¿Y si viajo en bicicleta?

Tengo una idea que cada vez suena más fuerte en la cabeza, todos los días un poquito más: viajar en bicicleta.

Junio del 2019 es la fecha que me he puesto para empezar mi primer viaje en bicicleta de largo alcance. Sí, ya sé que es una locura (Cuéntate una nueva, dirían los expertos). Sí, sé que no es tan fácil, menos en mi caso,  pero también sé que hay cosas muchos más difíciles.

Lo primero que hay que considerar que soy una persona un tanto obsesiva, sobre todo con agendar. Osea, cuando hay día, fecha y lugar, para mí es un hecho y no logro entender cuando alguien cambia una fecha (probablemente mis enojos más furibundos tienen que ver con eso), aunque el último viaje me ayudo a flexibilizar bastante, al menos cuando voy viajando (Gracias Medellín-Ovejas por la lección). Así que es un buen ejercicio es fechar YA, porque en mi corazón de jipi estructurado la hueá es ya posible, por el sólo hecho de agendar.

Lo segundo que hay que considerar, es que me pasé 10 años pedaleando todos los veranos entre 5 y 7 horas, repartiendo humitas-comida tradicional chilena-a contratiempo. Eso quiere decir que pedaleé entre 10 y 15 kilómetros por hora, osea al menos unos 70 kilómetros diarios, con peso y apurada, sin medirlo, porque para qué. Y que llevo también unos 10 años pedaleando en 5 bicicletas de dudosa calidad o rapidez, lo que hace que andar en una de mejor calidad, no debería ser algo muy terrible, de hecho hasta mejor (hueona si te subí el San Cristóbal o fui a Valpo sin cambios, como no poder en algo mejor). Tengo un entrenamiento de años al respecto, bajo distintas circunstancias, aunque las pendientes no son mis amigas. Nada.Tanto es así, que en Medellín me accidenté, porque se me dió vuelta la bici hacia atrás y para qué recordaremos la talla del “te abandona” para qué . Pero en fin: 10 años de entrenamiento en pedalear no rápido, pero sí, varias horas seguidas. Punto para mí.

Otra cosa que no es menor, es que tengo una cantidad de implantes en el cuerpo importante. Un clavo en toda mi pierna izquierda, barras y pernos en toda la columna y una clavícula huérfana de una placa con pernos y años en esta cuerpa. Eso hace que cargar peso o realizar ejercicios sea algo más complejo que si estuviera ultra 0 kilómetros, pero bueno, es lo que hay y ya. Hay otros temas logísticos de la bicicleta, por el ángulo de inclinación de la espalda o cómo está puesto el peso. Pero tengo ejemplos como vimos de sobra : gente como Juan Dual– el español loco que pedaleó desde Nicaragua a Chile y luego se ha dedicado a recorrer el mundo corriendo ¿Ya dijimos que estaba loco?- que incluso sin un montón de órganos vitales, lo siguió haciendo ¿Yo voy a venir a decir, con un par de fierros más que no puedo? Siempre me hace jaque mate en los argumentos fallidos de tirar la esponja de cualquier cosa.

 

También que soy pobre. Pobre, rata, no de no tener, sino que de nunca tener. Eso quiere decir que en principio no fue una decisión abajista de vivir con poco SIEMPRE HE VIVIDO CON POCO- pero después, cuando las condiciones me podrían hacer permitido una vida hipster millenial ideal, con piscolitas pagadas por clientes todos los miércoles, jactándome del departamento con una pantalla plana o de la ropa en no sé dónde, preferí independizarme en lo laboral y moverme entre la digitalidad, lo proyectos propios, las ventas de cualquiercosaquemereporteplatademanerasemilícita y el arte y la cultura ( que digamos que de estabilidad no es la panacea), seguir tan pobre como siempre pero con ciertas comodidades como seguir viviendo en el centro, pero algo más feliz, como esos gustos de los jipis de almorzar 2 horas, trabajar a pata pelada o tener libre los lunes. Me arrepiento de esa vida exclusivamente cuando me viene el mareo de “chuta, la edad que tengo y no tengo nada”, pero tengo felicidad. Eso tengo y harta y de esas felicidades jipi que me han abrazado los últimos años. De esas felicidades impagables, de esos momentos que me han hecho como la mujer que soy ahora llena de música y logros ratones pero propios en corazón, que incluso en días de mierda, me alcanza el humor para hueviar.

