No está bien ser l@s mejores

Cada vez que leo “Aquí con el mejor” “Aquí con las mejores XXX del mundo mundial” sobre todo en fotos donde quieres dejar muy en claro que lo estás pasando increíble con personas que son mejores que el resto, con un dejo de “envédienme” no hashtaggeado, no puedo dejar de acordarme del concepto de Suma Qamaña.

L@s mejores

Estaba haciendo el evento de Facebook para difundir un festival que veníamos organizando hace un tiempo con Claudio y Lina. Y cuando estaba redactando “el mejor festival”, se lo mostré a mi compipa de labores producteriles y me dijo “Todo bien, pero saca “el mejor”, porque con eso estás denostando a otros”.

Quedé para adentro, como “W H A T?” . Me explicó, pero aún así lo encontré súper exagerado de su parte, pero para no pelear, saqué esa parte.

IMG_1198
Llegando a Sucre, Bolivia de madrugada. Mi primera imagen: las ñañas ❤

Tiempo después, fui a Sucre, Bolivia, para el encuentro de gestión cultural “Culturas en movimiento”. Fue una experiencia increíble, conocí gente maravillosa,y aunque sólo estuve un par de días y una noche, de un viaje larguísimo, pero consideré que había sido muy importante asistir, que no me importó. Aprendí muchas cosas entre ellas la importancia de la fiesta en ese país ( los recursos que se mueven alrededor de la fiesta y los carnavales, serían de los mayores ingresos de Bolivia), su grandeza, sobre música, sobre las cosmovisión andina. Pero algo que me quedó resonando es sobre la Suma Qamaña (Aymara) o SumakKawsay (Quechua) .

IMG_1177
En la frontera Chile/Bolivia, en pleno desierto. Qué hueá más hermosa. El azul del cielo no es editado.

Para los aymará, esto quiere decir el “Vivir bien”. Esto quiere decir que vivir bien, no es vivir mejor que otro ni peor que otro. No habla de derroche ni de pasar por encima del otro. Queremos que TODOS vivamos bien. Robar, atentar contra la naturaleza, mentir, no es Suma Qamaña. 

Por definición la Suma Qamaña viene de Suma ( plenitud, excelente, bien) y Qamaña (vivir, estar viviendo, conviviendo). Osea al vivir bien, pero no como hemos escuchado del dicho europeo “Dolce far niente”, ni menos aún del que aparece en la ublicidad de algún centro comercial donde comprar algo te hae vivir mejor; sino en el sentido moral de vivir correctamente.según habría teorizado  Simón Yampara, sociólogo e investigador aymara entre otros, que han definido distintos aspectos de la cosmovisión andina. También se habla que  el Suma Qamaña, sería el  “tener a mano lo necesario y suficiente dentro de un modo de vida austero y diverso, lubricado por el cariño, que no excluye a nadie”

IMG_1195
La detención cuando vas cruzando en jeep de Chile a Bolivia. Obvio que si hablo de Bolivia, debe haber un aguayo.

Lo que me quería decir mi amigo y que es un poco el mismo sentido de comunidad aymara o quechua, es que si hay un mejor, implica que hay un peor y eso nos interpela como sociedad o comunidad. Cuando digo “Aquí, con los mejores” estoy hablando que por lo tanto, los otros son peores ¿Y por qué hay peores si somos parte de un todo? ¿A quién le conviene que siga estando esa intención de calificar a unos y a otros como mejores y peores sin hacerse responsable de aquello?

La reflexión personal

Con el tiempo me doy cuenta que detesto profundamente la perfección. Y con eso no me refiero a la mediocridad, sino a esa intensión falsa de que todo esté perfecto, cuando en verdad,no se puede ni se debe. Algo así como cuando se habla que para ser millonario, a alguien le tuviste que robar, ya sea por pagarle menos de lo justo, avivarte con alguna situación, etc. Cuando los filtros de Instagram, no te sirven en la vida real.

IMG_1175
Esto fue en Octubre del 2015. Habían pasado 5 meses del accidente y todavía andaba con bastón, cuando volví a Iquique anduve en bici por primera vez en la costanera, pero igual viajé, porque sentí que era lo que había que hacer. Y anda a sacarme esa idea de la cabeza, po.

