Volver a bailar

Siempre cuento que el axé salvó mi adolescencia.

A los 15 años, este ritmo brasilero había tenido un resurgimiento en Chile, mi cuerpo y yo misma me había transformado de una niña a punto de quedar en una silla de ruedas a una adolescente que evidenciaba 58 cm de cintura, lista para bailar hasta que me diera hipo.

Cuando me operaron luego de el atropello, lo único que le pedía al doctor es que me diera un plazo: ¿Cuánto me voy a demorar en volver a bailar salsa? Al 2015 ya llevaba sus buenos años pululando /colaborando/trabajando con el local de salsa más antiguo de Santiago y la sola idea de dejar de bailar, se me congelaba el cuerpo. Me acuerdo que al primer cumpleaños que fui post volver a caminar, le dije a con quién acostumbrábamos bailar y mi pierna no respondió. Casi me morí. Tiempo después pude volver, aunque nunca más con tacones. Aún no lo logro. No s{e si es importante para m{i a estas alturas hacerlo.

Ayer le relataba a unos amigos como fue estar con COVID persistente, el día a día. Lo que significó pasarme 2 meses y medio aislada, comer porque hubo personas que me ayudaron a cocinar almuerzo. Hubo días en que no me salía la voz y pensaba que la había perdido para siempre, otros días terroríficos en que me ahogaba con sólo tomar agua, días en que no recuerdo bien lo que pasó. ¿Cómo trabajé, si ni entendía conversaciones complejas? ¿Como llevo casi 9 meses trabajando en algo que ni pensé que durara más de un par de semanas?

Demás que hubo ideas suicidas en algún momento-no fue un buen año en lo absoluto-y probablemente lloré más que el 2015 o el 1999. Pero creo que algo que me salvó, fue volver a bailar. Practiqué frente al espejo del ínfimo departamento de mi mamá y antes de terminar una canción me cansaba por 2 días. Y luego de nuevo y luego otra vez. Practiqué pasos ridículos que llevo como mil ochocientos años tratando de hacer, usados en el funk carioca, el el twerk, en el dembow, bloqueos de cadera y chorrocientas cosas más. De a poco fui ahogándome menos.

Ayer salí atrasada a un par de vueltas que tenía que hacer por pega, pero recordé un mensaje que me habían mandado para ir a buscar unas cosas que dejé luego de un taller que hicimos hace un par de años: herramientas de bici, que me son necesarias pa mis 800 pelás de cable. Conversamos un rato, me pareció adorable escuchar otra vez una prueba de sonido, pese a que en general no son de mi agrado particular ❤ . Y luego de algunas vueltas, terminé bailando.

La dimensión mesiánica que ocurre en mi cuerpo cuando vuelvo a bailar luego de una nueva muerte, es una hueá tan trascendental en mi vida que no hay ninguna explicación lógica, sanitaria, decente.

Sé que está prohibido, sé que no se debe, sé que para los gobiernos es mucho más lógico que uno beba en una mesa chica, cerca de otras personas

Debe ser una conexión con esa guagua de los 80 que dejaban en el corral frente a la tele viendo ballet, o la bailarina de segundo básico o la que bailaba folclor en quinto o la típica niña de colegio de mujeres de los dosmiles bailando axé como si el mundo se fuera a acabar, en los recreos, en la sala y frente a la pantalla del televisor viendo Mekano. O con esa nocturna mujer de vestidos, tacones y uñas perfectas que llegaba en bici de madrugada (como me recalcó una persona haciendo alarde de sus traumas personales) a bailar.

Volver a bailar siempre (me) sana.

Se me pasó la tendinitis que me estaba matando estos días, se me pasó la rabia, se me destaponeó el escribir, el cuerpo lo siento distinto. ¡Necesitaba tanto bailar por la rechucha!

Quiero muchas más instancias para bailar, bailar en la calle, armar instancias donde la gente baile, aunque sea solxs en un espacio abierto. Necesitamos sacarnos la pera, la pena, la rabia, la angustia de estos meses.

PD: Me dicen por interno que ojo que el 13 parece que hay una cuestión, ojito ahí.

Publicado por Mapapo

Me gusta escribir. Todo lo demás es una excusa barata. Puedes leer mis artículos en http://www.mariapazcastillo.com

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: