer bullyng público ampliamente comentado en redes sociales el año pasado, Antronio de compartir , el antiguo fotolog de recordar

Entramos convencidos que éramos los más viejos del lugar y dudando que todos tuvieran más de 18 años. Y sí, somos los más viejos además que estamos vestidos como de otro planeta. Acá le lleva harto jeans, harta zapatilla. Yo ando de vestido y el señor lleva sombrero. No nos sentimos demasiado mirados y eso me gusta, nosotros somos los que cada cierto rato nos detenemos a mirar el lugar. Un lugar con muchos espejos, muchas barras. Un gran salón donde los jóvenes miran a los otros bailar y miran a sus futuras cazas. No está muy lleno. No hay demasiada gente con cara de asesinos en serie ni violadores compulsivos como al menos me habría imaginado, pero tal vez hay gente con la cual no comparto a diario. Hay un par de parejas agarrando, yo trato de seguir el ritmo de las chicas más osadas que se sobajean entre ellas ( típico grupo de 3 amigas con las chaquetas al medio, ligeras de ropa y bailando muy seCsi). No veo peleas, no veo minas mirándome de arriba abajo ni ofreciéndome mechoneo. Discutimos cuánto es el porcentaje de parejas que tendrán sexo esa noche, analizamos que muchos no tendrán donde y que a algunos no les va a interesar ese item en particular Me desilusiono un poco por lo que veo, una juventud media monótona, que según yo le falta interactuar  ahí, en la cancha¿Serán las redes sociales, maestro? Yo quería acción y no vi nada del otro mundo.

Hay que decir eso sí que al chiquillo chileno le falta años luz de cadera y me jacto un poco porque estoy con el mejor bailarín de la noche que le pone todo el color del mundo. Me cuestiono por un microsegundo si nadie vendrá a bailar con nosotros, atendiendo a la dinámica de la salsa o de la cueca. Vuelvo a recordar que estoy en una discoteque y a menos que una mina esté sola o con puras amigas, parece que no pasa mucho eso, porque esa hueá es pelea. Las chiquillas jugadas, bailando poniéndole todo lo suyo y pocos eran los que se movían algo más. Y sólo a nivel estadístico , les voy a decir que los que estaban agarrando a-todo-morrit eran esos: Los que se movían. Ahí se las dejo.

Nosotros (Aló? Plural?)

La entrada es gratis para las mujeres, los hombres pagan $5000 con un cover. La piscola es decente ( al menos así la sentimos a esa hora), nada del otro mundo. Además revivir el concepto cover, en un mundo donde con cuea estrai a un local, me recuerda mi adolescencia yendo a discoteques. Hay Canada Dry y Pepsi  de a botella grande y retornable para echarle a los copetes ¿Le da lata? A mí, me da un poco lo mismo.

Bailamos, nos reímos, disfrutamos.  Nos sobajeamos ( nunca más mamita, nunca más) nos volvemos a cagar de la risa, nos movemos al compás, nos volvemos a reir de nuestra estancia en este lugar donde no vendrían nuestros amigos ni nosotros mismos. Ya tenemos experiencia en esto del baile ya no es difícil dejarse llevar y fluye, además que nos gusta esto de ponerle color. Yo creo que el reggaeton es como esa parte de uno que uno quiere negar, pero que se da igual, cuando deja que se corra el límite del pudor en cosas como estas que dan lo mismo. Porque quien no se haya bailado uno en la vida con diagnóstico de decadencia gomorrística que levante la primera piedra y se la dé en la cabeza por pavo-leso. Pero da igual, yo no lo voy a reconocer mucho porque me da como verguencita. Pero de que uno lo baila, lo baila igual.

