Quinta de recreo #losahueonaditos

Se juntaron en un bar en Mapocho. Un bar cualquiera la verdad, la facha daba lo mismo, media rayada, media meada, media fea. En verdad entraron a la primera hueá que encontraron abierto a las 11 de la mañana pa tomarse algo: una especie de quinta de recreo pasada a malta con huevo, a borgoña con frutillas pasadas y a pipeño del malo.

Ella se quedó mirándolo, con los ojitos abiertos, pestañeando de tanto en tanto y él sonriendo, divirtiéndose de descubrirla directa y frontal, hablándole en serio y haciéndole preguntas directas. Y así se quedaron harto rato, hasta que vino el garzón y limpiándoles la mesa de las migas que habían quedado de la persona anterior, los interrumpió.

A veces, sólo a veces, dejaban de ser tan ahueonados.

Anuncios

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s