Mi superhéroe

Cuando te conocí, me mostre fuerte, achorá. Yo tenía las metas tan claras, la conciencia tan ordenada, hablaba tan bien con quien se me parara al frente. Era el tiempo donde probablemente tenía las cosas más claras que hoy. Me habían entrevistado varias veces la última semana, estaba tan segura de algunas cosas. Pero claro, a poco andar te diste cuenta de lo que no se había percatado ni los 3179 seguidores en Twitter, ni los 2478 amigos en facebook, ni los 2000 y tantos contactos en gmail. Que en verdad yo era tan re contra frágil, y que la fuerza que me sostenía era con suerte para lo cotidiano.  Que en privado soy mucho más piola que lo que parece que soy. Más asustadiza, más sensible, más regalona. Y que obviamente soy una mujer que ha tenido que surfear por muchas cosas difíciles, pero que eso no me hace necesariamente fuerte y que hay momentos en que como cualquiera, no paro de llorar y no quiero estar sola.
Cuando una situación se me escapaba de las manos y de lo que podía manejar, volvía a ser la lolita que necesitaba (y más que nada quería) protección. Desde ese día que decidiste acceder a mi (incluso nueva para mí) petición/ruego/solicitud /exigencia de venir a rescatarme, te transformaste en mi súperhéroe favorito.
 ¿Te acuerdas de esa vez  que ese idiota csm-pija-corta-mal-cogido-hijodelaremilputa-queloremilparió que me dejó plantada en Concepción y que menos mal que estabas en Chillán y viniste a rescatarme en el auto de tu viejo, mientras yo tiritaba con cara de pánico ( te dije que sería la primera y única vez que me veías así, así que me miraras bien) , tratando de pensar qué haría el resto de la noche en una ciudad que no era la mía?
Sí, sabíamos los dos que me había pasado por andar joteando en mundo mágico. Y viniste igual y aparte de rescatarme, de prestarme plata pa quedarme en un hostal (porque chucha no te quedaste conmigo, hijo de puta, débil pero no hueona po!) me calmaste y me dijiste esas cosas como que “todo estaba bien”. Con esa frase bastaba.
 ¿O la vez que estuvimos varias horas hablando por teléfono porque yo estaba con pena? Que a partir de la hora cuarenta y cinco dejé de sollozar, me mandaste a buscar papel confort, sonarme los mocos que inundaban mi cara y muñecas e hiciste tantas bromas entre ellas  de esa vez que intentamos tener sexo y no resultó, obligándome a reir a carcajadas(además de sonrojarme, claro)? O esa otra vez, cuando ese hueón empezó a seguirme curao como zapato arriba de una moto, cuando lo seguían los pacos, y se lo llevaron. Que sdw después volvió, volvió a escapar de los pacos y aún así me llamaba para  preguntarme si íbamos a ir al cine el domingo siguiente. Debo haberte dejado morado el brazo de tanto apretarte , poniendote como escudo. Me acuerdo que lo único que repetía era, acompáñame! Acompáñame!. Si, de verdad estaba asustada y me sentí, no sé, ¿Protegida? ¿Cuidada? Simplemente no estaba sola batallando contra el mundo y lo mejor de todo no tenía que protegerme yo.
O cuando los domingos me baja esa angustia perra y salimos a andar en bicicleta y a tomarnos café  a reirnos con las historias del dueño. Así, ¿A quien no se le pasa la tontera? O esa vez que peleé con mi amigo, que quedé tan mal,  y sólo necesitaba que te quedaras a mi lado abrazándome y haciéndome cariño toda la noche. Y si, no tenía ganas de hablar, andaba mañosa, no quise comer nada. Sólo quería no pensar y que estuvieras ahí para monitorearlo.
Todas esas veces necesité de ti y tuve que dejar a un lado toda esa “seguridad”, todo ese seudo-feminismo barato, todo el discursillo de la autosuficiencia; tuve que pedirte ayuda aunque no quería que me ayudaras (Hola, sigo siendo Mapapo) hasta que tuve que mirarme y asumirme frágil, que necesitaba de tus cariñitos y que tú por tu parte podías jugar las veces de ese superhéroe, ese de lo cuentos.
Entonces, cuando me baje el susto, cuando me siento superada, lo más probable es que te grite, te busque, te mande mensajes, te escriba mails con asuntos en que te pongo obscenidades para que lo leas altiro y lo peor: que espere que vengas en mi auxilio. Porque en general, para mi seudo-seguridad no hace falta nada( o todo dirían los expertos)sin embargo para cuando me sienta débil-débil, sé (no sé porque puta razón) que vendrás a rescatarme.
Y la verdad, estoy segura que te gusta un poco. Te confieso que a mí también me gusta sentirme la chiquilla de la película algunas veces, la que necesita que vengan a rescatar. No me acomoda como de todos los días, pero me encanta cuando sucede.
Anuncios

4 pensamientos en “Mi superhéroe

  1. Amiga, te dejo un comentario con buena onda, hazte ver porque no puedes depender de un hombre para que te de seguridad en tu vida, con lo que cuentas me da la idea de que andas dando botes de hombre cuático a hombre sicópata y el que es tu superhéroe no lo será para siempre. Si tu fragilidad es interna, no hay nada externo que pueda fortalecerla, sólo apuntalar un poco tus inseguridades. No hay nada mejor que encontrar tu centro y tener un buen piso bajo tus pies, pero que sea tuyo, cosa que si algo pasa, nadie te lo mueve. Cariños.

    Me gusta

    • Querida Amapola:
      Primero: es un post, no es la vida.
      Segundo: La intención de cuando se escribe un post, es sintetizar algo que sientes en un momento y que eso de repente provoque algo en el lector, no que sea una actitud de vida. La verdad, no creo tenerla: todo lo he ido desarrollando desde tener los pantalones de vérmelas por mí. Pero obvio, soy humana y de repente necesito nanais. Y a veces- como decía por ahi la rucia @bruffinelli , uno necesita sentirse la rescatada. Justamente, precisamente porque NO LO ES en el cotidiano.

      Igual gracias por tu comentario 😉

      Me gusta

  2. No sabes cómo te entiendo. Yo me he ido de superheroe en superheroe, uno ayudándome a arrancar del otro, todos rescatándome de diferentes cosas… Pero tuve que ir a terapia, pa cachar lo tóxico que es, tuve que ir para detenerme. Porque uno se enamora del superheroe hasta que le sirve, no más, después deja de serlo y ahí vienen los conflictos. De humano a humano y medio la cosa cambia.Suerte!http://theclassicspops.blogspot.com

    Me gusta

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s