Yo estoy convencida que uno puede pasarlo bien en cualquier lugar, lo importante es con quien y confirmamos esa premisa. Éramos los mejores de la pista (De algo que sirva el ejercicio físico de pedalear tanta hora, digo yo) y los que llegábamos más hasta abajo (punto para los treinteañeros estrella de la noche). Incluso tengo un poco de miedo de aparecer en algún reportaje de algún canal cornetero que hablará por 15 o 20 minutos sobre la juventud perdida que baila ritmos de origen centroamericanos y pierde su virginidad con ropa (Me queda la duda en nuestro caso) o aparecer en una suerte de vídeo de apoyo, haciendo un cameo a hitos históricos y patrimoniales con unas compañías de baile de mujeres semidesnudas con hombres horribles y con mucho brillo ( de joyas, no del otro) mientras una pareja entona su mejor baile sexual al ritmo de ese boom de ese perreo intenso.

Nos vamos felices y con un prejuicio menos, des-comprobando empíricamente nuestras teorías falacientas y convencidos que el lugar no es tan terrible, que bailar reggaeton tampoco lo es, que pasarlo bien menos. Nadie nos golpeó, no nos trataron mal, nadie discriminó nuestra forma de vestir o de bailar ( como ocurre en algunos lugares que si nos gusta ir). Lo pasamos bien, nos reímos, lo analizamos desde todas esas aristas nerds que nos gustan tanto. Salimos antes de que termine todo y atravesamos el barrio sin contratiempos. Buena experiencia, espero que hayan otras en otros mundos. Y como bien diría Karen Paola, para cerrar el post “Que viva la noche, viva el amor” sobre todo para esos que tuve que interrumpir de su sobajeo no dancístico para acceder a la caja. Perdón chiquillos.

#cicloviasburla #santiagoalsur

Mi mamá vive en el sur de Santiago y la voy a visitar si no es en colectivo, en bicicleta. Viví hasta los 21 años en La Florida, límite con la Pintana y La Granja (Suroriente de Santiago) y casi a la misma altura que vive ella ahora. Iba al colegio y a ciertas actividades en el centro, a una hora y cuarto de mi casa y por seguridad, en mi familia la política era saber todos los caminos y posibilidades de transporte posibles, por lo que viajaba por Vicuña Mackenna, Santa Rosa, Gran Avenida y todas sus otras combinaciones en micro, metro, caminando, colectivo, etcétera. Además de mi gusto de siempre por andar conociendo lugares, sobre todo cuando me amparaba la gratuidad en el transporte público. Me encanta tener la posibilidad hoy de re-visitar a otro ritmo los lugares que conocí desde chica durante años arriba de la micro. Y de esos viajes surge la idea de visibilizar las bellezas y fealdades de #santiagoalsur .

Hoy por ejemplo, me fui conejeando ( osea, tomando caminos y calles por entremedio de las principales) y decidí hacer el primer post, hablando de algo con lo que ya venía rumiando hace un tiempo:

#cicloviasburla

Mucho lo que se ha logrado en relación al uso de la bicicleta:  poner el tema en la mesa de las autoridades, tener ciclovías de mejores estándares con incluso, tecnologías que permiten saber cuántos ciclistas pasan por ellas. También el hablar más allá de “ponte casco y pide ciclovías” , exigir educación, rebaja en velocidades máximas, etcétera. Y no quiero en ni un caso minimizar lo que se ha hecho al respecto. De hecho, lo aplaudo, lo apoyo y lo difundo lo más que puedo, en relación a actividades que me gustan.

Incluso, se puede ir más allá en la lectura: La bicicleta ha captado la atención de la publicidad y no es raro ver, que hasta en comerciales que nada tienen que ver con ella, le chantan una bicimáquina como para que se vea súper tchori. Para mal o para bien, la bici es tema hoy en Santiago y en Chile y me parece bacán.

Peeeeero ¿Qué pasa al sur de la Alameda? ¿Qué pasa allá donde no llegan las cámaras?

