Tan ridículos en Leesincesar

Me entrevistaron a raíz de “Tan Ridículos”, el libro que he editado de forma autogestionada. Es una serie de cuentos, que hablan de los problemas de comunicación entre parejas, justamente en un mundo tan “interconectado”.

#Leesincesar es un programa que utiliza un celular y las redes sociales para difundir el trabajo de escritores y editoriales independientes :).

Puedes ganarte una copia de este libro, concursando. Sigue a sus cuentas!

“El hijo libro”

Imagen original http://www.placentera.com/uploads/1/1/6/0/11602138/725159_orig.jpg

Nota: Si la pregunta que tiene en su cabeza es si estoy embarazada, la respuesta es NO, no estoy embarazada.

Cuando mi mamá quiere que muera de verguenza, me dice “Cuando seas famosa, llevaré a ¿Cómo se llama ese programa que pagan? ¿Primer Plano? Si, a Primer Plano voy a llevar “El Osito Regalón”” El Osito regalón es uno de los cuentos que escribí cuando tenía como 6 años y que tiene guardados, para ese fin: avergonzarme.

Desde que tengo memoria, leo y escribo. Aprendí antes de entrar a Kinder y siempre fue un problema, porque leía las instrucciones de los libros para niños que no lee y las profes me odiaban. O pasé muchas tardes de mi adolescencia, escribiendo en letras muy pequeñitas en cuadernos que aún tengo, pescando clases, pero siempre escribiendo o en algún rincón de las instalaciones donde iba a reunión, en el suelo, escribiendo. De hecho, me acuerdo que una vez una compañera del colegio llegó toda feliz y me regaló un cuaderno especialmente para que siguiera escribiendo sin parar (Aún lo tengo Nathalie).

Ya llevo varios años escribiendo para distintos blogs, revistas y demases y recién ahora surgió la necesidad de parir un libro ¿Para qué? Para marcar, para dar a conocer lo que yo quiero escribir y no necesariamente por lo que me pagan. Porque quiero dar un corte entre lo que ha sido y lo que quiero que siga siendo. Porque me bajó la hueá, porque se me puso entre ceja y ceja.

Mis deseos siempre tienen que ver con mi acción, no es una historia antojadiza y para luego decir “Ay si quería tanto pero no lo hice”. Cuando comenté que quería irme a alguna casa al fin del mundo a terminar este libro, era porque ya se había instalado en mi cabeza y en el cucharón, tratando de atraer hacia mí eso. Justo surgió que unos amigos que viven en el sur necesitaban que alguien alimentara a su gata. Se dió, conectamos y aquí estoy, vino en mano, chalón en las piernas, trabajando en mil cosas como siempre, pero escuchando el sonido del viento y de la lluvia, amaneciendo todos los días mirando el río y todo verde. Enlentecida y enmudecida ( no he hablado con gente real en un rato), para hacer brotar y hacer nacer el famoso “libro” que aún no decide su nombre.

Como dice mi bio de twitter, “Lo que más me gusta es escribir, todo lo demás es una excusa barata”. Hago muchas cosas, crear me vuelve loca y tengo otros tantos amores más-La producción logística es mi segundo amor, por ejemplo-pero sabemos bien que en el fondo, la trampa de todo esto,con proyectos como La Chica de los Mandados, @humitadomicilio , la música, las pegas más diversas,busco finalmente historias. Historias para escribir. Y no hay felicidad más grande que hacer lo que me gusta, y en mi caso, lo que más-más me gusta hacer en la vida, es escribir.

Próximamente tendrán novedades mías, porque como supondrán, tengo la idea, estoy terminando el texto, la ilustradora ya está en campaña, los editores ya están siendo acosados por mis inseguridades de si esto irá a resultar o si la idea estará bien. Pero no tengo ni las lucas ( ¿Y cuando haz necesitado las lucas para hacer algo que se te mete en la cabeza?), ni editorial ( He decidido la loca culia que venía en la micro hacerlo de forma independiente) y pienso hacerlo a través de idea.me , para que los que quieran comprarlo, puedan hacerlo en verde. Pronto, todavía tengo que subir el vídeo y todo eso, cuando tenga todo más o menos listo, se lanzará.

Se vienen novedades. Por mientras estoy gestando “el hijo libro” y quería comentarlo acá, para los que no son mis amigos ni tampoco tienen mucha idea de mi día a día. Gracias a los chiquillos que me pasaron su casa, a los que están colaborando, a los que trabajan para que yo pueda trabajar en otros lados del mapa ( Grande equipo de La chica @delosmandados y de la productora!!!). A los que me inspiran y a los que están ahí, escondidos en sus avatares, que también me ayudan a que esto sea real. Esperemos que más temprano que tarde ( ya tengo fecha mental, vaya a saber uno si pueda lograrlo), pueda parir.

Abrazos, besos y vientecito rico de este que corre acá y que me revuelve el pelo

Mapapo

Challa y Color

Challa y Color
Carnaval de San Antonio de Padua
Santiago de Chile-10 y 11 de octubre de 2008
Por María Paz Castillo C.

