Alé Kumá en Chile

12615259_10153907709523158_1189853288116626863_o (1)

Desde hace rato ya, que le vengo siguiendo la pista a la música de Colombia, especialmente de la costa Caribe: Acá cuento de como terminé conociendo a los gaiteros (de San Jacinto), de como terminé en el festival de la flauta de millo de Morroa, cuando voy a Cartagena y me junto con Nando Coba y su Golpe Seco o en mi instagram hay fotos de ese lindo encuentro entre Paíto y Cotito Medrano ( Perú) , las colaboraciones en la producción del Homenaje al Carnaval de Barranquilla en Santiago, ser asistente y difundir la mayoría de los espectáculos de esta índole etc. Un camino que se une a otros caminos previos, sabrán, lo más lejano al azar.

Pero hay 2 cosas que se cruzan en el camino contantemente de seguir leyendo y escuchando de estos ritmos: Alé Kumá y María Barilla. Lo primero, una banda que tiene uno de los discos que todo Colombialover pareciera escuchar   y casi saber de memoria y de manera obvia: “Cantaoras” de una belleza sin igual. Y por otro lado, María Barilla, el musical, que lo acompaña musicalmente la misma banda.

Hace casi un año, de hecho, yo había decretado un deseo. Hoy se empieza a cumplir 🙂

Alé Kumá

Alé Kumá es una banda que se formó en el 2002, para tocar música tradicional de Colombia, principalmente de, la Costa Atlántica, de las sinuosas orillas de Río Magdalena y de la Costa Pacífico, con toda la riqueza que eso conlleva. En esta ocasión visitan Chile para representar a Colombia en la competencia folclórica del Festival de Viña del Mar con la canción por el “Norte y por el sur”, que puedes escuchar aquí.

Músicos de gran trayectoria, como Leonardo, letrista de innumerables canciones que a muchos nos podrían sonar como conocidas. Abelardo que fue el que me explicó en Morroa,  lo que refería a la flauta de millo, Wil Guzmán, tamborero de Totó la Momposina y así.

¿Cómo se gestó que vinieran a Maestra Vida?

Estaba revisando mi twitter, cuando vi un link al Instagram de Alé Kumá. Pinché para asegurarme que los seguía en esa red social y me encuentro con la sorpresa que están seleccionados para representar a Colombia en el Festival de Viña. ¡Vienen a Chile! ¡Hay que puro armar una fecha!

Así fue como me contacté con Leonardo Gómez Jatting, director  y autor de muchas de las canciones de la banda, me contacté con la Paz,productora de Maestra Vida y con alguna gente que pudiese ser parte de esta locura y que apañó desde el día uno ( Grande Clau! y los que se han sumado). Partiendo porque yo quiero ver un espectáculo de esas características y seguir aprendiendo. Así fue como quedó en que tocaran este 17 de febrero, desde las 23:30 ( Hora del concierto 00:30) en Maestra Vida. La entrada vale $5000 y si te inscribes aquí , entras en una lista de $4000 ( hasta las 23:59).

Probablemente se realice un taller de percusión por los mismos músicos de la banda. Si te interesa, deja tus datos para hacerte llegar cuando y donde.

 ¡Qué sigan nuestros pueblos uniéndose! ¡Qué la música sea el mejor camino para la integración latinoamericana!

Anuncios

Santo Domingo. Medellín, Colombia

Nota: Estoy en Medellín, luego de haber participado en el Foro Mundial de la Bicicleta, que se realizó en esta ciudad entre el 26 de febrero al 1 de marzo. Ayer lunes 2 de marzo, se realizó un taller en nombre de Bicipaseos Patrimoniales ( Chile) y en el que colaboré en la producción de este.

IMG_0420

Los días en Medellín han sido intensísimos, llenos de recorridos en bicicleta, reuniones, concentración de información, visitas y aprendizaje. Todo lo que significó que Chile sea sede para el próximo Foro de la Bicicleta, los días previos, etcétera y la verdad, poco tiempo ha quedado para el relax. Sin embargo, ayer sucedió tal vez una de las cosas que más me movieron el corazón:

IMG_0723

En una de las visitas al Parque Biblioteca España , conocido internacionalmente por lo que provocó en la comunidad, conocimos a un par de chicos que, por unas propinas, te contaban la historia del barrio, llamado Santo Domingo Savio; una historia cargada de violencia, donde de sus jóvenes bocas salían palabras como mateadero, traficantes y sicarios, como si estuviesen hablando de algo sencillo. Sin embargo, la construcción de Metro cable, plazas y la misma biblioteca, hicieron mucho más que las armas y hoy, el barrio es bastante distinto. En una de esas visitas, se me ocurrió que podíamos hacer el taller de Rutas Patrimoniales , en esa biblioteca, hablamos con la gente, se gestionó y le comentamos eso a Camilo, uno de nuestros guías.

IMG_0705 IMG_0706

IMG_0707 IMG_0708

Ayer se realizó el taller y 3 de los chicos, que repito, trabajan todos los días haciendo de guías en el barrio, llegaron y participaron, incluso, dibujando tales rutas con un detalle de por donde debíamos ir. Los mismos que nos podrían dar cátedra de lo que hacen día a día, estaban ahí, con sus ojitos brillantes.
Al despedirse Camilo me dice:
“Claro que yo estaba pendiente. Usted dijo que lo harían el lunes y vine y pregunté y por eso vinimos” y “Espero volverla a ver por acá”

taller 3 taller 1 taller 2 taller 4

La experiencia de Medellín y visitar lugares de lujo hecho para la gente que lo necesita, hace pensar la ciudad segregada en la que vivimos. El paralelo entre por ejemplo, la estación San Ramón y la estación Bilbao en Santiago, de la misma época, pero con una clara diferenciación, que da hasta rabia: una ciudad para los pobres y una ciudad para los demás. Amo esa hambre de Colombia de ser algo distinto a lo que fue y poner el ojo y el acento en justamente eso: Crear y re pensar lugares, poniéndole decisión política, trabajo y amor especialmente en los que lo necesitan, al menos en infraestructura.