  Para viajar en bicicleta tengo referentes, obvio. El Juan que nombré hace un rato, el Caio que fue un cicloviajero que alojé en mi casa con su proyecto LatintinAmérica y que entre otras cosas me abrió los ojos respecto a que no era tan imposible. Tamara que la conocí en México, que con su metro 50 de estatura, andaba pululando por ahi también en su bici. Varias mujeres que andan por ahí y que les he ido siguiendo la pista de hace poco. Y aunque de realidades mega distintas, pudieron. ¿Por qué no podría?   El otro día estaba pensando que lo único que me importa es que la gente diga “cacha, hasta ella pudo, por qué yo no”, porque como siempre ese es mi valuarte a la hora de los argumentos para convencer a la gente que pueden hacer más cosas que las que creen . En verdad me interesa generar eso en la gente por cualquier tema, porque odio cuando la gente dice que no puede y yo como “anda a decirle esa hueá a otra persona, si es por eso yo no podría haber hecho nada, porque soy pobre, llena de achaques, mujer y sola” Si me conoces, sabes que es mi forma habitual de convencerte,  que tienes de seguro más herramientas que yo, ¿qué quieres que te diga? “Si poh, en realidad no puedes? PFFFFF.

Quiero viajar en bicicleta y me he puesto como meta el 1 de junio del 2019

Aún no sé por dónde (tengo algunas ideas descabelladas como Irán, la costa brasilera o Italia), aún no sé si sola o acompañada, no tengo ni bici ni equipo para eso, pero sí, quiero hacerlo, hasta creo que necesito hacerlo. He hecho algunos experimentos adicionales: viajar con mi bicicleta a México ( y aún está en Cancún, esperando ser vendida o que yo la vaya a buscar), esta vez viajaré con una bici plegable y así, lentamente acercándome a lo que realmente quiero.

Siento que me he entrenado sin querer durante años para ese momento y que todas esas veces que terminé un reparto luego de haber recorrido entera la ciudad como bikemessenger, todas esas veces que hice lo de la chica de los mandados, preparando sorpresas y corriendo para realizar una sorpresa o trámite. Esas pedaleadas épicas, sobre todo nocturnas. Todas veces que pedaleé por la ruta internacional cercana a San Francisco de Córdoba en Argentina con los camiones rozándome la cara, cuando pedaleé por las noches por Álvaro Obregón en La Roma o cuando llegueé con mis cosas hasta Tláhuac en México, cuando iba a hacer trámites en bici por Bogotá o bajé desde la casa de mi amigo en las alturas de Bucaramanga o cuando nos perdimos en Medellín en Colombia y gritaba ¡Pedalea conchetumare, pedalea o la muerte” como una loca. O esa primer vez que anduve en bici luego de mi accidente en Iquique, cuando llegué a Valparaíso y seguí pedaleando los otros días o en los Bicipaseos en Santiago, o simplemente esas veces que miré mi pierna hecha mierda e hice el doble de ejercicios para que volviera, alguna vez, a tratar de pedalear, me estuve preparando para esto.

Me queda un año y medio para preparar la aventura ¿Me acompañai de alguna manera?

Escríbeme : mariapazcastilloc@gmail.com

 

Amar, forear y pedalear Ciudad de México

***El texto es la versión extendida de la colaboración publicada por Cletofilia, revista de ciclismo mexicana a propósito del Foro Mundial de la Bicicleta 6, en la Ciudad de México en abril recién pasado. Lo puedes ver acá  Vine al … Sigue leyendo

10 cosas que debes saber al venir al #FMB6

Hola, soy Mapapo, soy chilena y participaré en el Foro Mundial de la bicicleta. Me vine hace un par de semanas, y algo he podido captar de la ciudad, de la gente y de lo que debes tener en cuenta acá.

Ojito, que esto no es nada PERO NADA de oficial, porque esta vez vine a disfrutar aunque igual tengo una presentación y cercanía obvia con la gente que nos hemos conocido en los últimos 3 años.

Si vas a participar en el Foro Mundial de la Bicicleta, es probable que nos hayamos topado en alguna de las actividades previas al foro.O que no nos hayamos topado aún, pero ya nos vimos/conocimos/amamos/odiamos/ni si quiera nos topamos, para el foro en Chile ( donde participé en la Producción). O que no nos conozcamos, pero nos ubicamos  por el grupo de Facebook que se armó el año pasado para el foro anterior o por el chat que se armó ahora. O simplemente no nos conozcamos porque llevo relativamente poco tiempo en la movida orga ciclista y todo bien, si ni que fuera qué o qué.

