Acerca de la ternura

Algunas veces cuando estoy dormido, viene, me tapa, me acomoda para que no duerma chueco. Me pasa la mano por el cuello y me hace cariño, con ese ida y vuelta como que no le importara que todos nos están sapeando. Me mira como esperando que yo le diga algo y yo la miro tratando de buscar en algún gesto su respuesta que no me quiere decir, porque quiere escuchar la mía. Se queda dormida desordenándome el poco pelo que me queda.

Tiempos verbales

Él me dijo que esto no estaba pasando. Y yo me miraba las manos y decía “Sí, nací”. Él dijo que no me había querido, que no me quería y que no me iba a querer. Y yo figuraba perpleja, con los ojos atónitos de su crueldad.

Él me dijo que esto no estaba pasando. Y yo me miraba el cuerpo, miraba el techo, miraba las sábanas. Contabilizaba las horas que pasó en mi almohada, las veces que se sonrió en mi beso y decía “Pero no entiendo ¿Esto ya pasó? ¿Verdad?” Él me dijo que esto no lo había querido, que no me quería y que no me iba a querer. Y yo figuraba perpleja, con los ojos atónitos de su crueldad.

A veces me hubiese herido menos, que hubiese dicho que se arrepentía. Yo no le exigía nada. Siempre me dejaba la sensación que se sentía increpado por mí y mis solicitudes de atención.

Amor violento

Cuando vió de reojo las balizas, entendió que había sido grave. Que estaba acurrucada en una pared, mientras su amigo intentaba calmarle. Él había llegado en unos 15 minutos, luego de su llamada ahogada y desesperada, todo transpirado, cuando había saltado de la casa de sus padres a la bici y había ido a la esquina que le indicó. Cuando llegaron los carabineros, recién pudo entender lo que había pasado y les explicó que estaba bien (?), que no quería hacer denuncias, que sólo quería irse a su casa. Un hombre, que recientemente le besaba el cuello, la había golpeado, dejándola atónita, en el suelo, en plena madrugada.

Cuando miró en el calendario, vió que había pasado exactamente un año desde esa vez, en que él se había quedado por primera vez en su cama. Que mientras él se vestía, en la claridad de un día que entraba por la ventana vista norte, ella le preguntaba por qué esto seguía pasando-sobre todo sabiendo como ella lo quería-mientras él le decía que era por alguna razón, de esas, sin importancia. Que ella ni todos sus sentimientos, ella ni todo ese año, le importaban en lo más absoluto.

Cuando esa noche ella descubrió que él estaba con otra, sucedió. De madrugada, ellos le dijeron todo lo que le podían hacer. Como la podían violar, como la podían descuartizar, como meterían objetos por su ano y como ella sentiría cada una de sus embestidas en su cuerpo. Ellos le dijeron que volverían, le gritaron que volverían, le gritaron que era una maraca culiá y que se merecía todo eso. Ellos le absorvieron la valentía, nunca más volvió a sentirse segura.

Cuando un día ella le dijo que la dejara en paz, que no la llamara, que no le escribiera, que no respondiera sus preguntas en foros, que por favor, tuviera respeto por esa que llevaba de la mano. Él no encontró nada mejor, que decirle que era un “típico comentario de mina”. No encontró nada mejor, que hablar con sus jefes y amigos para pornovengarse.

Cuando la atacaron, lo único que atinó fue a escribirle, rogándole el ángulo entre su pecho y su ala, todo lo que necesitaba para tranquilizarse. Le respondió y la siguiente vez le exigió que nunca más lo hiciera. “Por favor, si vas a contar con alguien, que no sea conmigo”. No pude evitar quedar inmovilizada de tristeza el resto de la semana.

Conversería

Por algo será que más de 50 personas fueron a donar sangre para Julio cuando estuvo hospitalizado, por una operación que tuvo hace pocos meses. Parece que en una sociedad donde el sentarse a conversar parece de otro tiempo, en la mitad entre los barrios Bellas Artes y Lastarria hay un oasis donde el protagonismo se lo lleva el blablablá distendido que se desarrolla entre los que llegan al lugar.

