te muerdo los labios secos y fríos. No me interesa saber si estamos confundidos o no. La verdad es que sólo disfruto de los besos apretados, de tus manos que delicadamente trazan todo, de esta escalofrio que empieza a recorrerme. Ya estoy sabiendo que no podré hacerme la señorita hoy, que no me resultará. SiguesSigue leyendo

Este juego se está poniendo cruel. Esta vez el roce de tu boca en mi boca y de tus caderas donde comienza mi espalda, de tus manos bajando por mi cintura hacia donde se pierde(y me pierdo cuando pasas por ahi) no me es indiferente y tú lo sabes. Te lo dije y te loSigue leyendo

Tomo vino. Tú te quedas como siempre, mirándome, con los ojos en los que me pierdo olvidando el falso recato del que soy propietaria cuando nos saludamos mucho antes del vino, mucho antes. Me respiras en el oído. Me miras y me besas profundo, como si ya me hubieras penetrado. Pero aún la ropa estáSigue leyendo