Sueño críptico 17: El asesinato

El asesinato de la señora María, fue terrible para los que vivíamos cerca. Empezó todo una tarde. Los sentimientos repulsivos de la María chica hacia su imagen de viejecita inocente, su cara de sarcasmo cada vez que recorría el living, eso tan de maricona sonriente hicieron que ese día no diera para más y ocurriera la tragedia. Hay algo que para los que vivímos por ahí, jamás podremos olvidar: le quebró las muñecas a manos y ese sonido jamás se nos podrá olvidar, así como se quiebran los huesos de los pollos y en aquel sonido darnos cuenta de lo que estaba pasando de verdad.Le tomó la cara de las uñas, le fue sacando pequeños pedazos, que hacían que la imagen fuera cruenta, mientras permanecía en un silencio donde sólo se escuchaban los quejidos de ambas tratando de forcejear con la otra.

Fue terrible. Ambas estaban conscientes de las capacidades y sobre todo de las debilidades de la otra, se conocían de una vida completa mirándose raro, como a medias siempre se habían odiado un poco, habían querido sacarse los sesos siempre, pero se habían aletargado por lo “deber ser”. La señora María como que sabía que se iba a morir, pero no quería hacérsela tan fácil, se le notaba entregada a su destino pero batallando hasta el último momento, tratando de forcejearle las manos, tratando de tumbarla hacia un lado u otro o llevándola contra la pared para que se rasmillara con las hendiduras de esa pintura de mierda, tan aspiracional de clase media de La Florida típica, dictatorial, con jardín con ligustrinas y rosal y cardenales ( de esos que ahora le llaman geranios).

Su cuerpo quedó enredado entre las ligustrinas, entre los barrotes de la reja de la entrada que habían sido los testigos de tal terrible destino.Fue en ellos que descubrimos algunos trozos, algunas manchas que nos dieron la idea que algo estaba ocurriendo, hasta que encontramos sus extremidades dispersas por el jardín y sentimos eso de las muñecas. También la encontramos a ella, con los ojos perdidos, no llorando, sino sentada, tan en shock que no era capaz ni si quiera de darse cuenta como se había orinado y como había cometido el crimen más horrendo que se tenga memoria en los alrededores.

PD: Luego de pelar que hace tiempo que no soñaba nada ( o que no me acordaba, mejor dicho) tuve la feroz pesadilla, que no lo era tanto. Según las interpretaciones, algo quiero matar de mí, me está costando y en ese proceso estoy. Todavía quedaba camino y el sueño venía a develar eso mismo. 

Anuncios

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s