Bautizado como una “Conversería” en este café turco (aunque Julio no lo sea) ese es el tema: conversar. De las 4 mesas que hay en el lugar, en la más grande es donde se sienta el grupo de los más cercanos que claro, son hartos, pero como van llegando y yendose a distintas horas, nunca son demasiados como para dejar a alguien fuera. También se sienta ahí Julio, el dueño del local que es todo un personaje, con decir que el lema del lugar recita “este es el lugar donde el cliente NO tiene la razón”, por lo que usted se hará una idea.

href=”http://www.flickr.com/photos/elmundodepax/2977696885/” title=”IMG_3859 por elmundodepax, en Flickr”>IMG_3859

Pero esto no es todo. Quien se adapta ,entra a la conversación y encaja con el tema. No es necesario ser un erudito, incluso ni si quiera ser un gran escuchador. Porque esta no es una vitrina donde puedas ir a mirar lo que está ocurriendo, o escuchar lo que hablan otros. .Aquí la idea es CONVERSAR. Siempre hay una provocación, una ironía, o simplemente una historia que muchas veces puede ser mentira, porque si Pedro Urdemales hubiese entregado postítulos, Julio estaría recibido de doctor y con honores. Siempre habrá una broma, una historia algo inventada, un recuerdo de algo que no existe o la coquetería constante de Julio. Si usted de epidermis muy sensible o se lo toma todo en serio o grave, le recomiendo que no vaya, lo pasará mal. Si al contrario, busca un espacio donde relajarse, reírse, olvidarse del tiempo y simplemente pasar un buen momento, y extrañamente, sin una pizca de copete, este es el lugar. Si además quiere tomarse un rico café, una empanada con “amor”, tocar guitarra y comentar sobre algo que le permita interactuar con los demás, está listo. Respire profundo porque además que es más que barato, no saca na´ con llegar acelerado; olvídese del celular o del reloj y con su mejor buena onda vaya a este piola espacio de la conversa que está cruzando José Miguel de la Barra. Puede que se transforme en adicto, además del café, de conversar, deporte en extinción pero urgente y necesario.

href=”http://www.flickr.com/photos/elmundodepax/2978555718/” title=”IMG_3869 por elmundodepax, en Flickr”>IMG_3869

Y Ojo: la escala SI lleva a algún lugar (,de hecho, al baño).Es mentira que no tiene fin.,que llega al más allá, que hay unos perros que comen gente o quizás qué.

href=”http://www.flickr.com/photos/elmundodepax/2977703671/” title=”IMG_3880 por elmundodepax, en Flickr”>IMG_3880

Glosario

Blablablá: Se refiere a que tiene capacidad de hablar o comunicarse.Ej. Ignacio tiene mucho blablablá.

Turco: Por lo general se le llamaba “turco” a todo lo que fuera de origen árabe, debido a una inmigración de árabes de distintos lugares Turquía les dio pasaporte. Ej. Café turco

Pedro Urdemales: Personaje del folclor popular, que es reconocido por sus historias exageradas y extremadamente mentirosas. Es muy usual decir en referencia a un mentiroso o a alguien que cuenta historias con elementos ficticios que Ej “tiene más historias que Pedro Urdemales”
Grave: además de gravedad( por ej. Enfermo) se refiere a personas que se toman las cosas en serio, con extremada sensibilidad. Ej. Que es grave Kevin, no se le puede hacer ninguna broma porque se enoja.

Na´: Apocopación de nada. Ej. No pasa na´

Piola: 1. Callado/a . Ej. Que es piola Carolina
2.Algo que es bueno, pero no demasiado Ej.-
Cómo estuvo el carrete?
Piola
Bueno?
Piola, ahí, más o menos
3.Algo que es muy bueno, que tiene cierto estilo Ej.
Y cómo estaba la ropa?
Piola, buena, tenía cualquier estilo

Conversa: Conversación Ej. Y cómo está la conversa? Bien, gracias