Sororidad

 Cuerpos Escritos. Lecturas Abiertas

Cuerpos Escritos. Lecturas Abiertas

Mañana jueves 12 de noviembre, se inaugura la exposición ” Cuerpos Escritos. Lecturas Abiertas ” de la que fui una de las mujeres convocadas, para fotografiarme desnuda en la BIblioteca de Santiago. Ya llegó el día, me da nervios y reflexiono, nuevamente, ahora desde la relación de nosotras, las mujeres, entre nosotras.
Fue loco como llegué a estar retratada en esta exposición: Primero una entrevista que le hago a una de las encargadas, luego me encuentro con mi propio cuerpo marcado por un par de operaciones y mi relación con este, mi postulación a través de una carta de intención que me causa abrir una puerta en mi cabeza respecto al tema, luego la experiencia de vivir la sesión de fotos desnuda que justo fue después de un accidente y anterior al otro. Mi cuerpo actualmente cuenta con 4 cicatrices más, y aunque no lo asuma, un corazón y una mente totalmente distintos, fortalecidos por el proceso de rehabilitación que ha significado más que hacer ejercicios 3 veces por semana.

Sobre las mujeres

Post accidente, he reflexionado mucho sobre las relaciones que tengo y que quiero tener con otras mujeres. La experiencia de la reunión con ese montón de mujeres que no conozco, en una desnudez mayor aún a la física, es un ejemplo concreto de lo que quiero: nos motivábamos entre nosotras mismas a cómo nos veíamos mejor, qué debíamos resaltar de lo mismo que teníamos, etc. Y así en mi cabeza aparecen 2 grupos de mujeres.

En esta esquina…y en la otra

Por un lado, un grupo de mujeres pela a otras: por maracas, por no maracas, por ser buenas para hacer sexo oral, por no hacerlo. Porque se ve gorda, porque decidió no depilarse, por el vestido,por el rollo, por las uñas, porque parece que tenía copas de más,porque seguro que si tuvo algún tipo de acoso algo hizo, porque si es soltera seguro que se quiere comer a todos los hueones del universo incluyendo a tu pierno, porque si es casada seguro que está desarreglada y pajera, porque hace cosas de hombre como silbar, eructar o tirarse peos, porque no es buena para hacer cosas de mujeres como limpiar y ordenar, porque descuida a los hijos, por hedionda, porque se le ocurre hablar de sexo, porque manifiesta sus deseos, porque se le está pasando el tren, porque gana más que el hombre,porque no se hace respetar si un hombre no paga su cuenta o no llama él y decide hacerlo ella, porque no espera al hombre mientras él decide, porque piensa que la fidelidad es una hueá tan absurda en la realidad y que prefiere la lealtad.
Por otro lado, en la otra esquina, la definición de Sororidad me hace ruido: Solidaridad y concordia entre mujeres, que implica un reconocimiento mutuo, plural y colectivo. ¡Qué bonito! Mujeres que en su discurso hablan de lo bacán que es esa otra mujer,que logran honestamente admirar a otra, que cuando se juntan, logran una alquimia y se fortalecen, que pueden aprender tanto unas de otras. Que entienden el feminismo no como hablar del pico y tomarse unas piscolas en un happyhour con plata propia, sino como honestamente, entender a la mujer, ella misma Y LAS OTRAS como SERES HUMANOS y sobre todo no seguir en la misma dinámica que criticamos.

Qué hueá más penca, que mujeres machistas maraqueando a otras. Qué absurdo que luego de siglos de lucha por las libertades y derechos de la mujer, seamos nosotras mismas las que tengamos que defendernos de -valga la redundancia-nosotras mismas. ¡Qué falta de respeto es esa! ¡Cuántas mujeres dieron su vida, para que entre nosotras estemos en esas nimiedades!

Por eso, hago un llamado a re-pensar nuestros espacios de conversación y de compartir. A re-pensar nuestras reuniones, a re-mirar a las mujeres ( sobre todo entre nosotras mismas) como un ser humano, más allá de su género, que merece respeto por el sólo hecho de existir. Que las obligaciones caseras no venían con género. Que a nadie debería importarle la vida sexual del resto que no es tú con tu/s parejas. Que es mucho más saludable y profundo, bello e importante, quedarse con los lazos entre mujeres que se apoyan, aman, y fortalecen juntas. Que cuando se reúnen es para construir y no lo contrario. Prefiero vivir en ese universo de mujeres que ven a otras y las encuentran hermosas.

Y aquí debo agradecer a las tremendas amigas que me voy haciendo en el tiempo y a la selección natural al respecto. Eso quiero por amistad, eso quiero fortalecer: Lazos sanos entre mujeres, honestidades profundas y aprendizajes gigantezcos de la sinergia que se produce cuando nos juntamos.

Elijo quedarme con la segunda esquina.
Anuncios

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s