otro

le contó sus historias de calle y de okupas
como buen chamullero, le dijo varias caballerosidades,
el primer día que hablaron fue a darle un beso y ella lo trató mal
y le preguntó cuando ella se le negaba o se reía ¿acaso no me puedes gustar como mujer?
y se quedó a su lado acariciándole la espalda el día en que ella lloraba de dolor hasta que se quedó dormida
y le tocó serenata desde abajo
y le pidió abrazos, y le robó caricias

Anuncios

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s