Estoy tratando de terminar la presentación sí, ya sé que debería haberla terminado, pero bueno, en los post anteriores a cerca de este viaje entenderán por qué no he tenido taaanto tiempo  que tengo para el viernes, cosa que no logro aún, pero ya estoy muy feliz de estar en México, porque lo he pasado bacán. Muy bien. A veces siento que hasta demasiado , incluso con los traspiés que de una u otra semana, igual le dan su toque.

Acá hay algunas recomendaciones en base a lo que me ha pasado, si hay algo errado en las informaciones, pegue el grito para modificar.

  1. ¿Mapa de los lugares? No es que sea generosa: simplemente lo hice para mí porque estaba media perdida con un par de locaciones que obvio quedan a la vuelta y decidí compartirlo 🙂
  2. Sobre el AGUA:  El agua no es potable y escasa, por lo que más de alguna vez te tocará o echar agua con un tiesto o que se acabe o toparte con lavamanos mixtos o que “todo lo que se fue de ti” no se vaya totalmente a la primera tirada de cadena. Ya hablaré de esto en extenso.
  3. “No, si no pica” : la mentira más grande de México del mundo mundial. Hablando en serio, la realidad es que la comida sólo pica si en verdad pides que sea así. Separan bastante salsas del resto. Pregunta por las comidas sin picante y puedes surfear bastante bien si no te gusta el picante/chile/ají como a mí aunque cada vez me gusta más.
  4. ¿Qué ropa traer? De todo :P. El clima varía en un mismo día de calor achicharrante, a lluvia súper mojadora, a viento fresco. OSEA TODO.
  5. ¿Quién ha traído la bici? YO 🙂 .Lamentablemente, una de las pocas líneas aéreas que te permite traer la bici sin cargo, es Avianca. Por eso aproveché y la traje ( desarmada, con globitos, en un bolso).
  6. ¿Qué ver? Según yo y como dije en el foro pasado, aunque todo el evento es increíble, todo el tiempo hay imperdibles como:
    *Miércoles 19>>>Inauguración Plaza Santo Domingo
    *Jueves 20>>>Rodada paseo de tod@s. Monumento a la Revolución
    *Viernes 21>>> 16:00 Charlas relámpago, Bicicleta y trabajo. Estoy yo encabezando la lista de esas charlas en el programa, con @humitadomicilio y La Chica @delosmandados (Vaya a verme!!!)
    presentación.jpg
    [También hay una fiesta en el Museo del juguete]

    *Sábado 22>>>Panel de Género

    *Domingo>>>Foto oficial, Ángel de la Independencia a las 09:00? 09:30? 10:00? de la madrugada DEMASIADO temprano.

  7. ¿Dónde ir después? OAXACA. Con un grupo iremos post foro a las playas de la costa de Oaxaca ( es bastante grande, así que queda medio leijtos pero todo el mundo ha dicho que vale la pena), es bastante más barato que la otra costa. Partimos la misma noche que termina el foro y dien por ahí que también me pueden preguntar #dejolainquietud
    17833930_10209029690686066_1796979886602212495_o.jpg
  8. Puna: Yo sé que soy especial y media fatalita y me pasa de todo lo que no le pasa al resto, pero ayer me apuné.  Y México está poco sobre los 2000 y Santiago poco sobre los 500 y que no es tanto. Y no llegué recién, pero pedaleé recién y casi me morí, qué hueá le voy a hacer. Ya hoy estoy mejor, después de hacer reposo, de compresas frías y de seguir bailando y pedaleando pa que el cuerpo se acostumbre. Si trae mate de coca u hojitas POR FAVOR regáleme un par. Ya pasó la urgencia de ayer, pero no quiero que me vuelva a pasar y no estoy ni ahí con dejar de pedalear o de bailar. Y no, no es fácil encontrar algo típico del norte de Chile como dulces de hoja de coca o similares.
  9. ¿Dónde comprar mezcal artesanal? Pílleme por ahí y le cuento ;).
  10. Lo que nunca está demás: BAÑO: No en todos los lugares donde se come, hay baño. Pregunte con antelación, sino, busque. En gral. se anuncian baños públicos a 5 o 6 pesos en varias de las calles de la ciudad.

Cualquier cosa, me pueden pillar por acá, pegar el grito.

¡¡¡Nos vemos rodando por las calles de México!!!

