Al cuerpo le gusta hablar

dos

Lo amo, me dijo Dani. Lo amo y me cuesta entenderlo-sentenció. “Nuestro amor ha tenido que cocinarse a fuego lento, esperando caldearse, transformarse. Ha tenido que saber qué hacer cuando la boca calla”.

La primera vez que murió, fue en una convención de circo en un pueblito entre Córdoba y Río Cuarto. Con las pupilas desterradas de su eje pero con la convicción que era mejor callar, la piel de los pies empezó a ceder y sangrar. Y en cada pisada, el dolor se hacía frente a llorar lo que no lloré, lo que dije que iba a ser fuerte y que sólo apretaría los dientes y miraría fijo. Y cuando por primera vez fue al médico, la miró y dijo ” ¿Has tenido una gran pena últimamente? ¿Qué fue lo que te pasó?” Y la guerra se le notó en los ojos, que respondían con una sombra sin sacar una puta lágrima. Asintíó, sin relatar ese infierno. ¿Sabés lo que le pasa a los niños cuando pasan una guerra y se vuelven calvos o canos de un día a otro? A vos la pena te está comiendo, ché. Y por primera vez se atrevió a bajarse a andar bici a la calle, en la internacional, con los camiones corriendo por la izquierda rumbo a Ezeiza, con una calle tan plana que llegaba a. “Bienvenido a Santa Fe” Y pedaleando se le fue al carajo todo ese mambito y el cuerpo se le recompuso, cuando la sensación salió y se esfumó en la sierra y en la pampa plana, llena de espinos y alacranes.

La segunda, fueron las piedras. Una y otra vez, las piedras le rociaron las víceras, le llenaron las ancas y le atropellaron la caminata. Todo lo que no dijo, se volvió piedra. Y salían y volvían a salir. El amor incompleto, los amores sin punto, el amor que se metía por las venas sin pedir permiso, simplemente se quedaban alojado en las curvas, venía y resistía -esta vez no tan incólume como para no viajar- se mantenían como reales puñaladas en el riñón y que ni Fernando Alvareda podía ofrecer salvación. Y en la sierra otra vez, el whatsapp hirviendo, descubriendo que el circo DEFINITIVAMENTE no era lo suyo aunque su amor por él fuese irremediable, el amor seguía caldeando y el cuerpo seguía hablando.

La tercera, era obvia. Lo había amado desde el primer minuto. No era una hora, eran al menos  5 los que el fuego se había quedado en su estado más bajo, ahí, sin apagarse, como si fuera algún poblado africano donde se mantiene la llama durante años, aunque fuera variando en intensidad a llegar incluso a una pequeña brasa casi a punto de extinguirse. Porque la mejor salsa, al igual que el baile, se desarrollaba durante horas y mientras se pudiera, la vida entera. No era una sorpresa que seguía embelezada y que todo me había llevado hasta aquí. Al cuerpo ya lo había acostumbrado a la tranquilidad suficiente, para que se cocinara algo nuevo-no-tan-nuevo y en esa dinámica es que despegó, con la ventana hacia el norte siendo testigo de tal preparación. Había prometido-2 veces anteriores-no darle nuevos nombres a menos que sintiera la imperiosa necesidad de bautizar situaciones profundas, queridas, tiernas. ¿Como sería posible que el apio quedara crudo luego de tantas horas de cocción? Y esa tierra fértil, fue caldo de cultivo para que el cuerpo hablara otra vez. Para que el cuerpo completo gritara. Ya habían más herramientas, ya habían más experiencias raritas encima, pero, como la primera vez, como las primeras veces, ahí se encontraba, con un cuerpo que ama, que se ama, y que viaja medio atontado, entre otras cosas, para recomponer sus capacidades amatorias, tanto consigo misma, con otros, con la fascinación por sus proyectos y sobre todo con la vida.

Al cuerpo le gusta hablar, lo que la boca insiste en callar-le repetí a la Dani. Al cuerpo le gusta hablar.

Amo mi cuerpo-dijo. Lo amo hasta el punto de aprender a hacerlo uno con mi boca.

Anuncios

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s