Un montón de #cicloviasburla que no dan ni pena, ni rabia: dan risa, pero así como una risa de “¿De verdad existe algo así?” “¿Me estai hueviando?”. Una burla donde uno dice ¿Quién autorizó esto? ¿Se parecen en algo a la de Rosas o Lyon? ¿Por qué hay una ciudad para algunos y una ciudad para otros? ¿Por qué en la zona sur de Santiago-tal vez más de trabajadores que de otra cosa-no hay un respeto por las personas? Porque esta hueá es faltar el respeto, reirse en la cara, tratar de estúpida a la gente. No me vengan con ese discursito que “por último, se está haciendo algo”, porque esos K de “ciclovías” ( o como le quiera llamar) es un atentado a cualquier avance que se pueda tener.

Mi recomendación, desde el 0 conocimiento de leyes y conceptos académicos al respecto, pero sí desde su uso cotidiano es: si anda por una de estas calles, no use estas ciclovías. Probablemente tiene más posibilidades de accidentarse arriba de ellas que por la calle.

*Acá 4 ejemplos  que encontré y que me parecieron súper significativos. ¿Tienes otros? ¿Sabes de otros?

20141125-171503.jpg
Las Industrias con Carlos Valdovinos ( San Joaquín) Dato: Mi cuarta mide 20 cm #cicloviasburla
20141125-171625.jpg
Santa Rosa c/Capitán Ávalos ( Límite La Pintana/ La Granja) Pequeña, llena de obstáculos, sobre la vereda con bajada compartida con el peatón.
20141125-172331.jpg
María Elena con Acceso Sur ( La Pintana-La Florida) Pequeña, sobre la vereda, viene desde la nada.
20141125-171940.jpg
Los Morros con Observatorio ( El Bosque) Pequeña, en la vereda, nadie la respeta. Impide que la gente llegue a la cuneta y tomar locomoción.

Hacer el amor en la Chimba

Hacer el amor en la Chimba, tiene otro color. Conocer lo que sucede de este lado del río, cuando el norte se levanta, en un destino incapaz de programar finales.

No es lo mismo que hacer el amor en las Condes o en Santiago Centro. No es lo mismo que mirando la cordillera o desde un cerro mirando el río. Es simplemente otra sensación.

Tiene ese color de las frutas en el último pasillo de la vega un jueves de mañana. De las cebollas moradas, de las naranjas, de las frutillas en octubre, de las piñas, de las granadas. De tu colorcito en las mejillas cuando estás acabando, de tus ojos almendrados contando un chiste. De la cara que pones comiéndote un ceviche o un suspiro limeño o tomándose un jugo de la señora de la entrada de Lastra que habla quechua. A mí me gustaba, me gusta y me gustará hacer el amor en la Chimba, mirando hacia la costa y saboreando las combinaciones de jugos de Tirso de Molina.

Me gusta sortear el día atravesando las pérgolas, mirando al cielo y preguntándome qué pensó Luciano al hacer una piscina ahí y tan de fea que ha de estar por fuera. Me gusta que las guanábanas impúdicas me pregunten por tí, aunque saben que no les contestaré. Me gusta ir bajando por la ciclo de Avenida La Paz con vestidito y surfeando los carros, irme por la subidita que da el costado del Cerro Blanco o la de Avenida Perú, frente al parque ese, ese po, del que me contaste.

Amo sopear la ensalada donde la tía Ruth o donde la rucia, aunque quede con ese olor a pescado frito, aunque tenga caña, aunque no haya llegado a la casa en días. Me gusta atravesar el parque, mirar el río, mirarte a los ojos nerviosa cuando te apareces sin avisar y saber, una y otra vez, que tenemos la ciudad colorida como un escenario, al que todavía le quedan capítulos por contar. Me gusta casi tanto como abrazarte tibiecito y húmedo, quedarme abrazadita arriba tuyo, tratando de dormir antes de una nueva locura por emprender, mientras suenan las bocinas, los camiones y carretones, a horas indiscriminadas.