Claramente los mejores momentos no están ni en fotos ni en vídeo, partiendo porque no era momento ni lugar, pero acá hay algo de lo que se pudo 🙂

IMG_0716

Si me dan a elegir, mi momento favorito de mi viaje hasta ahora es ese y muy ad hoc con lo que se dijo en la presentación para ganar Santiago 2016. Es en la calle, donde pasan las cosas, es en las experiencias donde se puede cambiar el mundo.
La señora que me dijo que este viaje iba a ser muy distinto de lo que yo pensaba, tenía razón: ha sido 1000 veces más.

Agradecimientos: Parque Biblioteca España por las instalaciones, a los asistentes y a los que nos colaboraron con las fotos como Felipe Araos.

Ciudades para todas #FMB4

Distintas agrupaciones ciclistas que ponen su acento en el género femenino, están haciendo una exposición dentro del Foro Mundial de la bicicleta llamada “Ciudades para todas”. Y ahí pueden venir algunos aburridos para decir que “Ah, no querían igualdad”. Sin embargo este objetivo es imposible sin una nivelación- justicia,  y en esa posición, me gusta que hayan organizaciones que permitan esto de nivelar en algo los siglos de minimización. Y a propósito de eso, me encanta el texto que aparece en su invitación.

IMG_0572[1]
MUY MUY borrosa. Pero es tan lindo lo que dice que no me importa

Ciudades para todas, nombre de la ponencia, parte con un panel de varias agrupaciones: Cristina Rojas (Femibici), Yesenia Sumoza (Bicimamis), Patricia Luna (Bicionarias) y Ximena Paltán (Carishina en bici). Se comenta lo que hacen cada una como escuelas, actividades donde a pesar de invitar a varones, quienes llevan la batuta son mujeres.

Una de las cosas que comentan y que me llama la atención, es del concepto de Karishina, nombre de una de las organizaciones participantes: En quechua quiere decir “[que hace las cosas] como hombre” o como dice internet “s. mujer poco apta para las labores domésticas; ociosa; hembra que parece varón; hombruna [Imbabura (runashimi killkay)]”. Claramente, con un tono despectivo, sin embargo se quiere hacer una re-significación de ello. ¿Y si hacemos cosas que la gente cree que son “como de hombre? ¿Qué tanto?

IMG_0573[1]
Una foto muy borrosa pero imprescindible

Y surgen preguntas ¿Cómo explicarle a un hombre que puedes cargar tu bici, parchar una rueda, andar en bici sola? ¿Cómo explicarle a alguien los obstáculos de los que se libera una mujer arriba de una bicicleta?

También se hablan de algunas otras cosas que nos pasan a tod@s como:

Especial #FMB4. Medellín, Colombia Capítulo 0.1: Acá antes del foro

Nota: Como dije en un post anterior, vengo a Medellín al Foro Mundial de la Bicicleta, apoyando al equipo de Bicipaseos Patrimoniales con el área de difusión y aprovechando de aprender y obvio: escribir. Aunque llegué el viernes, recién hoy domingo he podido estar tranquila en mi compu porque necesité un adaptador para la corriente ( Más abajo cuento detalles para que si vienes, no te pase lo mismo, así que haré un reporte resumido de los días pasados).

IMG_0206
Ya le encontré la gracia a viajar acompañada: No todas tus fotos son selfies. Metro Medellín, Colombia. Estación Estadio.


Resumen Día 1

En el camino al aeropuerto, pese a mis contradicciones de traer o no la cleta, me felicito por no haberla traído. Sería lindo, pero habría muerto a la primera curva. El viaje fue larguito, sobre todo porque el día anterior entre despedidas y despedidas, la salsoteca, Mapapo, la salsoteca, entre que tenía que estar a las 4:30 no dormí ni una hueá pero vi una película que me dejó el corazón en la mano: Whiplash, de la que luego escribiré.

IMG_0329
No me pude aguantar. ¿Ha escuchado alguna vez eso? Ná que ver. Whiplash, película que estaban dando en el avión y que se ganó mil Oscarsss

Nuestro hostal está a 1 cuadra de una suerte de Bellavista. Los locales tienen ese qué sé yo, donde nos imagino-a lo BPP estail-compartiendo a altas horas de la madrigada.

Por alguna razón, el secretario porta una pulsera de Maestra Vida
Hablando de locales: Por alguna razón, el secretario en Medellín porta una pulsera de una salsoteca de Santiago. La magia de la televisión, le llaman

Tenemos supermercados, estación de metro y estamos a escasas cuadras de donde será el foro. Caminé por escasas 3 calles y ya he visto 2 ciclovías. Me parece maravilloso. Sin embargo el tránsito es algo alocado, los tiempos de los semáforos escaso, las lomas. Acá en el hostal donde nos quedaremos, hay un karaoke, en el que no me interesaba tanto participar, pero mi nuevo amigo “El Secretario personal” me viene a buscar e insiste en que vamos. Extrañamente están cantando EXACTAMENTE las mismas canciones que cantamos anoche, en la despedida del equipo en Santiago de Chile. Yo creo que vamos a causar sensación, al menos en esto.

IMG_0212
Disponerse a conocer una ciudad, disponerse al goce. Sector Envigado. Medellín, Colombia

Resumen día 2

Nos juntamos con los Indepecleta ( Marcelo y Lore), Mona, la muralista que está en plena actividad y con Milenka, una de las productoras del Foro, en el mural que se está haciendo frente al cementerio en la zona de Envigado.

