Los huachos

Los huachos, los rotos, los forasteros,
los que nos morimos y los que nos abandonaron,
los que perdimos, los que nos quedamos mancos, cojos,tuertos emocionales
absolutamente resentidos y locos, desencajados, robustos de incertidumbre:
aquí estamos, resistiendo a la ventolera. Dame la mano.
 
Surfeando sin un remo,
con el viento en la cara,
con el gobierno y sus lacrimógenas,
con el SII
en la negación a una educación digna y sin deudas.
Aquí estamos sin respuestas,
objetando las obviedades,
escuchando el río en las madrugadas que nos ahoga.
Estamos al borde del coma,
llorosos,
sudorosos,
infiernosos,
estamos con el corazón y las tripas en la mano,
sintiendo cada milimétrica forma de hacer patria con el pasaporte en la mano de ser un@ mism@.
 
Tratando,
resisitiendo,
tratando de cambiar el modelo,
haciendo como que no nos importa aunque nos desvaste,
tratando de rearmarnos,
recogiendo los pedacitos, y los pedacitos de los pedacitos que se nos escapan entre los dedos y entre la figura que acabamos de rearmar. Se hace agua, se reabsorve, se hiela.
 
Nosotros,
los borrachos de vino,
los nocturnos,
los gozadores,
los solos,
los tristes
¡Los que se nos fue de las manos la soledad!
¡Los que ya no supimos vivir, ni morir, ni adaptarnos, que quedamos en la mitad
entre lo que queremos
entre lo que se supone que deberíamos hacer
y entre lo que ni cagando aceptaríamos!.
 
¿Si no nos apapachamos entre nosotr@s, quien? ¿Si no nos aguachamos cuando hace frío, quien?
 
La tarea es nuestra, huachos y huachas de mi corazón.
Mía, tuya, nuestra.
Que no se nos desvasijen las esperanzas,
somos muchos.
Todo dolor pasará,
todo recuerdo doloroso dolerá menos con el tiempo
y con el amor que le pongamos a estos días.
¿Un té?
¿Te voy a cocinar algo rico?
¿Me quedo a tu lado para que no sientas que te vas a morir?
¿Una llamada de skype para que las inflexiones de la voz nos recuerden a algo conocido y nos traiga a la vida?
¿Un abrazo profundo y sin tiempo, que no nos permita caer?
Rociémosle onda a esta sensación culiá,
que no nos queda otra.
Naveguemos,
naveguemos que se puede,
al fondo hay un sol maravilloso y una primavera floreada
y una banda tocando algo bailable.
¡Vamos! ¡Vamos!
Anuncios

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s