Caminaba en dirección poniente cerquita de las 8 de la mañana. Ya estaba claro para admirar la mañana bonita. Venía pasada al alcohol que sobraba de las mesas.
Llamó al que estaba hace poquito rato rozándole la cadera al bailar. Y sólo se acotó a la pregunta ¡¿vámonos a Valpo?!

Anuncios

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s