La máquina avasalladora, como es el capitalismo más terrible, nos dice todo el tiempo que hay que ser los mejores estudiantes, los mejores trabajadores, el mejor vecino, el que tiene el mejor auto, los mejores amigos, los que tienen las mejores fotos, las mejores familias, pero poco se nos enseña de amor, como dirían los Fabulosos Cadillacs. Los mejores, en ese escenario que hay alguien que es peor, ¿cachai?. Es como el caso de un joven desaparecido en Chile, que apareció luego de unos días, en un hotel, por una crisis vocacional. Fuera del chiste, de analizar que sólo los cuicos/gente adinerada se puede dar esos lujos, del dinero que se gastó en su búsqueda y todo eso, es tan fuerte la presión de la sociedad a ser exitoso, a saber lo que tienes que hacer, a tener claridad, a ser los mejores que luego cuando te das cuenta o tienes una crisis porque NO LO ERES Y NO LO SERÁS , obvio que hay un quiebre.

No somos perfectos, todos estamos aprendiendo a vivir, todos nos equivocamos profundamente muchas veces. Otra de las cosas que NO echo de menos de Chile, es que acá en México o en Bolivia,es como que nadie te dice lo que hay que hacer,tipo como un mantra moralista que te dice “No se hace eso, niñita”. Encuentro tan maravilloso que la gente no te diga lo que tienes o no tienes, como debes o no debes hacer las cosas, porque eso me permite crear a mi misma una forma. Y me van a perdonar las amigas aprensivas, pero esa es la parte que he descansado profundamente.

No está bien ser los mejores, porque en realidad, de lo que deberíamos estarnos preocupando, es de “vivir bien”, en el aymara sentido de la palabra. Que tod@s vivamos bien.

 

[También, para musicalizar este asunto se me vino a la cabeza, la canción de Me llamo Sebastián, cantante chileno que plantea el contrario “Está bien ser lo peor”]

 

Un pasaje a la conchesumadre

Tenía 16 años, cuando se me ocurrió la idea de ir a una actividad en Toronto, Canadá.

Cuando presenté la idea, los adultos de esa época, se rieron en mi cara y asumieron que no lo lograría. Y pasé 1 año, vendiendo latas, papel, haciendo rifas, vendiendo ramos, haciendo kermesses y demases, porque estábamos convencidos que podíamos. Y aunque logramos juntar muy poco, se dieron las condiciones para ir. Lo que toda esa gente no sabía-incluyendo la que no creyó y la que me apañó en cada actividad que nos ocurrió inventar- era que habían instalado con esa energía un chip en mi cabeza y sobre todo en mi corazón, donde viajar fue parte de mi escuela y reseteo para todo y 16 años después, lo sigue siendo. Y así es como Canadá, Argentina, Colombia, Bolivia son parte importante de mi aprendizaje y espero que México también lo sea.

Sigo no teniendo plata para viajar, pero tengo ganas. Y no me importa si debo traviajar como lo he hecho hasta ahora, buscar formas de hacerlo casi gratis, no me importa vender mis cosas o cansarme por hacer actividades, escribir artículos mientras hay una playa afuera, postear desde el wi fi de un restaurant ¿Como le voy a tener más cariño a las cosas que a la experiencia de compartir otras formas de pensar? ¿Cómo podría dudar un segundo en hacer todo lo posible para seguir viajando? ¿Cómo podría desconocer que parte de lo que soy tiene que ver con la oportunidad que me ha dado la vida-a veces de manera un poco violenta, pero bue-de conocer y conversar y amar en otras latitudes?

Gracias a esa gente que creyó y apostó por mí cuando tenía 16 o 32, por la que gestionó pegas que podía hacer en cada uno de los lugares, por lo que me alojaron a veces sin conocerme,por los que alojé sin conocer y nos hicimos amigos para siempre, por los que sin saberlo me entusiasmaron con sus experiencias, por los que me compraron cada hueá que se me ocurrió matutear, por los que me motivaron a seguir haciéndolo y por lo que me inspiran y tenemos la seguridad de encontrarnos en la ruta algún día otra vez y seguir la amistad hasta cuando seamos viejitos. Gracias mamá también no sólo por permitirlo sino por motivarme a pesar que eso signifique no estar tan cerca.

¡Que continúe el viaje y el reseteo! ¡Vamos, vamos!

(En esta ocasión estoy haciendo una venta de bodega, puedes ver las cosas acá )

13590283_10154336322638158_6414351763768826952_n.jpg
San Pedro de Atacama. Chile
1930631_25730013157_1809_n.jpg
Cataratas del Niágara. Canadá
1544302_10152110351633158_2042319478_n.jpg
Bogotá, Colombia

 

10818315_10153155894113158_816859116782650642_o.jpg
Escaleras mecánicas. Medellín, Colombia.
935112_10151974974408158_1573468679_n.jpg
Santa Marta. Colombia.
medellin.jpg
Medellín, Colombia (Foto por @mathiaskochcc )