IMG_0215
Murales en la ruta. Envigado, Medellín. Colombia
IMG_0214
El famoso mural, en proceso Envigado, Medellín. Colombia

Aunque el calor nos mata un poco, colaboramos un rato con pintar algunas zonas rojas y algunos detalles. Pero es nuestro primer día de a de veras acá, no estamos muy acostumbrad@s, así que luego de almorzar pescado, arroz con Coco y patacón, nos vamos a casa de Mile subiendo la loma de Envigado ( Acá hay muchas lomas y todo está en general en subida o en bajada) lentos, comiendo todo lo que encontremos al paso ( este airecito da mucha hambre y sed, fíjese).

  • IMG_0213Nos pillamos también por ahí con un circuito para el aprendizaje de las reglas del tránsito para niños, me acuerdo de lo feliz que estaría Claudio de ver algo como esto.
    IMG_0222 IMG_0223

    Nos echamos un rato, cocinamos, comemos, conversamos.

    IMG_0227
    Después de un merecido masaje ¡Su siesta! Casa de la Mile, Envigado. Medellín, Colombia

    Nos vamos a un bar del sector, recorremos las calles, sentimos la bulla que nos llama mucho la atención. Estamos un rato en un bar, nos devolvemos a nuestros hostales respectivos. Quedamos de acuerdo para tomar desayuno al día siguiente.

    El hostal, muy torre de babel fíjate. Ayer conversé con gente de muy distintos países como Turquia, Grecia, India, etcétera. La gente es muy amable, no opinan a menos que yo me de cuenta. Como vieja jubilada, me sigo levantando entre 7:30 y 8:30, por lo que nunca me topo a nadie en el baño.

    Traigan adaptador para celular y compus si es que van a usar, con 3 patitas redondas el cóncavo y de 2 patas planas para el convexo. Osea: En Chile usamos el de 2 o 3 patas redondas en línea. Acá usan el de 2 patas planas paralelas. Fue difícil encontrar uno, acá en el Homecenter ( muy shileno todo) pude pillar un universal, pero he perdido de escribir 3 días.

Resumen día 3

Nos reunimos con los Indepecleta, como acordamos en mi hostal. Tomamos desayuno y nuestro primer objetivo del día es visitar el Metro Cable. El Metro cable en Medellín es parte del sistema integrado de transporte público, que se adosa al sistema de metro, metroplus, bicicletas y otros de la ciudad. Sabemos algunas cosas: El sistema ha puesto un ojo en la integración y no solo son estaciones: También hay bibliotecas y algo que nos llama mucho la atención: canchas de fútbol, explanadas donde los niños pueden jugar y patinar, donde se desarrolla el comercio, donde hay estaciones de bicicletas públicas, aparcaderos ( estacionamiento) para bicicletas y hasta baños públicos.

IMG_0209
La extensión de los pasillos del Metro, me recuerdan las estaciones La Granja, San Ramón, Santa Rosa del Metro en Santiago, línea 4A. #OKNOT

La envergadura de las estaciones ( mucho más anchas y bonitas que las de Santiago) y sobre todo, lo bonitas que son, son un tema recurrente. Sacamos fotos, nos maravillamos por la forma que tienen de integrar la ciudad y como un sistema público es pensado no sólamente para algunos. Otra de las cosas interesantes es que el Metro cable no está en sectores acomodados, sino al contrario: está en zonas que son carenciadas y solucionan horas de recorrido en minutos.

:D Metro de Medellín
😀
Metro de Medellín

IMG_0371 IMG_0372 IMG_0373 IMG_0374 IMG_0376 IMG_0377 IMG_0378 IMG_0379 IMG_0380 IMG_0381 IMG_0382 IMG_0384 IMG_0386 IMG_0387  IMG_0389

Fuimos a ambos metrocables , visitamos el parque Arvi. Pero lo mejor fue la vuelta: Mientras hacíamos combinación entre la parte del Metro cable que va hacia el parque, dijimos ¿Por qué no bajamos una parte a pie? La propuesta no era del todo fácil: cerro abajo, en una suerte de Valpo café ( debido al color de los ladrillos a la vista y una modesta autoconstrucción), la cosa no era tan práctica.  Sin embargo esa cuadra que anduvimos, repleta de gente, fue un shock a nuestro paseo oficializado e institucionalizado por la formalidad del transporte. Se veía a lo lejos que el sector era medio complicado, pero las ganas y la vista nocturna de Medellín caminando a pie, lo necesitaba. Ya había oscurecido.

WP_003759
El MetroCable, yo, la brilladera

Nos sacamos una foto con la vista de atrás, mientras un montón de niños se nos colaron en la foto. Dos de ellos mismos, de tal vez no más de 10 años, se acercaron y nos dijeron ¿Quieren que les contemos la historia del Barrio? Díganme ¿Quién se podría ( bueno, mucha gente, pero no yo)resistir a esa invitación? Aunque dudosos los escuchamos. Un speach aprendido de cuánto había costado en dólares y pesos colombianos la contrucción, de quién era el arquitecto a cargo, sus orígenes familiares y como entre el 92´y el 2002 allá se había sentido la violencia, pero que ya no, nos hizo sacar algunas monedas y quedar felices, pero queríamos más, al menos ir hasta la próxima estación a pie.

