¿Bailemos?

bailemos

Y cuando llegó el momento, cortó sus dreads, aceptó que los abrazos  del cuello eran cosas que quería mucho y en segunda persona. Cuando aprendió que la ternura era algo tan necesario y que a veces necesitaba evidenciarla, porque era rico sentirse acurrucada y deseosa tanto como dejar que las uñas vayan en ese vaivén de norte a sur y de este a oeste como haciendo una carretera.

Cuando amainaron las tormentas-todas las especies y tipos de tormenta que pasaron por el lugar- soltó los globos con helio, para darse cuenta que sólo debía abrir la mano para que se fueran lejos.

Cuando todo se veía de a poco iluminado y radiante, cuando el carmín brotó en los labios, en las uñas, en los pies. Cuando todo eso pasó, pudo volver a sacar lo que tenía taponeado en la guata y proponer…

Anuncios

2 pensamientos en “¿Bailemos?

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s