[Me gusta hacernos el amor en la Chimba]

El manual del preguntón

Don Egon con su cartel . Abril 2011
Don Egon con su cartel . Abril 2011

 

Don Egon, está ubicado con su kiosko en un lugar estratégico: La esquina suroriente de San Antonio con Monjitas. Yo cuando pasé por ahi el 2011, aluciné: me encanta que la gente haga cosas no-obvias.

Aburrido de los preguntones pero sobre todo de los descorteses que se sentían con el derecho de preguntar por todo y exigir respuestas, decidió hacer periódicamente un manual del preguntón, dónde no solo indica las principales respuestas a preguntas diarias, sino también su análisis de la coyuntura nacional, internacional, etc.

Notable es también que se dé el trabajo de darle una vuelta a el típico “No es informaciones”, para crear un ambiente súper lúdico, donde al menos, uno pega una carcajada. Yo volví a pasar hace un par de días y no pude dejar de ponerme a conversar con él, reirme a carcajadas y sacarle fotos, recordando las que le saqué hace 3 años atrás.

¡Grande don Egon!

Versión 2014-La Haya
Versión 2014-La Haya

Luciano Kulczewski, el loquillo

Imagen
Las postales que nos regalaron de varias de las construcciones de Kulczewski

Lo primero que me costó fue escribir su apellido sin mirar.

Luciano fue un loquillo que primero que todo, además de hacer edificios hipster en medio del barrio Lastarria-Bellas Artes, también se dedicó a hacer barrios obreros y a hacer detalles en cada uno de ellos, que no eran sólo de los estilos que lo influenciaban si no empezó a crear obras muy características solo de él ¿Pero saben qué ? La gracia mayor que le encuentro es que se dió a la tarea de hacerles, repito, A CADA UNO adornos diferentes. Osea, por muy igual que parecieran y bajo la ley de construcción barata, el tuvo la delicadeza de darles diferencias, de hacerlas únicas tan distinto a las construcción actual de viviendas básicas o mal llamadas sociales. Incluso, siendo uno de los arquitectos más prolíficos ( todavía no me explico en qué momento tuvo vida), tuvo esa delicadeza tan pero tan concreta ¿Bonito, no?

Ya sabía de él por algún curso de guía patrimonial, por visitar mucho el barrio de día (más de noche si) y porque alguna vez pelamos el cable  sobre él después de algún mambo, sus edificios, etc.

El otro día vi un tuiteo del GAM sobre un taller gratuito y no dudé un segundo en modificar mi agenda ( por eso miércoles y sábado por la mañanas no existo) para poder participar. Acá van las imágenes que iré poblando de a poco, pues iremos visitando distintos lugares que él sería el autor.

IMG_1172[1]
Población Madrid.
Calle Madrid casi llegando a Av. Matta
( Stgo Centro)
IMG_1188[1]
Población Tacna. Metro Rondizonni
( Stgo Centro)
IMG_1206[1]
Virginia Opazo. Metro República
IMG_1227[1]
Piscina Escolar ( Universidad de Chile)
Recoleta- Santiago
IMG_1238[1]
Entrada Pio Nono- Funicular.
Parque Metropolitano
IMG_1248[1]
Casa Taller.
Calle Villavicencio- Barrio Lastarria
IMG_1268[1] IMG_1269[1] IMG_1271[1] IMG_1272[1] IMG_1276[1] IMG_1280[1] IMG_1239[1] IMG_1283[1] IMG_1242[1] IMG_1287[1] IMG_1244[1] IMG_1289[1] IMG_1290[1] IMG_1291[1] IMG_1292[1] IMG_1293[1] IMG_1296[1] IMG_1299[1] IMG_1300[1]

¿Qué secretos se guardan bajo las Torres de San Borja?

