Indignos

-¿Vamos a bailar?
-Hueón, no tengo plata onda ni un puto peso. Y mira la pinta en la que andamos.
-No importa ¿No te acuerdas que trabajé en un bar?
-Pero esa hueá es muy cuica po, los hueones miden como 20 centímetros más que nosotros, aparte son más pesaos que la chucha y el copete es más caro que la mierda.
-Por eso mismo po, nadie nos verá. Para ellos no existimos.

Y luego de conversar con el guardia de la puerta, nos escurrimos entre la gente. Y bailamos desenfrenados por nuestras pintas indignas, por nuestra pobreza franciscana, por nuestros proyectos inviables, por nuestras vidas poco encajables, sin que nadie notara nuestra presencia, mientras nos reíamos. Nos reíamos mucho.

Anuncios

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s