Día 5: Mi padre, mis hombres.

El hombre sin cabeza.

Mi padre, a quién escasamente conozco, nunca me vió cantar en el coro del colegio, no me dijo que me veía bonita con un sombrero en la cabeza, menos aún lidió con alguna de mis tantas fiebres de madrugada, qué decir si se enteró de la angustia en el aire cuando me operaron de la columna. He escuchado su voz por teléfono unas pocas veces, tal vez no más de 5. Lo único que me liga profundamente son sus ojos tan iguales a los míos y el gusto por escribir.

No soy la única que el vicio de tener una imagen paterna ausente, inexistente o a medias nos ha cagado un poco la cabeza . Será que las mujeres se ponen choras, o nos gusta la sufría de teleserie; será que hay algunos que de verdad no tienen pantalones o será qué. Muchos que abortaron la idea de ser padres, pero no sus hijos. O hijas, como yo. Pero en las veces que pienso sobre el tema no llego a ninguna conclusión decente: hay cosas que tengo todavía por solucionar.

Tuve siempre un speach para salir del paso “Mis papás viven separados” que no me lo cuestioné hasta mucho tiempo después de repetirlo como loro sin si quiera imaginarme dónde estaba él, porque no vivía con nosotros o por qué yo no lo conocía. En mi ambiente infantil nunca sentí su falta ni envidié al resto, pues para mí el panorama era así y parece que los papás de mis amiguitas tampoco eran demasiado existentes como para que yo me diera cuenta. Ah no, me equivoco: tenía una amiga que su papá era el que -a pesar de una mamá presente físicamente- él se preocupaba de todos sus cosas, pues su mamá como que no la pescaba mucho.  O tras amigas que el papá siempre les traía regalos de sus viajes o las castigaba cuando hacían algo malo. No me acuerdo de haber sentido particular un sentimiento hacia esa situación, pero me llamó siempre la atención. Con los años o mejor dicho con ciertas etapas hueviás como la adolescencia o mi salida de la burbuja de mi época de niña buena, se empezó a hacer más latente que algo importante faltaba en mis procesos. Quería ponerle una cara, una forma a ese ser e institución que no me representaba nada, pero que por algo sentía su falta. O algo así.

Tengo claro que mi relación con los hombres (con la mayoría al menos) se generó  de una forma extraña, para explicarlo mejor se simplifica en 4:

  1. En la que el esquema es que siempre hay un abandono-rechazo, una dependencia emocional y alguien que se queda confirmando la hipótesis de no merecer ser querida/aceptada. Conchesumadre, es muy doloroso pensarlo, pero si repito el modelo probablemente se repita una y otra vez en millones de oportunidades a lo largo de mis años con profes, jefes, coordinadores, amigos, parejas y un largo etcétera. Largo.
  2. No hay abandono ni rechazo, por lo tanto hay que provocarlo: Hay ciertos casos donde el modelo no es así:  y ahi viene el auto-boicot imperante y macabro: esto no está funcionando bien, él debe entender que me tiene que rechazar. Y pese a los consejos de las amigas y pese a hombres maravillosos, amorosos y cariñosos, he caído vilmente en la trampa que sale de mí sin a veces poder detenerla conscientemente.
  3. Indiferencia emocional : Sostener lazos, relaciones donde no pesco detalles, no contabilizo salidas ni señales y en un momento me doy cuenta, justo cuando ya ni hay caso.
  4. [No sé como llamarlo pero es] la gente que se queda. Por lo gral gente muy paciente o que finalmente comprende y acepta los shows entre apapachamiento y distancia pertinentes. Firmeza y cariño, pasividad y confianza. O que simplemente no pesca esta hueá y se transforma en mis queridis amiguis

Sé que hay cosas que hay que solucionar todavía en todo este embrollo mental y la relación entre la figura paterna y mi relación con los hombres que quiero  y es un camino que hago todos los días. Será categórico decir que no quiero un padre ni un hijo (digo, como hombre) sino un compañero, un partner con quien ser cómplice ¿Será mucho pedir?

Y para eso propongo ciertos ejercicios:

Aceptar el pack completo: Aceptar que las personas vienen con las cosas buenas y las cosas malas. Con las relaciones anteriores, con la formación familiar, con las mañas y las ternuras. Así es el pack, como en el supermercado. No te gustará mucho la marca de la salsa de tomates, pero así es como viene el pack. Y lo MÁS difícil aún: intentar entregarse en esa misma ley: aceptarse una, que viene con todo eso y que es así no más: loca, inquieta, trabajólica, frágil y llena de cosas dando vuelta en la cabeza. No hay que cambiar para gustarle a nadie, no hay que dejar de hacer cosas a lo sumo, como me dijeron por ahi: optar, no sacrificar.