Las Torres

Las Torres de San Borja son 18 edificios construídos en el centro de la ciudad de Santiago, en las cercanías al Metro Universidad Católica y Baquedano, muy reconocibles por su arquitectura y por su orientación siempre dando a los 4 puntos cardinales. Son vecinas al Parque San Borja (el mismo en que atacaron a Daniel Zamudio y que en algún momento fue terreno del Hospital San Borja ubicado antiguamente en esa zona ), al GAM, al Barrio Lastarria, a la Posta Central, al Hospital Clínico y Sede Central de la Universidad Católica, a la FAU de la Universidad de Chile y al Cerro Santa Lucía.

Éstas, fueron pensadas en el gobierno de Frei Montalva para que la gente de la clase media de los años 60 tuviera una solución habitacional cómoda y bien ubicada. Su proyecto original era de alrededor de 50 torres y fue uno de los bastiones de Allende en la Unidad Popular, junto al edificio de la Untac ( EX Diego Portales, actual GAM), construído en tiempo record. De hecho en 3 de sus torres se alojaron los participantes a este encuentro.

Sin embargo fue otro de los atentados de la dictadura: Este proyecto fue truncado el 11 de septiembre del 73 y sólo alcanzaron a construirse las que están hasta hoy. En ellas se guarda mucha historia reciente como allanamientos y ocupación de departamentos por agentes de la DINA , también se grabó la teleserie “La Torre 10” y en sus cercanías suele dormir un alto personaje del sector: El Divino Anticristo.

20140115-121733.jpg

Hace unas semanas, vi un cartelito que indicaba que se haría un recorrido por las instalaciones de COSSBO y me apuré a buscar a la administradora del edificio para anotarme ñoñamente entre los que irían. Me gusta saber las historias que tienen las construcciones y como se fue armando la ciudad y hace rato que tenía el rollo de saber como funcionaba este sistema de agua bien distinto a lo que uno suele conocer en otros lados de la capital.

COSSBO

20140115-121719.jpg

Y usté pensará ¿Qué chucha es COSSBO? Aquí viene la primera sorpresa:  Comunidad de Servicios de Remodelación San Borja no sólo es la empresa sanitaria que provee de agua a las Torres ( y a otros edificios de Ramón Corvalán, el Gam, La Universidad de Chile y otros) sino que los propietarios de departamentos de las Torres de San Borja son ACCIONISTAS de ella.

¿Y cómo? En los años 80´, los vecinos se enteraron que esta empresa, perteneciente a EMOS ( Actual Aguas Andinas) se vendería, se organizaron para impedirlo y finalmente se les donó la empresa y los derechos de agua. Por lo tanto, los dueños son sus propios vecinos.

Otra de las particularidades es que en estos edificios pagas el agua fría separada del agua caliente ( Muchas veces si pagas una sola te quedas sin la otra, cosa que me pasó cuando no cachaba que eran 2 cuentas) ¿Por qué? Porque con el mismo sistema que calienta el agua ( para la ducha o lavaplatos, no hay que prender nada, sólo dar la llave) permite que en los meses de invierno, los vecinos cuenten con lo llamado losa radiante o calefacción central, que para explicar en fácil es que en invierno todo el departamento está calefaccionado a través del piso, mediante un sistema de calentamiento de agua. Este a su vez viene de una gran caldera alimentada por chips de madera de eucalipto ( antes lo fue de carbón, de petróleo, de gas). Este sistema al ser muy caro para pagarlo en los 3 meses que se utiliza, ese valor se paga en cuotas todos los meses del año. Así que pagas el agua fría+el agua caliente ( incluyendo la cuota de la calefacción de invierno)

20140115-121811.jpg
Y aquí es donde se calienta el agua de las torres. Y ojo: La caldera no es tan inmensa como uno se pudiera imaginar
20140115-121841.jpg
Aquí echan los chips de madera. Y no, no tienen a niñitos esclavos
20140115-121832.jpg
A través de un sistema computacional van monitoreando que todo vaya en orden

Y ahí justamente está mi parte favorita del recorrido: Hay una suerte de fábrica tipo la película ” Bailarina en la oscuridad”, con unas grandes calderas actualmemente en desuso ( aunque ojo, se mantienen para casos de emergencia) excepto la que es a base de chips de madera que es la que se ocupa actualmente. Por mientras que explicaban,  me imaginaba el manso vídeo musical de Bjork o algo súper industrial. 