WP_003781
El comienzo de la felicidad del día. Entre las estaciones Santo Domingo Savio y Estación Popular. Línea K. Metro Cable, Medellín

Nos acercamos a un guardia de la biblioteca ( hoy tapada pues caían-según lo que nos indicaron los mismos chicos- porque caían escombros) que llamó a unos chicos que andaban por ahí, para que nos escoltaran-guiaran. Aunque con un poco de miedo, nos fuimos con ellos cerro abajo, serpenteando entre el camino-una interminable escalera-y rutas que se veían entre el pasto y la maleza, donde a ratos y como comentamos después, nos dió más miedo de que nos pasara algo. Pero no, no nos pasó nada. Conversamos con los chicos, sobre qué es lo que querían hacer, como se movían por ahí y si existía la posibilidad de repetir esa ruta, pero con el resto de amigos que están por llegar. Nos despedimos y nos subimos a la siguiente estación, pues ya era suficiente para el día de hoy. Lo que comentamos después, es esa sensación de que recién había llegado a Medellín: ese tipo de cosas, era lo que me/nos hacía vibrar. Por supuesto, este buen momento, como todos los mejores momentos de nuestra vida, NO FUE REGISTRADO. Nos devolvemos comentando la experiencia, nos vamos felices y cansados de vuelta 🙂

WP_003786
La vuelta en metro 🙂

Mañana llega el equipo masculino de BPP ( Pablo, Nicolás y Mathias), ya empiezan a llegar pronto los de otras agrupaciones ciclistas chilenas ( MFC, Pedalea por la Calle, Muévete Santiago, etcétera), el miércoles llega más del contingente femenino de BPP ( Tati y Feña) por lo que seguramente se armará un buen lote no sólo para lo obvio como pasar revista de lo que ha sido, de lo que será y de lo que puede ser en relación a la bicicleta: gente que está dispuesta a hacer redes con otros que están en la misma y quien sabe, transformar en algo sus comunidades locales, con el airecito húmedo de lo que está ocurriendo y por ocurrir en Medellín.

Agradecimientos especiales:

Al “Secretario Personal” por las fotos de los primeros días y a la Singularia, por las de ayer y hoy 🙂

IMG_0208
[Nos vemos más lindos <3]
Bonus Track:

Algo muy elegante

WP_003787
Tetra Pack de Ron de 250 ml. Eso

 

Especial Foro Mundial de la Bicicleta. Medellín, Colombia Capítulo 0: Los preparativos

Nota: Hay un Foro Mundial de la Bicicleta en Medellín, Colombia desde el 26 de Febrero al 1 de marzo de 2015, osea en escasos 19 días más en el cual participaré junto a un montón de personas más. Acá iré relatando mi experiencia.

foro 2

La idea

Haciendo un resumen, mi idea en principio ir a Barranquilla, Colombia para reunirme con la gente del Carnaval ( a propósito de mi participación en la producción de eventos como el Homenaje al Carnaval de Bquilla y Salsa a la primavera en Santiago) para luego pasarme al Foro Mundial de la Bicicleta en Medellín, donde la gente de Bicipaseos estaría exponiendo. Sin embargo, las premuras y los tiempos fueron distintos. Se descartó la idea de Bquilla para esta fecha y quedó Medellín ahí, mirándome con los ojos abiertos y el vientecito-otro vientecito distinto al de pedalear en Santiago- en la cara. Se alinearon los planetas ( por mi parte hice una mega campaña donde a punta de @humitadomicilio y cachando las ofertas pude hacerla) y ya tengo mis pasajes en la mano :). Además del foro, donde me interesa estar atenta a las redes latinoamericanas que podamos gestionar para Bicipaseos,  apoyar el trabajo de los compañeros con el taller, y hacer de esta experiencia una esponja de conocimiento respecto a temas como el transporte, la movilidad, las comunidades y organizaciones en general, me interesan más cosas de Colombia y del viaje. Probablemente también visite algunos lugares (San Juan de Urabá, Ovejas, Mompox, Cali, Caldas, Bogotá o qué) y que sea finalmente la música la que me haga el resto de la ruta. O como dice un amigo fluir como el agua y dejar que el viaje sea el que me guíe, no teniendo más que metas que alcanzar, sin demasiadas rutas ultradefinidas. Pero sobre todo, y como suelo repetir: el viaje es personal. Y ahí es donde me quiero sumergir y aprovechar al máximo este respiro.

mapapo

Ando hace como 7 años en bicicleta de manera activa y hace como 5 de manera casi exclusiva para transportarme a todos lados y hace 3 o 4 súper activamente para trabajar en y con ella. Desde hace un rato que he ido conociendo a la gente que participa en bicipaseos y a pesar que dije que me acomodaba más ser “amiga de” que participar, hace unos 4-5 meses meses que soy parte también. A ellos los acuso de lo bien que lo he pasado en ese tiempo (incluyendo los kilos y litros que ello significa), de la práctica comunitaria de andar en bici  (desde no caerme cuando se va en masa, ajustarse a los tiempos, amarrar varias cletas, carretar relacionarse con otras organizaciones y entidades afines) y de aprender muchísimo, en esta suerte de constante devenir de mensajes de whatsapp  conceptos,tweets,  documentos y discusión sobre como debería ser la ciudad, qué es lo que nos gusta y qué es lo que podríamos ( ojo con el plural inclusivo lleno de compromiso) mejorar.

La delegación de Bicipaseos

10668944_10152768901819721_244212790739267920_o

Vamos 6 personas: Pablo, Nicolás, Mathías, Tatiana, Fernanda y yo (Aquí en la foto salimos todos exceptuando Nico). Probablemente ( y no quiero con esto desmerecer el aporte del resto que se queda acá en Santiago)la selección justamente también obedece a los más prendidos o como le llamamos acá “Pasto seco”. Vamos con nuestras bicicletas (era que no) y de la organización (Bicipaseos) se dictará un taller llamado “Taller de rutas ciudadanas y patrimoniales” el sábado 28 de febrero, entre las 14:00 y las 16:00 hrs. en el espacio Taller Interactivo Plaza Mayor donde la idea es traspasar la experiencia de las rutas, el como se realiza, etcétera.

