Tuz cozitas

La primera vez que me tocó función, me quedé con unas trenzas que me hice con pedazos de una bolsa fucsia. Porque obvio, quería color y no me quería teñir y no tenía extensiones así que la primera hueá que pillé la usé. Según yo quedó bacán.
Cuando llegaron, así, movedizos como son los niños de 4 años, apareció ella. Con sus ojos como aceitunas, grandes, mirando tímida nuestros aleteos de instrucciones. Un lulito, con elástico fucsia también, se le asomo por la capucha del polerón.
– ¡Qué lindo tu pelo! ¡Y qué lindas esas cositas (elásticos) que tienes ahí!
-A mi también me guZta tu pelo y ezaz cozitaz.

Obvio que morí de amor, obvio que me derretí, me dieron ganas de saber todo el kreyol del mundo que no sé para decirle cosas bonitas en su idioma materno. Me acerqué a las profes y les comenté qué lindos ojos y qué lindo pelo tenía ella.
-Ella anda todo el día con gorro
-¿Ah? ¿Por qué?
-Porque no le gusta su pelo, le da vergüenza.
-No te creo. Y yo que lo encuentro tan bacán
-Sí. Peleamos todo el día con ella, pero no hay caso.

Entonces, volví a decirle muchas veces, que era bacán su pelo, que yo quería tenerlo para mí, para hacerme muchas trencitas. ¿Por qué una niña de 4 años siente vergüenza de su pelo? ¿Por qué alguien le dijo algo? ¿Porque se sintió diferente?
Después, cada vez que venía, me tomaba la mano, se me aguachaba a la pierna. ¿Cuántas veces le dijeron algo feo o algo hiriente a ella o a sus papás?

Hoy me toca función con pre escolares, de otros colegios donde hay otr@s niñ@s que también tienen trenzas y que yo quiero que no tengan vergüenza ni los ojitos tristes. Porque en verdad no quiero que ni un niño de 4 años tenga los ojitos tristes, menos aún que tenga vergüenza de algo que además considero lindo. Quiero aprender y para aprender, necesito que también consideren lindo lo que son, más allá del pelo o de los ojos: todo lo que traen, todo lo que han vivido, lo que están viviendo.

Yo hago re poco en verdad, tengo que coordinar cosas sencillas; pero ser la espectadora de ese espectáculo-de niños con los ojos brillantes , esa cara de cuando salen de una función de teatro. Esa cara cuando la mayoría es la primera vez que van a ver un espectáculo y más aún de esa calidad tanto de la compañía, el montaje, la infra, esa cara iluminada. Y tal vez algo, algo en su cucharón y en su mirada, les quede para siempre.Y lo mejor, es que yo estuve ahí, mirando como sucedía y me siento tremendamente privilegiada por eso.

Anuncios

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s