El principal enemigo del movimiento ciclista, es el ciclista de vereda

***Escrito y publicado originalmente para el blog del sitio del Foro Mundial de la Bicicleta 2016 en Chile.

Cuando comencé a andar en bici, no entendía por qué la gente andaba por la calle, siendo que era tan peligroso. Cuando pasaba una micro oruga (bueno, todavía me pasa un poco) me paralizaba sintiendo el airecito en mi costado izquierdo, siempre imaginando el peor escenario. Incluso, cuando vi la señal de prohibido bicicletas en el Paseo Peatonal de Estado, me enfurecí ¡Pero como! ¡Libertad! ¡Nos están prohibiendo la ciudad! Pero no fue hasta cuando, la explosión de bicicletas en la ciudad comenzó hace unos 3 o 5 años y caminé por la vereda, que entendí.

Andar por la vereda hoy en Santiago es incierto. Ya no se puede pavear como antes, ni conversar riéndose último meme que apareció en Andan diciendo o comentando alguna escena de Master of None, ¡Ni si quiera se puede andar despreocupado, caminando con nuestra bici al lado luego de una larga pedaleada! Porque sobre todo, tipín 7 de la tarde, aparecen una nueva raza de centauros, mitad humano mitad bicicleta, que imposibilitados de desprender el culo de la bici, andan como Pedro por su casa. ¿Y por qué debería andar con miedo caminando por la vereda? ¿Quien te dió el derecho de darme miedo?

Tipos de ciclista de vereda

11050753_10153155863548158_9192327441180385788_o

Escribir una leyenda

Hay algunas variantes: como los que van alternando irse a contramano, sin luces o muy por el contrario, con luces, reflectantes, casco y vestimenta tipo Tour de Francia y por la vereda. O los piñón fijo que además tienden a la pirueta, a no frenar nunca y que no les importe nada. Los que con una sonrisa y un gracias en los labios o peor de peores CON UNA CAMPANILLA SONANDO te indican que quieren pasar y que debes moverte todas las veces que se les ocurre. Los que te echan la choriá, los que te tiran la MTB encima. Los que juegan con tu miedo o con que no les dirás nada o los que asumen que tienen el derecho de andar por la vereda, como si nada.

No sé cuales son peores según su gusto, tiene pa elegir. Yo los odio a todos y siempre pienso que son los que peor le hacen a los movimientos ciclista. Mientras cientos se reúnen a tratar de buscar y ganar más espacios para las personas,  dándole la pelea al vehículo motorizado, el ciclista de vereda perjudica al peatón quitándole espacio y metiendo en una misma bolsa a todos a ojos de los mismos. Le gana la prepotencia y el bien particular, por sobre otros incluso, sobre otros que son más débiles: los ancianos, las personas con problemas de movilidad o los niños.

Lo peor de todo, no es el hecho en sí, sino sus argumentos:“Es que me da miedo” “Es que una vez me atropellaron” “Es que en esta calle vivo yo y va pal otro lado”  ó simple y llanamente “ Yo ando por donde quiero”. Si tienes tanto miedo, no andes en bicicleta, no vivas. Todo puede significar un peligro, nadie tiene la vida comprada. Andar en bicicleta es tomar un riesgo como otro, como meterse en el mar a nadar, como subirte a un bus del Transantiago o al metro y ocurra un accidente. Sí, implica que eres más débil en comparación a un auto o a una micro, por ejemplo, pero ¿Quién no lo es?

Todos odiamos al ciclista de vereda

Uno de los primeros argumentos que tiene un no ciclista para hueviarte es “Me cargan los ciclistas de vereda”. Bueno, vengo a decirle que yo, ciclista, accidentada, preparando activamente el #FMB5 también. Creo que son los que le han hecho peor a la ciudad, más que el que anda en una cuatro por cuatro para ir a comprar pan. Es como cuando hablamos de los políticos que defendieron la democracia, hasta que se dieron cuenta que les era tan rentable continuar con las leyes de la constitución del 80. Es el que quiere tomar lo mejor de un sistema práctico como la bicicleta, pero le importa un pucho si eso perjudica al resto. Es un acto prepotente, egoísta, sinceramente despreciable. No sé cuántas veces al día repito ¡Bájate de la vereda, CTM!

Andar por la vereda es un acto cobarde y egoísta. Llevo meses peleando con ciclistas de vereda porque no he podido reaccionar o moverme a tiempo, cuando estaba volviendo a caminar luego de un accidente en bicicleta ¿Really? Sí, me pasó y me sigue pasando.. Más de alguno me ha echado un par de garabatos, tras un “Pero muévete po”. Con muletas. Con burrito. Así de maricones.