20140115-121750.jpg
Yo quiero un vídeo acá!!!

¿Y de dónde viene el agua? ¿Quéeeeeeeeeeeeee?

La segunda sorpresa es justamente cuando hablo de derechos de agua: Las Torres de San Borja, son alimentadas por NAPAS SUBTERRÁNEAS que se encuentran bajo los edificios y son bombeadas a cada torre, a diferencia por ejemplo de las aguas que provee Aguas Andinas que viene del sector de las Vizcachas, sacadas de los deshielos y decantadas y tratadas. En todos estos años y con los terremotos nunca se ha contaminado y por el momento no hay temor a que se sequen o baje la cantidad de agua. El sistema también permite que haya suficiente agua para en caso de emergencia, pasar unos 3 días con agua de manera normal.

20140115-121856.jpg
En el Parque están las instalaciones de bombas que llevan el agua a los edificios de la zona

Reflexiones 

Yo no quiero entrar en la polémica típica: el costo del agua es carísimo, es un sistema muy vulnerable ( Qué pasa si las Napas se acaban o se contaminan), qué sucederá el día en que las mineras más cercanas a Santiago quieran utilizar estas aguas, etc. Justamente me estoy cambiando a otro lugar, por lo que no estaré al tanto de todo eso, aunque qué ganas de volver alguna vez a arrendar o comprar uno de sus departamentos ( Y si, me parece que el tema del agua es carísimo, que se compensa en cierta medida con la comodidad y calefacción exquisita en invierno).

Mi reflexión va más hacia como se pensaban las ciudades antes, el tema de la dignidad de la casa-habitación. Como se pensaba en un sistema autónomo que no necesitara de ir muy lejos para la utilización de servicios básicos para funcionar, acotado a  por ejemplo, un barrio. Los lugares pensados como espacios donde considera jardines, estacionamientos, comercio más allá de un afán comercial de poner un edificio al lado del otro, me parece notable y me encanta que lo hayan pensado así y qué pena que la dictadura haya acabado con ese sueño de la clase media primero y con derecho a una vida digna después.

20140115-121907.jpg
Aquí las bombas que llevan el agua a cada una de las torres
20140115-121935.jpg
El sistema de aguas tiene un generador de electricidad de emergencia que permite en pocos segundos y ante cualquier falla o corte de luz, mantener el suministro
20140115-121953.jpg
¿No se imaginan ustedes películas con esto? Yo sí
20140115-122018.jpg
Una de las calderas de los edificios

BONUS TRACK

Me dijeron que cuando quisiera, podía solicitar con la misma persona que nos acompañó, una visita cámara en mano (o en la cabeza) y andar por estos pasadizos que dicen darían hasta el GAM ¿Quién apaña?

20140115-122003.jpg
Esta foto ( la misma que puse en Facebook) es de los túneles  que conectan las cañerías de los edificios  por los que se puede llegar incluso-según dicen- hasta el otro lado de la Alameda.

PD: Si hay algún dato poco preciso, o algún dato interesante para mejorar, favor comentar para modificar o agregar a la info de acá 😉

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Aclaración número 1:  “La verdad es q hay napas subterráneas (acuíferos = estratos permeables por donde circula agua) bajo todo Santiago, a veces más profundas (300 m bajo la superficie), a veces más someras (un par de metros o sale a la superficie), dependiendo de la zona de Santiago. Incluso hay varios acuíferos en profundidad. Y la mayor parte del agua q tomamos viene de debajo de la tierra. Estas napas tienen su zona de recarga principal en el sector en q el río Maipo entra a la cuenca de Santiago (…) Justo ahora en la U tamos trabajando en un proyecto q se trata de eso. Un abrazo!” by Valentina Flores, Geóloga.