Probablemente nos sacaremos muchas fotos, nos haremos amig@s de un montón de gente que está con esta misma idea de incluir a la bicicleta en las políticas públicas y en la conciencia ciudadana y trataremos de andar lo más posible por Medellín tanto en bici como en sus joyitas de transporte como el metrocable o Transmilenio. Probablemente también iremos a bailar, a comer y a compartir como acostumbramos. Porque me quedo con esta fracesita que repetimos siempre casi como lema de Bicipseos: “La idea es que lo pasemos bien”

bicipaseooo

Además con Fernanda  ( María Fe o Fe para los amig@s) tenemos un plan: Transmitir nuestro súper programa #mariacleta desde allá, Colombia, al mundo entero. Ya hemos hablado con una de las productoras del evento y una de las misiones llegando es checkear lugar, factibilidad, etcétera. Sentimos que es un tremendo paso en nuestro proyecto y que por fin podremos tener algo más que 20 suscriptores en Youtube (puedes aprovechar desde ya de suscribirse, ah?)

DSCN0505

Todavía por acá estamos organizando actividades para reunir dinero como La ruta del sandwich, (atent@ si no alcanzaste a participar, dicen que se viene otra) La ruta del amorSSS;  mirando mapas, pensando rutas.

Por mi parte,  ansiosa y feliz, pensando en la venta de bodega que me falta por hacer para completar las $ para moverme;  en preferir llevar pocas cosas y traerme hartas experiencias para escribir. Pensando como será el show de desarmar la bici (Nota mental, empezar desde ya a pedir ayuda sobre como hacerlo yo misma) y llevármela. Si será mejor llevar una alforja y una pequeña mochila con lo mínimo, si será muy difícil transportarse desde el aeropuerto al hostal en bici ( y sobre todo ver exactamente como lo haré para armarla) o es mejor tomar un transfer o algo así. Si irse directamente el día que llegue a la costa o irse a buscar los instrumentos que ando buscando. Como diría el gingle de Simón Bolívar “Tantas preguntas en tu mente” ( apuesto que si te sabes la canción empezarás a tararear y tendrás que cantar la canción completa). Pero ya, se viene el viaje. Vamos que se puede!!!

Cartagena

Como comenté en algunos posts anteriores, viajé a Colombia gracias a un trabajo que me salió como blogger para una empresa de turismo colombiana. Luego de dictar un par de talleres, retrasé mi viaje aún no sabiendo donde iba a parar y me fui por unos días a la costa.

Imagen
En Boca Grande, Cartagena, leyendo el libro “Totó Nuestra diva descalza”

Tenía algo claro: No quería recorrer lugares tan turísticos, mi meta estaba en conocer -en sus propias tierras- algo de música, aunque debo reconocer que la ideas de conocer el caribe colombiano y la playa aunque fuera un par de días, me parecía lo mínimo que debía hacer si andaba por allá.Sistemáticamente, dije que no iría a Cartagena, que prefería irme por ciudades al interior del  Magdalena .

Imagen
Guardián de la bahía versión cartagenera. Yo, muy enojada

Fue así como recorrí Ciénaga, Santa Marta, Barranquilla, y Morroa, donde en este último viví el Festipito, un festival tradicional que me dejaba feliz aprendiendo un montón.

Imagen
Uno de las “ventanas” que hay en las murallas de la ciudad

De ahi, no tenía muy claro donde quería ir. Estaba como opción ir a San Jacinto o a Ovejas, ambos lugares muy importantes para el folcklor de la costa, pero no tenía mayores referencias de a donde llegar, con quién hablar, etc. Me pareció que debía ir alguna otra vez, exclusivamente allá, a los festivales de gaitas. Pero mientras pensaba para donde partía ( mientras iba en el bus, claro, tan pauteada que salí), surgió la idea de ir a Cartagena con la gente que había conocido en el Festival. Y bueno pensé, de ahi veo para donde parto, pues igualmente debía devolverme a Bucaramanga, hacia el lado oriente del país a tomar mi vuelo a Chile.

Imagen
Y qué pasa con la quemá de pancora?
Puente de los Pegasos, Cartagena

Llegando a Cartagena, una de las chicas, indicó que había ido un par de veces a un hostal en Getsemaní ( próximo a la ciudad amurallada) y que era barato. Visitamos y recorrimos varios hostales preguntando, pero en ese que nos quedamos, era el más piola, el más barato dentro de las comodidades que tenía, limpio y la señora prometía hacernos un precio por estar las 3 en una habitación para 2.

Imagen
Vaya y regatee a la dueña. Es re buena onda, pero le dará color. Siempre te preguntará si vienes sola y antes de contestar,  te da el valor por si viene un “acompañante” sin pudor.

Lo primero que me impactó llegando allá ( y era mi impresión previa también) que el contraste iba a ser mucho. Cuando tomamos el bus desde el terminal camino a la playa, recorríamos una ciudad atestada de gente, bulliciosa y más bien pobre, mientras nos íbamos acercando a la ciudad amurallada, todo parecía cambiar, adaptado para los turistas. Y ahi fue donde me mantuve, en la parte cómoda de la moneda, aunque sin dejar de pensar todo el tiempo que esa no era toda la Cartagena que quería conocer. Sería bueno poder volver y conocer esa otra, la que no se muestra a simple vista. Lo otro, fue que el tema colonialismo está súper fuerte en lo cotidiano, en como se habla de la construcción de un país, La esclavitud, la influencia negra, el resentimiento por razas completas que aniquilaron, es un tema patente pues toda la ciudad fue contruída, tanto física como culturalmente de esa manera: las casas coloniales, la plaza donde vendían a los esclavos, la música africana, los tambores y un largo etcétera.