El otro día leía un post en un blog defendiendo el andar por la vereda, lento y cordialmente.

Si andas tan lento como para no molestar a nadie ¿Por qué no te bajas entonces? La bicicleta es un vehículo que, estamos trabajando porque además de darnos todos los beneficios que sabemos como mejorar nuestra salud, ánimo, conectividad, confianza, sea visibilizada como una alternativa válida, no como una odiosidad prepotente y pueril, que todo el mundo quiere ver lejos de su vista.

¿Soluciones?

Andando. Mientras más andes en bici, menos miedo tendrás. Estarás más atent@ a los focos de peligro, podrás entender mejor las rutas, captar mejor qué es lo que debes hacer con micros, autos, taxis, ciclobandas ocupadas, otros ciclistas, velocidades, hidratación, etc.

Buscar rutas adecuadas. En bici , una cuadra o dos dan lo mismo, incluso más, no te tomará más de unos pocos minutos. ¿Para qué te vas a ir por La Alameda si te da miedo? Busca alternativas, calles paralelas que no tengan tanto tráfico ¡Pregunta! ¡Pregúntame a mí si quieres!

Otra es participando en actividades como cicletadas ( además de cicletada del primer martes, hay un montón más y en distintos lugares y estilos, busca por internet).Bicipaseos patrimoniales, por ejemplo, donde van incluso niños, a una velocidad de paseo, una vez al mes realizamos esta actividad gratuita y entrete, donde además de aprender de la ciudad, nos ayuda a pedalear en grupo y perder el miedo.

Bajarse de la vereda y pedalear por la calle día con menos gente para irse preparando. Practicar los fines de semana. Practicar una ruta que te lleve a tu lugar de trabajo, estudio o habitual.

Socializar tu experiencia en bici: Al hacer la experiencia de andar en bici (particular) y compartirla con otro (social) puedes compartir mejores rutas, acompañarse, aprender sobre tu bici y sobre todo, perder el miedo.

Pero sobre todo, la solución es la EDUCACIÓN. No serán ni más ciclovías, ni que cierren las calles los domingos, ni el mismo foro quien sea la solución para que se te pase el miedo o no sigan atropellando ciclistas. Es y será la educación la que nos ayude a tod@s.

11699032_10153751245408158_6987018029887860911_o

María Paz Castillo /@elmundodepax

Productora, escritora, CM

Equipo de producción #FMB5

http://www.mariapazcastillo.com

Caio

De los 5 que partieron en un proyecto de cicloturismo en Porto Alegre Latintin América-como la clásica canción de los perritos- sólo queda uno: Caio. Caio, en este mes nos conocemos, es una de esas personas que uno le gustaría … Sigue leyendo

Presidenta de Shile

foto_0000000520120405133606

Esa noche decidimos lanzar mi campaña como presidenta de Shile, luego de 98 copas vineras, 19 bongazos, varios ires y venires en el columpio, varias horas de reírnos de nosotros mismos con bullyng ácido y descarnado y de todas las veces que en medio de esa inconsciencia-consciente, tus manos estaban aquí. Me lo prometiste, yo me acuerdo, de eso sí que me acuerdo.

Habían anunciado una mínima de 3 grados bajo cero, pero como habemos de saber, luego de tal pedaleo hasta el lugar, la adrenalina, las copas y por qué no decir, la calentura, hacía bastante más calor que lo que estaban diciendo todos los vidrios que nos topábamos en el camino y los que incluso empañaban la última botella que nos quedaba. Sí po, obvio que la traje.

Había locacionado los días anteriores, los meses anteriores o en realidad era un lugar que desde siempre-en un siempre serpiterno y tórrido sin filtro y con un alto nivel de deseo post modernista y de apropiación del espacio público- había destinado para un algo de este tipo. Creo no recordar para qué en este momento, en realidad sí, pero en realidad no. En fin. Además, las últimas jornadas, previsualizando la foto, con insistentes vueltas por el parque de ida y de vuelta, con todos los horarios disponibles de la agenda, que son por lo general surfeando en la madrugada o al amanecer. No es mi culpa, es el tiempo que me queda.

