Reflexiones con mi ex. Parte 1

Con Andrés nos juntamos un día a la semana para saber qué era de nuestras vidas. Hay gente que podría malinterpretarlo, pero no hay dobles lecturas. Nos caemos bien, nos conocemos lo suficiente pa darnos consejos. Él pololea desde que nunca terminamos y llegó con polola porque no empezamos nada ese tiempo y yo, bueno, yo siempre he estado soltera incluso estando con él.

Siempre nos juntamos a la misma hora, en el mismo lugar, y no hablamos nada muy del otro mundo, pero esta vez fue distinto:  Llegamos a un montón de conclusiones y decidimos que yo iba a escribir al respecto :

  1. Si quieres un pololo/mino/amante/peoresna, no debes echarlo de tu casa ( “Ándate de mi casa conchetumare!!! Ándate A-HO-RA”). Yo le insisto que tanto él como otros en los que se ha repetido el show, siempre vuelven ¿De masoquistas? ¿SE QUIEREN VENGAR? Igual creo que entienden que es parte de un jueguito, que no e stan en serio, que si, he estado molesta por algo, pero qué más da.
  2. -Basta de escribir hueás. Bueno, esto siempre me lo dicen mis amigas. De hecho una cuando dice “la cagué” siempre me dice “qué escribiste ahora”. Yo digo que no es tan así – Pero esa hueá siempre la hacís po, cuando me enviaste el vídeo de los decadentes? – Pero hueón, era lo que hormonalmente estaba sintiendo: ándate pero no te vayai na, una suerte de sácalo más pa dentro pero más piola. (Me dió verguenza cuando me lo recordó, tuve que taparme la cara). Pero bueno, ya no mando mails, escribo blogs y me pagan por ello (punto para mí). Eso es demasiado pendejo, como entregar el diario de vida, como de pendeja culiá y asusta a cualquiera, loca (dolor, punto para él)
  3. -Deja de mostrarme las tetas -No te estoy mostrando las tetas, sólo que no te has fijado que desde que estuve contigo me han crecido y que uso escote y echados en el pasto como no se me van a correr. Además ya las has visto, qué tanto le dai color (iguales)
  4. Yo encuentro entretenido eso de los aceites y los juguetes, hay oootras que no. ( Punto para mí)
  5. -Me estai confundiendo con los personajes ¿De quién estás hablando ahora? (punto para él )
  6. -¿Y cómo me dices a mí? ¿Pendejo culiao? ¿El salsero? ¿Cómo? -Foreverzorroncito! . Igual esos músculos…mmm (punto para mí)
  7. Tú eras un imbécil, ese otro no po, es un hijodeputa, pero con ganas. Perdón, no eras un imbécil. -Ya lo dijiste – Bueno ya, sí, si eras un imbécil. Pero ya, no es tan grave tampoco, sino, no estaríamos almorzando en un parque todas las semanas.
  8. Mapapo, estás muy loca ( punto para el universo)
  9. Ah, pero es que es bien diferente porque cuando estábamos pero no estábamos yo igual me sentía súper libre y jamás pensé en infidelidad de nada. Ahora es diferente. Me da como dolor de guata pensar en (punto de quiebre)
  10. Ya ohh ¿El lunes a la misma hora?

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s