Perota Chingo en Chile

Imagen

Ayer debía juntarme con una amiga que iba al concierto de ayer lunes 18 de marzo y bueno, según yo la única manera de no entrar a un concierto/recital/tocata es no asistir al lugar del evento. Siempre habrá alguna posibilidad- incluso sin plata para la entrada, sin conocer a nadie- para ingresar. Siempre. Así que me quedé con la esperanza afuera, pensando en como amarraría mi bici en el caso de conseguir entrar (Gracias a los conserjes de la Iguana por siempre guardarme la cleta).

Lo primero que me impactó, fue la cantidad de gente. Este no es su primer concierto en estos días (el jueves pasado hubo uno en el mismo lugar), sin embargo está repleto. Si usted ha pasado por Plaza Italia o más específicamente si usted se ha juntado para ir a Bellavista afuera del metro o asistir a una marcha, seguro que ubica el Teatro de la Chile, ese donde siempre hay cosas muy clásicas, en pleno frente está esa explanada desde donde parten todas las marchas. La fila llegaba hasta la vuelta, por Bustamante, pasado el gimnasio. De verdad, he ido a muchos conciertos y jamás he visto tanta gente por una banda tan nueva. Creo que jamás he visto esa cantidad de gente por nadie en ese teatro la verdad. Para ser una banda que no es muy conocida a nivel  masivo, conocidas principalmente por el vídeo que sale en youtube, es mucho. ya se lo quisieran muchas bandas con más trayectoria.

Debo reconocer abiertamente mi ex amorodio con la banda. En realidad un prejuicio con el público, con la banda, con gente que le gustaba la banda que me caía mal y puse a todos en la bolsa no más.O tal vez que conecta con algunas cosas de mi misma que me incomoda reconocer, qué sé yo. Pero como me encanta ponerme a prueba, me quedé por ahi hasta que la mano generosa del Colectivo Enjambre se acordó de mí y me llegó una entrada. (¡Gracias Martín! )

Primer prejuicio derribado: el público

Podrán acusarme de la jipeza máxima por hacer este comentario, pero de verdad se sentía la buena onda en el ambiente. Una fila larguísima, pero nadie estresado porque alguien se adelantara. Gente súper relajada, con un nivel de bulla casi imperceptible, sin esa cara de odio por entrar y menos hacia el mundo por no comprenderlo. Harta chiquilla peliclara pero con cara de practicar yoga y comer hamburguesas de soja. Digo harto jipi, de esos que igual pagan entrada,  pero poco prepotente con su volá. Buena onda, sin andarle enrostrando al mundo su opción de andar con pantalones anchos ¿Me entiende?

Prejuicio número 2: La banda

Reconocimiento y devoción absoluta a la simpleza, esa simpleza que tan bien me empapé con muchos amigos argentinos: con una guitarra y con los pies descalzos, se pueden hacer cosas maravillosas y para un buen show no necesitas mostrar poto y tetas o estar curao. Y las Perota Chingó de verdad que lo logran. Un escenario con 4 sillas ( ellas 2 y los chicos que las acompañan) una wipala por aquí, un mantelito por allá, unas faldas amarradas de fondo. Luz suficiente para ellas, nada demasiado complejo y logran la atención absoluta.

Aunque el show empezó tardecito ( la verdad se me descargó el celular y no vi la hora, pero la gente empezaba ya a alegar desde apludiendo hasta pifiando) salen los chicos desde atrás cantando una canción maorí a capella  inentendible pero tan potente, que se erizaron los pelos de todas partes. Y a de ahi cantaron sus mejores éxitos como la versión de La complicidad ( de Cultura Profética ), Rie Chinito, Inés, Canción para el viento, etc.)

Luego, sentados en el escenario, se roban la película, repito, a pura base de simplezas. Simplezas lindas y efectivas. Simplezas como pedirle al público que si las conocen por internet y ahi las tienen en vivo, para qué sacar fotos con flash, mejor verlas y escucharlas. O darle la posibilidad al público de interactuar con ellas haciendo sonidos con los dedos como si fuera una lluvia durante todo el concierto. O recomendar las trufas de las chicas que venden afuera (a $100 y bastante ricas por lo demás…¡Dejen el dato que yo quiero más!) o la Casa Sol donde se están quedando.

Un momento mágico fue escuchar Samba Lando en una versión de juego de manos ¿Te imaginas que lo más complejo de un recital sea un juego de manos? ( de esos típicos de cuando una era chica,  donde uno interactúa con otro moviendo las manos y apludiendo) Si, eso hicieron y resultó hermosísimo.

Creo que mi amorodio con las Perota es básicamente porque sacan eso que tanto me gusta y me asusta de mi misma: el lado más mamón, más sensible, más regalón y más simple. Lo que me gusta es que sus sonidos son como quedarse todo el día en casa cantando sentada en el suelo, con unos pantalones anchos, tomando mate y encontrando todo bonito. Riéndose y disfrutando de algo tan simple como cantar, reir y compartir.

Coordenadas:

Perota Chingó / Origen: Uruguay ( Cabo Polonio)/Julia Ortiz y Dolores Aguirre/ Canal de Youtube / Página de Facebook /

Próximas presentaciones en Chile

 Jueves 21: Teatro Municipal Vaparaíso/

 Sábado 23: Teatro Universidad de Concepción/ (¿Otra presentación en Santiago?)

¿Algo que agregar?

PD: Bueno ojo ahi  Pedro Aceituno, felicitaciones. Qué acertadas tus intervenciones en la escena musical 😉 .


Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s