Justo en la subida desde el parque (persignémonos) de poniente a oriente, en la subidita que si no tomas impulso te quedas en la mitad, justo cuando el sol se asoma, así quiero la foto. Lista pal flyer panfletario, listo pa exigir lo que es justo y prometer lo obvio, todo eso obvio que no se cumplirá. La banda presidencial, de flores multicolores-porque la tricolor de cualquier país me parece absurdamente fome- de izquierda a derecha, dando lugar a mis pechos, que con el frío cambian de color y de postura, mirando a los puntos cardinales, fírmes (bueno, dentro de lo posible) y seguros sin una mísera duda de lo que estamos haciendo, sin ni un momento titubear. En la cabeza una máscara ¿Cuál de las máscaras utilizamos esta vez? ¿La de monjigata? ¿La de patria inócua y simpaticona? ¿La de hoyo negro, que se mantiene en órbita sólo por una cosa egocéntrica de tener a alguien a quien confundir, tirando migajitas para no perder? ¿La de miedos@ porque todo está muy reciente como para herirse otra vez? ¿La de tont@ útil? ¿La de mamona de regalitos? ¿La de violencia quinceañera entre mosh y ropa rara? ¿La de no te irás esta noche sin que despejemos dudas existenciales apoyados en el silo? ¿La de apostemos todo lo que tengo en el bolsillo a que tienes más en la cabeza que lo que estás declarando?

Mano derecha alzada, pelos axilares crecientes, bello vello púbico público creciente, aros indolatinos, zapatos de charol de 20 cm. FLASH. Por fin, hemos llegado a la obra final ¿Recemos? ¿Saltemos? ¿Transpiremos?

La patria es nuestra compañero, cuando las banderas son para no quedarse con el poto lleno de pasto o de caca de perros o para que nuestros olores queden impregnados de exitación bonita y sonriente, amoral y no culposa. Re-sonriente, deseosa, exitosa, tierna y caliente.

Amanece, hace frío,empiezan a pasar los pedaleros matutinos a sus trabajos, tengo ganas de mostrarte otro lugar ¿Vamos?

Así fue el accidente

El domingo 10 de mayo del 2015, venía en bicicleta de la casa de mi mamá hacia el cumple de una amiga, cuando en la calle Bío Bío entre Ingeniero Obrech y Víctor Manuel (Barrio Franklin, Santiago de Chile), perdí el conocimiento. Desperté cuando había gente a mi alrededor, estaba llegando la ambulancia y carabineros.

Nunca supe exactamente qué pasó hasta hoy, pues lo único que tengo como dato es recordar un casco de moto mirándome y la patente de un auto que la gente insistía en que era del auto que me había atropellado.

Terminé con múltiples fracturas en la pierna y en la clavícula, por lo que tuvieron que hacerme 3 operaciones (2 para implantarme un clavo intramedular en la pierna y una placa en la clavícula y la otra para retirarme esta última). Hoy, un año después, sigo en terapia, aún no camino correctamente, aún está en pericias este vídeo. Aún no se sabe quien fue, por qué hay un auto involucrado, qué ocurre después de caerme.

Hoy, 5 de mayo del 2016, se me entrega vídeo de cámara municipal , donde se alcanza a ver como una moto me ataca. Obviamente surgen más dudas ¿Hubo un auto después o el que va adelante? ¿Cuál es la patente de la moto ( si es que la tiene)? ¿Se puede ver editando el vídeo? ¿Qué pasará ahora? ¿Qué es exactamente lo que hicieron los de la moto? ¿Quienes vieron lo que pasó? ¿Quienes trabajaban esa noche en el camión de la basura que está a la izquierda? ¿Por qué la gente da la patente de un auto?

Lamentablemente por estos días he escuchado de situaciones más o menos similares, donde motos han intentado robarle a personas en movimiento ¿Te ha pasado? ¿Sabes de algún caso similar?

Si tienes alguna información, comentarios,orientación de pasos a seguir, etc. porfa cuéntame por mail : mariapazcastilloC@gmail.com . ¡Gracias!

 

***Otros posts respecto al accidente

 

Algunas conversaciones conmigo misma, a propósito de la visita a la Moneda:

¿Por qué sales en fotos con la presidenta, el intendente o una alcaldesa, cuando por otro lado pareciera que repudias muchas de sus acciones? ¿Crees realmente que esas demandan sean CONCRETAMENTE (no las promesas) escuchadas o te sientes utilizada para … Sigue leyendo

Sofía

Para tod@s l@s que creen que no se puede o que andan por la vereda:
Sofía, tiene 8 años y va todos los días al colegio en bici, por la ciclovía de Rosas, acá en Santiago. Y en los Bicipaseos, liderando la columna. Yo soy su fan.