La unidad básica de violencia: el buenaondismo.

La forma más básica de violencia es querer minimizar al otro, cohartarlo, querer interferir en sus avances y sobre todo pretender que debe llevar el mismo ritmo y mirada tangencial que uno.Qué repudiable y vomitiva es la violencia que viene disfrazada de buenaondismo. Por lejos, la peor de todas.

De buenas intenciones está lleno el reino del infierno, dicen. O algo así era el dicho.

Pareciera que las buenas intenciones para con los otros, en la vida o con nosotros mismos no fueran suficientes. Muchas veces esas mismas buenas intenciones nos juegan en contra y terminan siendo súmamente violentas. Me explico:

La propiedad privada

Llevémoslo a típica pelea de cabros chicos: Uno de ellos lleva la pelota para jugar, ese mismo cabro chico se enoja. Como  no  tiene un  soporte argumentativo mayor, por lo tanto queda la ofensa: la pelota es mía. Y no es que esto último en sí sea un concepto ofensivo, pues ser dueño de la pelota no ofende a nadie a menos que sea utilizado como muñequeo para obtener el triunfo en una discusión. O sea no hay discusión comedida y tan buena para crecer. Pues el argumento mayor es que la pelota es del que se enoja, además, él es tan buena onda, presta la pelota ¿Qué se le podría decir? Lo mismo pasa en el trabajo, en el que presta la casa para hacer un trabajo, el que te invitó a una organización. Y un largo etcétera. Pone su “propiedad” como objeto de superioridad. Y esto último, me vale madre.

La “Ayuda”

Ahora si nos vamos aún a lo más medular: la ayuda. Y ustedes podrán decirme como ayudar a alguien va a resultar una forma de violencia, pero muchas veces lo es y desde la forma más horrible: desde la carencia del otro. Desde el dolor del otro, desde su debilidad.

A veces cuesta entenderlo, pero si cuando el ayudar no es mirado desde la concepción de ponerse en los zapatos del otro, desde lo que el otro necesita en base a su realidad, ver al otro como un igual-igual a mí capaz de tomar sus propias decisiones, realmente resulta un asistencialismo violento y repudiable. Es como caer en el madreteresismo de amar demasiado , de querer a toda costa que el otro sea y haga lo que yo pienso que debe ser y hacer. Una soberana mierda demasiado común.

Un ejemplo claro es por ejemplo, el típico amigo que te dice “esto es lo que DEBES hacer” y peor aún: se enoja para siempre jamás si no haces eso que te dijo en su TAN BUEN CONSEJO QUE TE DIÓ Y TÚ TAN IDIOTA QUE NO LO TOMAS EN CUENTA. No quieres, no te gusta, pero da lo mismo, porque es lo que creen es bueno para tí. O te buscan un trabajo que no quieres ni pides, o te regalan ropa que se supone te vendría bien que no quieres ni pides. O te buscan pololo o te andan como ayudando y solucionando la vida cuando tú ni lo necesitas ( y aunque lo necesitaras) ni lo quieres.

La gente en general tiende tan poco a preguntar , discutir y llegar a un acuerdo o  que cree que todo el mundo es igual y tiene (y debe tener) su misma visión. Lo lamento: me criaron a un extremo casi aberrante de decidir yo misma por lo que quiero, espero y necesito, me enseñaron a que a la gente la tengo que querer incluso si no piensa lo mismo que yo e incluso que esas personas tienen el mismo derecho de pensar distinto de mí como yo de ellas. Es tanto así que no soporto que decidan por mí (Bueno algunos ejemplos sí como dónde ir a comer, eso si puede hacerlo por mí con todo gusto). Además he vivido bastantes episodios feos y angustiantes, por lo que la dinámica de los ayudadores también me provoca hueás súper negativas que no me gustan: gente que en ese querer ayudar sacó sus peores garras de manipulación y terminó humillándote peor que los que lo hacían en mala .

Y eso no quiere decir  que no me guste derrepente que me hagan la vida más fácil,  o que la gente te sorprenda, ni menos que sea buena onda, sino que creo tener un radar anti manipulaciones buenaondisticas, creo firmemente en la discusión para llegar a consensos  y no en que la prepotencia de la propiedad ni menos en los porque sí.

Vivan los Grinch 

No soporto a la gente buenaonda a secas, porque siento que esa actitud en el fondo es la más dañina de todas. El lobo con piel de oveja, digamos. Y probablemente yo haya caído demasiado tiempo en eso también, queriendo ser buena onda o manipulando a través de mi disponibilidad. Claro, si la hueá no es tan al azar.

Será por eso que mis mejores amigos son en apariencia pesados, groseros, aberrantes, crueles: muy en el fondo, son unas buenas personas,  al parecer ninguno es de esos  quieren ser buena onda ni andan por la vida con el mariconeo sonriente si no que más bien les importa un carajo parecer mala onda si es necesario. Y esos, esos son los mejores.

5 comentarios en “La unidad básica de violencia: el buenaondismo.

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s