Es como ir un lunes a un cine picao a cine-arte y ver una película volá de algún director del medio oriente, o de Europa del Este pero con matices altiplánicos. O juntar un poquito de carnavales latinoamericanos como Oruro, Río, La Tirana y darle un toque santiaguino medio chorizo. Color, challa y mezcla en el sur del centro de nuestra capital. Caporales y are krishna, figurines y saxofonistas, bailarinas altiplánicas y de samba , zanquistas y batuqueros, murga ururguaya y vedettes hacen una buena cazuela exótica pero chilensis.
El brillo de los trajes y zapatos, los flashes nos cantan una fiesta poco común y bastante desconocida…¿Sabía usted que por 16 años hay un carnaval en Santiago? Y sí, aunque usted no lo crea, nace en una Iglesia del centro-sur de la capital, a escasas cuadras de Franklin. La conversación de algún curita europeo que comenta de carnavales de por allá y la locura de los organizadores que le han honor al “upa? chalupa!“cuando se amarran solitos: Hagámoslo, poh! Y así nace esta locura, (porque para hacer arte siempre hay que estar un poco loco…¿No?)

Rara la mezcla., pero pucha que estuvo lindo. Durante los dos días, viernes y sábado, la efervescencia se sentía en el aire, al igual que la buena onda, la alegría sana de la música, el baile, los colores. El viernes el escenario se llenó de cuecas, música andina. Bandoneón y murga venida desde Uruguay, esta última con sus cantos, siempre con temáticas agudas, con una directa crítica social y mucho humor, mensajes sacados de la realidad misma ( aparte hay que decirlo, una voces increíbles), terminando con la presentación de las respectivas reinas y el show de los dueños de casa. Pero el sábado es cuando la cosa se pone carnavalera total.
Me gusta ver los ojitos brillantes de los vecinos del barrio Ñuble y de ya varios conocidos personajes que nos vemos en todas estas celebraciones de música y color . Se mezclan los sonidos de la Chin chin, Ayllu, Inti T´alla, Catanga, Pitamba, Apa, Gente de murga, y de otras tantas agrupaciones que se mueven y decoran la tarde; se entrecruzan los sonidos de bronces y tambores. La gente baila, mira, se rie, aplaude. Los figurines van interactuando con los niños que se acercan, con sus máscaras (notables los perros de la Chin chin).La nota prendida la ponen los hare hare, que aunque más de alguien podría haber dicho que estaban fuera de contexto, ná que ver, mentira, saltan alegres,la gente se entusiasma y encienden el final de la columna: es imposible quedarse quieto. A penas termina de pasar el desfile frente al escenario que está en Carmen, nos damos la vuelta pa volver a mirarlo, y volver a bailar y sacar fotos.

Terminamos frente a la Iglesia donde se despide el carnaval. Se va notando también la escuela, cuando a la gente que viene del norte vienen como si recién hubiesen partido, como si las horas de saltar y bailar no les hubiesen hecho ni cosquillas. La calle está llena de challa, los niños miran y corren a hacer montoncitos para tirarla a los grupos que agotan sus últimas energías. Y los hare hare, siguen con sus campanitas y tambores, mientras ya nos avisan que nos corramos hacia la vereda, porque se abrió nuevamente el paso a vehículos. Como todo carnaval, al apagarse las luces de la última comparsa, ya están pensando en cómo se podrá mejorar y qué tema será el que adornará la ciudad el próximo año.

Glosario:

Ná que ver : expresión que indica cuando algo está fuera de contexto. Ej. Están hablando del partido de hoy? Ná que ver, poh!, estamos hablando del partido de Francia.
Upa? Chalupa: Expresión que habla de proponer algo y recibir aceptación. Ej. Oye Daniel ¿si vamos a Bellavista tú decís upa?
Picado a (pica´o a): que tiene tendencia a, cree ser como, se parece a… Ej. Y el Javier? Ah, él es como picao a choro
Choro: 1.agresivo, violento, prepotente,2.delincuente,.3. bueno, interesante, cool
Chorizo: lo mismo que choro en 1. y 2, pero más atenuado, que tiene algunas características del choro
Curita: Abreviación de cura, sacerdote católico.
Po´h: Expresión sin significado, muletilla muy utilizada al final de las frases que algunas veces tiene un sentido de reclamo o provocación .Ej: Ya, poh! Levántate!
Ni cosquillas: En referencia a algo que no inmutó ni cambió. Ej. Y sentiste el temblor? No, para nada, no me hizo ni cosquillas

*** Escrito  para Revolver Magazine y puedes encontrar el artículo original y traducido aquí

¿Les conté que me llevan a Córdoba?

Imagen

 

 

Todo lo que partió por un alguna publicación que los Transancumbia iban a Córdoba y yo tanto que me gusta la Argentinidad, terminó resultando en que parto el miércoles con ellos a la provincia del cuarteto.

“¿Llévenme?” terminó siendo un mantra por twitter y facebook y entre broma y broma ayer quedamos de acuerdo. Parto con ellos por unos días, aprovechando de hacer el experimento de ir contando el viaje en el blog, las cosas que suceden, las bandas con las que tocarán, los lugares, las anécdotas. Nada demasiado nuevo pero sí con toda esta cosa de la viralización que me gusta tanto, esto se pone aún más entrete: 13 chiquillos ahi en la flor de la edad tocando cumbia, su primera gira internacional,  sabiendo perfectamente lo que es la calle ( nacieron a partir de tocar en las micros) y Mapapito escribiendo en su tan querida Argentina. Bacán.

Así que por aquí y por allá estaré contando del viaje 😉

:::::::::::::::::::::::::::::::

(Lo triste es que me salió una pega y finalmente no pude asistir a tal invitación. Me dolió, pero pega es pega)