cartagena 10
Mirada hacia Boca Grande
Imagen
Plaza de la Aduana

Luego de dejar nuestras cosas en el hostal, fuimos a comprar algo para comer. La verdad es que todos los que habían hablado de lo maravilloso de sus calles se quedaron cortos. La ciudad amurallada resulta ser una especie de ciudadela donde puedes encontrar de todo y esto está protegido con murallas, fuertes, cañones que eran utilizados para protegerse de los piratas. Con construcciones coloniales realmente maravillosas y muy bien restauradas, pareciera que uno estuviese en los años 1800. Por las calles se pueden ver carruajes, grupos de danza que ocupan vestuario típico de distintas zonas del país y por supuesto, tal como lo indicó mi amigo colombiano ” Si te quedas sin plata, puedes hacer artesanía”. Porque una de las cosas más lindas que tiene la ciudad es la cantidad de artesanos en sus calles, de las más variadas nacionalidades y con trabajos maravillosos.

Imagen
La misma plaza de arriba

Según yo, el viaje es personal. Siempre. Desde la intimidad de las decisiones, por mucho que vaya en grupo, cada uno viaja solo. Es así como en esa conciencia, no me complicaba mucho la decisión si quedarse ahi o partir a una isla cercana o quedarme sola en una ciudad desconocida. Por lo que en vista de mis recursos monetarios y de tiempo, y siendo mi primera vez ahi, decidí quedarme

Al día siguiente mientras las chiquillas partieron  al día siguiente a Barú, una isla paradisiaca muy cercana a Cartagena, yo arreglé con la señora para que me dejara la misma habitación privada más barata y eso permitiría unos diitas sola, con el vestilador a todo lo que daba, escribiendo como que se fuera a acabar el mundo. Creo que es la primera vez en mi vida que me permito un poco más de soltura con los gastos, por estar unos días cómoda. Si total, igual estaba trabajando.

Obviamente, mientras salía a recorrer, me pasaron cosas:

  • Entrar a una salsoteca. O a varias: Iba caminando por la plaza de la Aduana, cuando escuché salsa. Miro y a mi derecha mirando el mar me encuentro con un lugarcito con un airecito a Maestra Vida en pleno Caribe y obvio que no pude dejar de entrar. Y de volver. No me pude aguantar pedir un ron viejo de Caldas, no me pude aguantar de bailar, no me pude aguantar de bailar hasta que me cansé. No pude dejar de sacarme una foto con el dueño-a lo estrella como las que tapizan las paredes-conversar con la gente que trabaja ahi, que todos al día siguiente me ubicaran y me vendieran “lo mismo de ayer?”. Ahi pude también vivir en carne propia el “Toma lo que quieras, que yo pago” a viva voz de mi compañero de baile o esa cosa de “Baila también, donde aprendió, debe bailar con mi primo, y con mi hermano y blá”. Hay otros tantos comentarios que no puedo reproducir, pero puedo decir que el colombiano costeño cuando quiere seducir, te puede decir cosas mirandote a los ojos y sin ni un pudor, cosas que te hacen sonrojar en tiempo record. Recorrí un par más, pero no tenían la misma onda que el tradicional “Donde Fidel”. Si puede vaya, se sienta en la barra y disfrute de la música y de la gente que hay ahi y mándele saludos a los meseros de parte de la chilena de los vestidos y el baile intenso a pata pelá.
  • donde
    ¿Dónde?
  • Imagen
    El mismísimo dueño de “Donde Fidel”
    cartagena 14
    …así como los de acá
    1422430_10151974988183158_15766239_n
    Y bueno, no todo es ron y piscolas y menos con este calor.

  • Libros: Como una drogadicta,el último día cuando me quedaba sólo la plata de los pasajes, me sobrepasé con los gastos y me quedé con la mitad de la plata para viajar  exclusivamente porque entre mis paseos, me topé con libros de recetas y otros de música tradicional. Los libros son para siempre y el regateo a la hora de viajar espero que también.977043_10151704972888158_565476551_o
  • Hacerme amiga de algún artesano: gracias a la vida que nos da momentos únicos como conversar en la mitad de cualquier lugar, con personas que probablemente no te volverás a encontrar y que tampoco buscas contacto. Gente con la que te pusiste a hablar, analizas tu vida, tu camino, el de otros y sacas reflexiones para la vida. Cuando me ví angustiadita por el tema de qué hacer el último día sin plata y teniendo que viajar a la mierda, fue bueno escuchar recomendaciones, consejos y sobre todo la experiencia de otros que han viajado más que tú. Vale amigo español por la conversa!
  • Visitar a Nando Coba y su Golpe Seco: Cuando dije que iría a Colombia, Panchote Bascur altiro me dijo ” Te contacto con Nando Coba”. Médico y músico, compositor de muchas canciones entre ellas una de Mákina Kandela. Nos pusimos de acuerdo y me invitó a verlos tocar a la orilla de las murallas. Qué hueá más linda.

Notas al cierre: El “viaje”

viaje

Cartagena es una ciudad maravillosa, aunque alto, debo declarar algo: Me mantuve en ese viaje interno, donde la protagonista no fue la playa, las calles empedradas, las paredes de la ciudad amurallada, si no el viaje que hice para dentro. Tanto es así ( ahora pueden apedrearme) de 5 días sólo estuve 2 en la playa misma. Me dediqué a pensar mucho, a dormir, a escribir con el ventilador a todo lo que daba y salir por las noches a recorrer en shorcito y bikini por las callecitas. La ciudad es maravillosa, la ciudad amurallada, la playa es de otro planeta, pero lo más lindo fue todo lo que vivi interiormente ahi. Me fui en las mansas conclusiones, que todavía me están haciendo eco.

