Negrito

Negrito es un ser normal. De esa gente tan normal (…),  tan integrado a tal normalidad que se levanta y se acuesta temprano, cocina y se le dibujan las ojeras cuando no duerme lo suficiente.A Negrito temo a veces dejarlo en la ruina, porque últimamente cada vez que se queda conmigo no va a trabajar al día siguiente. Y Negrito trabaja porque lo necesita, Negrito, ay Negrito.

A Negrito le gusta que le haga cariño. Siempre se me pone en el pecho a que yo le haga nanai, que le revuelva el pelo, que le de besos. Pero basta un rato para que yo me le tire encima y él para desvertirnos y hacer cosas que aún no me explico (…). Me mira, me hace gemir, me toca y me besa como si todo fuese de verdad.

Me encanta cuando negrito se ríe, porque tiene la sonrisa linda y es como si lo sorprendiera en su noche. Negrito acepta mis invitaciones, Negrito el otro día me fue a buscar. A Negrito me dan ganas de poolearmelo , de invitarlo a cenar, de prepararle comida, de ver una película haciéndole cariño. Hacerlo descansar, mimarlo y decirle muchas veces que es el tremendo huachito rico.

A Negrito si quiero volver a verlo, aunque le haya dicho que no quiero verlo más, aunque lo haya echado a gritos de mi puerta y de mi vida; deberemos optar entre aceptar invitaciones o rechazarlas aunque suenen absurdas, porque la vida no nos junta como con (…) y eso nos puede juntar más o simplemente quedar como un lindo recuerdo. Un lindo recuerdo que ya fue.

Anuncios

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s