Otra vez, otras veces

En mi oído tengo tu jadeo de una y otra vez, mientras aprieto mis profundidades.
Respiro, cierro los ojos sumergiéndome en el vaiven que rebota en 2/4.

Me derrito en tu boca y en tus palabras que vienen a seducirme y caer otra vez, otras veces.

El río se convierte en la ducha donde mojo lo que encuentras la próxima vez, las próximas veces.
Me encandilo con los últimos rayos del sol y grito, grito lo que provocas en mí

Intento despertar y me encuentro con la pared que nos alienta a seguir.
una vez, otra vez, otras veces.

Estoy, soy, voy. Otra vez, otras veces

te muerdo los labios secos y fríos. No me interesa saber si estamos confundidos o no. La verdad es que sólo disfruto de los besos apretados, de tus manos que delicadamente trazan todo, de esta escalofrio que empieza a recorrerme. Ya estoy sabiendo que no podré hacerme la señorita hoy, que no me resultará.

Sigues por mi cuello, bajas, y ya estoy algo más húmeda. Tu ropa está saliendo tan rápido como la mía. Al trasluz veo la sombra de ambos, me río y grito.No me contengo y quiero seguir y seguir.

¿amaneciendo ya?

Este juego se está poniendo cruel. Esta vez el roce de tu boca en mi boca y de tus caderas donde comienza mi espalda, de tus manos bajando por mi cintura hacia donde se pierde(y me pierdo cuando pasas por ahi) no me es indiferente y tú lo sabes. Te lo dije y te lo repetí: hoy definitivamente no me aguantaré.

Me quedo absorta en ese juego y recuerdo el baile del otro día. De verdad que esta noche quiero que de una vez transpiremos juntos, jugando y bailando en la cama, entre las sábanas desordenadas. Quiero gritar mucho y seguir respirando algo más fuerte en tu oído.Hoy, no me quiero aguantar nada. Y la verdad, no me importa que pase después.Hoy me quiero quedar contigo, mañana, quien sabe.

Tomo vino. Tú te quedas como siempre, mirándome, con los ojos en los que me pierdo olvidando el falso recato del que soy propietaria cuando nos saludamos mucho antes del vino, mucho antes.

Me respiras en el oído. Me miras y me besas profundo, como si ya me hubieras penetrado. Pero aún la ropa está en nosotros, aún no he decidido si esta noche también estaremos durmiendo en la mañana con mis calzones quizás dónde, con mis pinches entre las sábanas, entre el piso. Entre tus dedos tal vez que lo recorren todo. Pero como lo menos que me interesa a esta hora es que se me pierdan unos pinchecitos, da lo mismo.

Sigue recorriendo por donde te indiqué la otra vez…te acuerdas? Lograrás absolutamente todo de mi, si sigues.

Te miro desde arriba, con los ojos cerrados.Abro las piernas para entregarte mi ofrenda de hoy. Ya sé que no hemos hablado tanto como quisiera, ya sé que eres un estúpido (todos lo son un poco)pero me estoy divirtiendo. Me muevo a un compás que invento. Juego a un juego en el que compito y quiero ganar. De tanto en tanto me rio, me río porque me gusta, porque ME gustas, me río porque es válido que me olvide de tanta cosa y sienta.