Cartagena 9
Leyenda en una de las largas murallas de la “Ciudad amurallada”

Espero poder volver, pero por mientras los destinos más probables son Lima, Barranquilla, Córdoba. Aunque claro, conmigo jamás se sabe.

Festipito, Morroa-Sucre (Colombia)

Nota: Mi amor a la cumbia y a la música en vivo llegó a niveles aberrantes, tanto  que me hizo atravesar un montón de ciudades,departamentos, mamarme muchas muchas horas en buses de mierda, dándome una vueltas absurdas, para pegarme un piquero en aprender algo más de ese ritmo (algo más que bailar frenéticamente cantando alguna canción favorita, digamos), en el país de cumbia: Colombia. Aprovechando que andaba por acá trabajando, me escapé y terminé en Morroa, Sucre bailando a pata pelada hasta que no dí más. Y además de pasarlo a toda raja, aprendí. Aprendí caleta. 

Primero ¿Festipito? ¿Pito de millo? ¿Aló? ( ¡Gracias por la explicación Abelardo Jiménez!)

El festipito o Festival del Pito atravesao se realiza hace 25 años en Morroa, departamento de Sucre en Colombia. El pueblo donde se realiza el festival es conocido por 2 cosas: Las mejores hamacas del mundo y el pito de millo, que le da nombre al festival. Yo había escuchado algo de este instrumento como que un amigo estaba investigando del tema para tocar, pero fuero de eso y de alguna foto y de escuchar canciones donde claramente no se utilizaban gaitas-pero algo por el estilo había-nada más.

El pito de millo es una especie de flauta de un material similar a la caña, también llamada sorgo, que es un cereal con el que tostado se hacen unos dulces en Palenque llamados alegría ( uy, que rico que unos dulces se llamen alegría <3). Actualmente se utiliza otro material llamado carrizo, que le da más volumen, resistencia, etc.  Son sólo 4 orificios más  cortes  que le hacen la lengueta que soplándola, al vibrar saca un sonido agudo que con la experticia del millero ( como se le llama al que toca) se van escuchando melodías que se usan en la puya, el fandango, la cumbia y otros. Con un cordón amarrado algunas veces, le sacan más volumen.

El millo se toca en esta zona como en otras muy muy cercanas se reemplaza por  gaitas ( macho y hembra) cortas o largas acompañada de  maracas, llamador, alegre, tambora ( acabo de descubrir que la tambora es “muy” nueva y que es considerada dentro de los instrumentos utilizados en la categoría ( de concursos por ejemplo)de proyección y no tradicional-tradicional por lo que cuando se toca tradicional, no se utiliza) y en algunos casos guache.

La idea de ir

Esta  historia de amor con estos ritmos viene de hace tiempo:  me enamoré de la cumbia tal vez hace unos 6 años, cuando tenía el programa de radio en la Uniacc y empecé a asistir a muchas tocatas,incluyendo invitaciones para encontrarse en una rueda con grandes del género como los Gaiteros de San Jacinto o ir a los conciertos de Petrona Martínez y Totó la Momposina. También porque empecé a juntarme con gente que le gustaban o tocaban esos ritmos. Di una batalla en la radio durante todo el tiempo que el programa estuvo al aire, porque me dejaran colocar música en español, más aún si era cumbia ( o lo que nosotros conocemos como tal).

Me costó encontrar algo: los sitios webs en general acá sufren de estar desactualizados y a lo sumo encontraba ciertos datos de años pasados, pero nada muy concreto. Luego de ponerme a escuchar música de Martina Camargo ( que me aclaró que lo que ella toca es Aires de Tambora, otro de los tantos ritmos del caribe) y revisar sus redes, me encontré con que el año pasado estuvo en el festival de Pito atravesado  ( Ojo argentinos, no me refiero a lo que están pensando y se están sonriendo. NO). Y me salía que el festival iba, en otros me aparecía un comunicado que lo habían aplazado porque  habían unos conflictos políticos. Incluso pensé no ir. Y aunque me quedaba a trasmano de donde estaba, jamás iba a ser tan lejos como de Chile hasta allá.

Me había quedado ahi, a la deriva sin saber qué hacer así que me fui al terminal y compré el pasaje al primer lugar de la  costa atlántica por mientras sabía qué hacer. Y preguntando, preguntando a los días me embarqué hacia el lejano ( en ese momento) Morroa. ¿Morroa? ¡¿Dónde queda eso?! No existe, estás equivocada. ( Frase favorita de los puestos de información) Me había costado un montón encontrar información en internet y ahora en el terminal me decían que no existía. ¡Pero si yo lo busqué por internet! Y me miraban con cara de pobre hueoncita quizás qué vió . Y yo insistía porque una señora cuando estaba esperando un taxi además me había dicho que era de allá, por lo tanto si existía.Y bueno, alguien por ahi me dijo que seguro que para ese lado había que llegar a Barranquilla y de ahi tomar otro bus, otros buses, como 3 transbordos más para llegar. Si es que llegaba.

¿Y tú etás sola? ¿De Chile? POR QUÉEEE?

 Y es difícil entender para muchos ( casi para todos en realidad) por qué mierda estoy yo sola, metida en un pueblo que no se llega fácilmente, que no soy músico, no soy pareja de músico, sólo para disfrutar de la música y aprender. Y continuamente debo explicar que la cumbia, que en Chile es muy importante en la cultura a tal nivel que en nuestras fiestas patrias la escuchamos. Al nivel de saberse un montón de canciones tradicionales del folcklor y no porque me guste solamente: cualquier chileno que va a un matrimonio promedio al año, se las sabría. Otra cosa que debo explicar por qué una mujer anda sola viajando. En realidad es dificil entender por qué no estoy acompañada o de mi novio/marido de un grupo o de amigas. Por ahi voy entendiendo un machismo que no había visto así hasta ahora. Si la liberación, la ropa, la sensualidad, pero mucho más tradicionales que en Chile en conceptos fundamentales. Me comentan que hace un par de años vinieron unas chilenas, las Cumbiamé y que se acuerdan de ellas hasta ahora.

