entretiempo

5 para las 12 la esperaba afuera.
La chica trabajaba en el sushi bar hasta pasadas la medianoche y él con la chaqueta y el casco se quedaba mirándola desde la puerta, entre los ventanales.
Aún no se conocían bien, pero a ella le gustaba esto de que la viniera a buscar. Caminaban los escasos 3 metros de donde estaba la moto. Él le colocaba el casco, le amarraba la cinta, la tomaba en brazos y la subía. Y partían hacia algún lugar, a tomar una copa de vino y a cansarse de hablar de la vida, las diferencias, la música gitana, lo bonito que está España en esta época,etcéteras.
Cuando ella empezaba a cabecear, él la tomaba nuevamente en brazos, la despertaba a besos y a palabras en el oído, para subirla a la moto y para luego dejarla en su casa, en su cama, (desnuda como a ella le gustaba).
Le dejaba algo escrito en el velador para que ella lo encontrara al ver la hora en el celular y la despedía en silencio, con besos que ella ya no alcanzaba a divisar.
Él sabía que un día,
podrían compartir algo más que un par de horas que dejaba el cotidiano
trabajo-estudio-reunión
Anuncios

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s