Ir arreglando cachos Y aquí viene el meaculpa del porte de un océano, las conversaciones añejas pero que corresponden para ir cerrando círculos (y aquí especial mención a los que han tenido la disposición, tiempo y paciencia de tenerlas, incluso mucho tiempo después). Decirse las cosas que molestaron, asumir los errores y ya. Así que aquí puede insertar, señorito, mi mejor disculpa de achacarle culpas ajenas, mis shows de madrugada, mis escapadas sin explicación, mi falta de tino a la hora de relacionarme con usted, a veces con tanto miedo de cagarla para que no se vaya que prefiero optar por cagarla más. Perdón si lo ofendí, si pasé a llevar su ego o lo dejé con demasiadas preguntas sin respuesta. Si quiere conversamos, yo siempre dispuesta a arreglar en algo. Siempre en pos de la buena onda, por último pa saludarse en la calle o encontrarse en un carrete de forma casual y amable como lo hacemos con otros individuos con los que pudimos hacerlo.

Desprenderse de chuchasdesumadre: Aceptar que hay gente que a pesar de todo esto puede quedarse, pero puede ser también un arma de doble filo. No todo lo que cuela el colador se echa en la mezcla. Será por eso que dicernir y cernir suenan como parecido. Básicamente si eres una buena persona o a lo sumo alguien que trata de no dañar gratis, no tienes por qué merecer historias de mierda, a base de tí misma. Y eso incluiría a mi padre como otras personas que me causaron  daño. Para que lleguen cosas, situaciones y personas positivas a tu vida, debes soltar lo que te amarra a la mierda. Vas a ver que soltando lo malo, llega lo bueno. A mí por lo menos me ha estado pasando 😀

Y si alguna vez lees esto, padre, te diré que me hiciste tremenda falta (todavía estoy averiguando cuánto y en qué exactamente)  pero de a poco y muy de apoco he podido encontrar las costras de esa omisión profunda, las he identificado y he podido construirme para jamás repetir la historia. O intentarlo al menos.

Anuncios

8 pensamientos en “Día 5: Mi padre, mis hombres.

  1. Pingback: Día del padre | María Paz Castillo

  2. Pingback: Epifanía del abandono | María Paz Castillo

  3. Puchas que escribes bonito!!!!!!!!!! yo no puedo pero igual te pido perdón por lo que me toca de culpa en todo esto. lo poco que `puedo agregar es que ese (no encuentro el calificativo porque las putas y las perras me merecen demasiado respeto para asociarlas a él) se perdió la oportunidad de vivir la paternidad de la mejor de las hijas, una persona genial, unteligente, positiva, etc., etc, etc. Te amo hija.

    Me gusta

  4. Todas, incluso aquellas que tuvimos papá presente, pero que no era capaz de conectarse con una, nos autoboicoteamos hasta que nos pegamos un cachuchazo y buscamos ayuda.
    Viví el modelo de la familia tradicionalmente machista, con una hija distinta, que no se quería jamás encerrada en casa cuidando a su familia.
    UNA DEBE Y TIENE el derecho de ser feliz y también de buscar ayuda cuando comienzas a repetir el modelo imperante en la vida.
    Te lo digo por experiencia propia, lo mejor es tirarlo para afuera y ver esos puntos cuando comienzas a sabotearte la felicidad y decirle a tu mente y a tu alma que NO, que esta vez no será así.

    Cariños y un abrazo apretao.

    Me gusta

  5. Yo si tuve papá día a día, en épocas más presente que en otras, pero en general siempre ahí… creo que más que la relación de abandono hijo-padre es abandono de alguien querido….

    mis relaciones van iguales:

    El autoboicot es mi copiloto. Arruinándolo todo por no querer arruinar nada.

    Es terrible tener esa sensación de que no mereces ser querida. Es algo súper inconsciente porque en el día a día vas de winner y hasta te puedes creer la raja pero en fondo no es así y todo se hace con miedo.

    El autoboicot es mi copiloto, sino no estoy en paz.

    Y claro tb hay gente que te tiene paciencia y te aguanta las mañanas, tb hay que tener cuidado, porque a veces esos son los más cagados.

    Creo que es importante aprender a vivir las separaciones no como abandonos, sino como alejamientos, que no pasas desapercibida en la vida de las otras personas, que dejaste algo porque eres importante.

    Buena idea eso de arreglar cosas del pasado…

    Desprenderse de chuchasdesumadre (el punto más difícil)

    saludos!!

    Me gusta

  6. Que bueno que te haya gustado y que te hayas sentido identificada! Pero ojo: No sirve sólo con identificar, hay que trabajar el dolor para saber a qué cosa positiva te lleva, si no, no tiene sentido

    Me gusta

  7. Dios mio me siento demasiado identificada, mi papá vivió conmigo de chiquita, solo eso, luego se alejó de mi totalmente, nunca llama para saber como estoy, eso siempre me tocaba a mi y llegue a un punto de mi vida en el que me interesa poco, si el que se supone que es mi padre y debería aunque sea llamar a preguntar que ha sido de mi vida no le da la gana hacerlo pues no es mi obligación, a pesar de todo esto lo extraño pero no se ni explicar porque debido a que las cosas que viví con el escasamente las recuerdo , necesitaba leer esto, mil gracias querida, genial tu blog.

    Me gusta

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s