No todo es bailar a pata pelada

Y bueno, a rato siento que estoy sola, en un pueblo en carnaval y que no tiene ni un sentido trascendental además de pasarlo la raja. Saco fotos, grabo vídeos pero ¿Como aprendo? ¿Como me relaciono? En un momento me pongo a conversar con Axel y su grupo Son pal Pueblo, que desde el principio había destacado por estar al fondo del gimnasio donde llegaban los grupos que venían del desfile a presentarse. Y Axel me empieza a contar muchas cosas de la música: las diferencias entre el porro, el fandango, la puya. Cómo se tocan distinto en distintas departamentos incluso, en ciudades muy cercanas. Como es que el mismo ritmo lo tocan con distintos instrumentos como el millo, las gaitas, acordeón o platillos y clarinete. Como es que suenan las tamboras tocadas acá o allá donde viven ellos cerca de Barranquilla. Y ahi encuentro el sentido de esta parte del viaje: aprender. Y como soy una maldita nerd, me encanta aprender así que le voy preguntando y él y los chicos me van explicando. Además, andan con Jesús, un chico que participó concursando en el festival con el que bailamos y me va corrigiendo mi fandango y mi porro cansador. Me voy feliz a una hora indeterminada luego de haber bailado hasta el cansancio, con la promesa de volver al día siguiente al ( cáchate el nombre pa que te hagai una idea) Festival de la Pernicia.

Pernicia po loco

Cuando logro levantarme y tomar la moto hacia Morroa ( Me estoy quedando en Corozal) llego a lo que sería un after festival, donde músicos, bailarines y los prendidos de siempre, comen y beben. Y obvio, siguen tocando.

Y ahi se me vino de golpe lo de la alegría y la fiesta en Colombia. La institucionalidad de la fiesta terminó, pero el mambo sigue. La gente sale de sus casas y todo no se concentra en un lugar ( la calle de lo locos, donde se está cocinando y tocando) si no que emerge en distintos lugares de la ciudad. Todo el día. Onda que se apaga en un lugar y nace en otro, en OTROS lugares. También obviamente recibimos el bautizo del que oficia la fiesta ( un hombre disfrazado de sacerdote con una rama haciendo las veces de rociador de “agua ardiente”), el agua de la gente que tira para apaciguar el calor y el sudor. El aguardiente y el ron corren y corren en pequeños vasitos donde todos perdemos la cuenta de cuantos.

Nos hacemos amigas con una española, Luna, que lleva viajando años así y me invita a quedarme en un colegio donde se están quedando algunos de los que van al festival. Así que voy en algún momento a buscar mis cosas y las traigo a ese lugar. La rumba sigue, sigue luego de que mis hawaianas se rompieran hace rato y ando a pie pelado por todos lados ( oye tú, eres una más, eres de aquí, andas descalza como si fueras de aquí!). Los viejos que preguntan si una está soltera y que por qué no te casas con ellos y los llevas para Chile. Y te lo repiten y repiten , surfeando en aguardiente. Y yo, mechita corta con curaos jotes me pongo algo violenta y le ofrezco un comboenlhocico, pero bueno, me sacan de ahi bailando para que se me pase. No le pare bola, no le pare bola, no le pare bola.

Con las chicas que he conocido nos vamos finalmente a una rueda en un local donde se siente la rueda de gaitas ( que no he escuchado en todo el festival, porque se utiliza el pito de millo en vez) y ahi recibo otra clase magistral.

Y la experiencia

La segunda parte de mi viaje ( recordemos que la primera, donde hablaré de Santander saldrá en un tiempo más) toma sentido con esto. La verdad la playa, el sol y todo eso no me importa tanto como el haber pasado por ahi. Ver in situ, en los lugares donde se hizo la cumbia. Me dan muchas ganas de volver, muchas veces, meses a aprender con los maestros. Una relación que se estila por acá es justamente eso: aprender de los viejos que han aprendido de otros viejos y así la tradición oral se ha mantenido. Así como las hamacas son reconocidas porque de tiempos inmemorables han tejido hamacas y se han pasado la técnica de generación en generación, así mismo es como la música se pasa a través de los maestros que vas a ver a las casas, que te quedas, que te hablan, que te enseñan, que te corrigen.

Agradezco a todos los que de una u otra manera tuvieron que ver con este viaje y con la experiencia de Morroa. A Axel y su grupo Son Pal Pueblo, que me dieron la oportunidad de compartir con ellos, de ver su arte e írmelo explicando y a Abelardo que tras mis dudas me llevó para un lado, me sentó y me explicó con detalle algo tan básico como saber del instrumento rey del festival. De verdad, gracias.

¿Y si yo quiero  llegar a Morroa?

Para llegar a Morroa estando en Colombia, llegar a Barranquilla. Tomar un bus hasta Corozal, Sucre ( Conseguir alojamiento ahi pues no hay posadas, hosteles o similar en Morroa)que te saldrá ( a Junio de 2013) $30.000 ( Colombianos, algo así como $9.000 chilenos) . Ahi tomar una moto que en menos de 5 minutos te dejará dentro del pueblo, que no te debería cobrar más de $2000 colombianos, algo así como $600 chilenos.

Lugares cercanos: Sincelejo, Ovejas, San Jacinto, el Carmen Bolívar.

El festipito ( O festival del pito atravesao) es en junio aprox.

Contacto: Hay una página en Facebook, donde pueden consultar mejor 😉