A propósito del fallo de la Haya

Mientras escucho como muchos el fallo de la Haya, en el cual se discuten los límites marinos de Perú y Chile, como muchos me paseo por twitter viendo comentarios. Y pienso que al final del día, somos latinoamericanos. Algo así como el sueño de Bolívar: que todos fuésemos un mismo pueblo. Qué importa que un pedazo de mar sea peruano o chileno, si su explotación está dada a altos grupos de poder, ni si quiera los pescadores de la zona tienen acceso. ¿Eso me da derecho a sentirme superior? ¿Eso le da poder a algunos de tomar las armas-también a pequeño nivel, como queriendo sentirse dueño de una tierra que hace mucho no es nuestra- para tirar comentarios xenófobos? PFFF

Entre eso, empiezo a tararear una canción que aprendí cuando estuve en un coro lírico, repitiendo una y otra vez “Somos fervientemente latinoamericanos”. Si, porque entre otros participé en uno de un colegio en el que estuve un año y medio. En él la profe , un alto personaje de los que luchan por instaurar el arte en zonas de alto riesgo , nos hacía cantar canciones con un alto sentido latinoamericanista y social como esta o como Luchín de Víctor Jara ( Y por supuesto como cualquier coro, Santiago de Santiago del Nuevo Extremo).

Venas abiertas de Mercedes Sossa tiene que ver mucho con lo que creo que hay que pensar en este fallo. En ella habla que finalmente, el deseo de sentirnos unidos debe ir por nosotros y no por ellos ( a los que les interesa comercialmente este fallo). Y me quedo con esta frase: Yo quiero que estemos juntos /porque debemos cuidarnos /quien nos lastima no sabe /que somos todos hermanos .

Esa es mi opinión a las 11:48 hora Chile, cuando todavía no sabemos el fallo. Y si, me da lo mismo. Me interesa mucho más como nos movemos como sociedad entendiendo los procesos culturales a nivel cotidiano, como incluímos a los inmigrantes y encontramos en ellos una riqueza incalculable más que esr discursito hueón de “nos vienen a quitar la pega”; como va siendo parte de nuestra cultura la mezcla profunda y como finalmente, somos hermanos en una colonización sangrienta, esa que viene con hamburguesa doble queso, bolsas de plástico y hacernos creer que debemos abanderarnos por una tierra o un mar que es de nuestros patrones.

América Latina
tiene que ir de la mano
por un sendero distinto
por un camino mas claro
Sus hijos ya no podremos
olvidar nuestro pasado
tenemos muchas heridas
los latinoamericanos

Vivimos tantas pasiones
con el correr de los años
somos de sangre caliente
y de sueños postergados
Yo quiero que estemos juntos
porque debemos cuidarnos
quien nos lastima no sabe
que somos todos hermanos

Y nadie va a quedarse a un lado
nadie mirará al costado
tiempo de vivir, tiempo de vivir
nada de morir
vamos a buscar lo que deseamos
nadie va a quedarse a un lado
pronto ha de llegar
tiempo de vivir

Nada nos regalaron
hemos pagado muy caro
quien se equivoca y no aprende
vuelve a estar equivocado
Tenemos venas abiertas
corazones castigados
somos fervientemente
latinoamericanos

Y cuando vengan los días
que nosotros esperamos
con todas las melodías
haremos un sólo canto
El cielo será celeste
los vientos habrán cambiado
y nacerá un nuevo tiempo
latinoamericano

Anuncios

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s