Tensión cotidiana #losahueonaditos

viejitos

Él sabía que ella tenía su vida armada. Sus matrimonios y junturas a cuestas, sus estrías por debajo del rollo, su muela picada. Que a veces abría la boca para roncar.

Ella sabía de su asma crónica y que no debían tener el inhalador no más allá de un metro de donde se podrían amar sudorosos. Conocía el mapa de su espalda por cuánto se le notaba por sobre la camisa los días de verano, con volcanes y extensas llanuras y ciénagas. Sabía que él a veces tenía miedo y que se le olvidaban las cosas cada vez más.

Ellos sabían que cuando se acercaban, había un colorcito en sus mejillas, una tembladera en la zona baja del abdomen y unas ganas estrepitosas, destellantes (y evidentes) de estar encajados soltándose suspiros y haciéndose cariñito mientras siguieran el vaiven. Pero por alguna razón, por alguna extraña razón, continuaban ahi, deseándose buenos días mientras Marina seguía barriendo el patio y don Raimundo seguía entregando correspondencia entre las oficinas. Sin que nadie notara ese juego de mirarse a los ojos sabiendo lo que ocurría en el horario pm.

Anuncios

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s