Tiempos verbales

Él me dijo que esto no estaba pasando. Y yo me miraba las manos y decía “Sí, nací”. Él dijo que no me había querido, que no me quería y que no me iba a querer. Y yo figuraba perpleja, con los ojos atónitos de su crueldad.

Él me dijo que esto no estaba pasando. Y yo me miraba el cuerpo, miraba el techo, miraba las sábanas. Contabilizaba las horas que pasó en mi almohada, las veces que se sonrió en mi beso y decía “Pero no entiendo ¿Esto ya pasó? ¿Verdad?” Él me dijo que esto no lo había querido, que no me quería y que no me iba a querer. Y yo figuraba perpleja, con los ojos atónitos de su crueldad.

A veces me hubiese herido menos, que hubiese dicho que se arrepentía. Yo no le exigía nada. Siempre me dejaba la sensación que se sentía increpado por mí y mis solicitudes de atención.

Anuncios

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s