Escribe que soy floridana!

escribe que soy árabe! decía la consigna ayer. Varios de los proovedores estrella, (me faltaron los huachitos de los shawerma de eusebio lillo) Ver bailar a los palestinos recién llegados el 6 pasado me provocan la misma sensación de cuando en la cumbre del ande un peruano agradecía que bailaran música que para él era propia. El exilio, o para algunos la sensación de desarraigo de cambiar el suelo que te vió jugar, es un sentimiento que constantemente sale a relucir, más cuando la pena o el alcohol ayuda a recordar.

Siempre me encanta compartir con gente extranjera, que me cuenten de las costumbres de su país, hablarles de la forma más clara posible o enseñarles puros modismos raros. Enseñarles castellano a las brasileras o italianas me hicieron aprender harto( bailar samba y comer harta lasagna también), agarrar pal leseo a los indios y llamarlos cuando los monos no cortaban los cables; lesear a los gringos con sus chistes gringos, comidas gringas, vida re=)(/&% gringa, al francés con sus “fil di put”, a los austriácos con sus cántos tiroleses, a la sueca con sus topesas, a los canadienses con sus lejanías y frialdades, y así.

El poema leído ayer, escrito por una mujer que simplemente nació,se crió y sus hijos vivirían en una carpa en campos de refugiados en Irak, remece otra vez esa sensación de salir de donde estás por alguna razón ajena a ti. Cuántos palestinos hace más de 60 años tuvieron que salir de su país y morirán con la ilusión de volver. Futaleufú, Chaitén y toda la zona de Palena en general ha permanecido de pie gracias a la fuerza que han tenido desde siempre para poblar ese lugar sin embargo la esperanza de volver cada vez se aleja como una ilusión…sólo ilusión…

Pero qué hay en los ojos de alguien que ya no duerme en su cama? o que siente el que está sentado en un lugar que le no le pertenece? Como es tener problemas estomacales en un baño que compartes con otras personas que no son de tu familia ni tampoco compartes lazos?, cómo será para las conexiones sociales no tener un lugar para recibir a los amigos? Cómo será comer, dormir y olvidar ciertos detalles para que todo siga igual y el resto no se dé cuenta de todo el dolor? Cómo será la sensación de padres que ven como sus hijos pierden sus raíces, se arraigan al “país” donde están? o como será el terminar siendo de ese lugar…vivir una nueva vida…pero claro siempre es importante recordar de donde uno viene ¿si?

Cuando pienso en los que no pudieron volver porque ya no era tiempo, cuando ya tu lugar no es tu lugar…cuando sus calles están desvastadas o por bombas/ balas/tanques/opresión o por una realidad que ya no viviste.

Me encantaría trabajar en el tema de los inmigrantes

(Las cumbias villeras y los axeses, el olor a fruta fresca del día domingo, los weeeeeena, los “hola tía”, las sonrisas abundantes y gratis, las calles a medias, las casas a medias, las fiestocas con empezá en la plaza, las papas fritas y los italianos mejor de la vida y otras tantas cosas siempre me harán recordar de los tiempos, de los lindos tiempos que viví en mi tierra)

Escribe que soy árabe
Enero 20, 2009
MAHMUD DARWISH

CARTA DE IDENTIDAD

Escribe
que soy árabe,
y el número de mi carnet es el cincuenta mil;
que tengo ya ocho hijos,
y llegará el noveno al final del verano.
¿Te enfadarás por ello?

Escribe
que soy árabe,
y con mis camaradas de infortunio
trabajo en la cantera.
Para mis ocho hijos
arranco, de las rocas,
el mendrugo de pan,
el vestido y los libros.
No mendigo limosnas a tu puerta,
ni me rebajo
ante tus escalones.
¿Te enfadarás por ello?

Escribe
que soy árabe.
Soy nombre sin apodo.
Espero, con paciencia, en un país
en el que todo lo que hay
existe airadamente.
Mis raíces,
se hundieron antes del nacimiento
de los tiempos,
antes de la apertura de las eras,
del ciprés y el olivo,
antes de la primicia de la hierba.
Mi padre…
de la familia del arado,
no de nobles señores.
Mi abuelo era un labriego,
sin títulos ni nombres.
Mi casa es una choza campesina
de cañas y maderos,
¿te complace?…
Soy nombre sin apodo.

Escribe
que soy árabe,
que tengo el pelo negro
y los ojos castaños;
que, para más detalles,
me cubro la cabeza con un velo;
que son mis palmas duras como la roca
y pinchan al tocarlas.
Y me gusta el aceite y el tomillo.
Que vivo
en una aldea perdida, abandonada,
sin nombres en las calles.
Y cuyos hombres todos
están en la cantera o en el campo…
¿Te enfadarás por ello?

Escribe
que soy árabe;
que robaste las viñas de mi abuelo
y una tierra que araba,
yo, con todos mis hijos.
Que sólo nos dejaste
estas rocas…
¿No va a quitármelas tu gobierno también,
como se dice?…

Escribe, pues…
Escribe
en el comienzo de la primera página
que no aborrezco a nadie,
ni a nadie robo nada.
Mas, que si tengo hambre,
devoraré la carne de quien a mí me robe.
¡Cuidado, pues!…
¡Cuidado con mi hambre,
y con mi ira!

········

A MI MADRE

Añoro el pan de mi madre,

El café de mi madre,

Las caricias de mi madre…

Día a día,

La infancia crece en mí

Y deseo vivir porque

Si muero, sentiré

Vergüenza de las lágrimas de mi madre.

Si algún día regreso, tórname en

Adorno de tus pestañas,

Cubre mis huesos con hierba

Purificada con el agua bendita de tus tobillos

Y átame con un mechón de tu cabello

O con un hilo del borde de tu vestido…

Tal vez me convierta en un dios,

Sí, en un dios,

Si logro tocar el fondo de tu corazón.

Si regreso. Tórname en

Leña de tu fuego encendido

O en cuerda de tender en la azotea de tu casa

Porque no puedo sostenerme

Sin tu oración cotidiana.

He envejecido. Devuélveme las estrellas de la infancia

Para que pueda emprender

Con los pájaros pequeños

El camino de regreso

Al nido donde tú aguardas.

Del poemario: Enamorado de Palestina (1966)

Traducción del árabe por María Luisa Prieto

…………..

¿CUÁNTAS VECES TERMINARÁ LO NUESTRO?

Contempla sus días en el humo de los cigarros,

mira el reloj de bolsillo:

si pudiera, pausaría su sonido

para aplazar la maduración de la avena.

Él sale de sí mismo agotado, impaciente.

El tiempo de la mies ha llegado.

Las espigas son pesadas, las hoces descuidadas

y el país

se aleja ahora de su puerta profética.

El verano del Líbano me habla de

mis viñas en el Sur.

El verano del Líbano me habla

del más allá de la naturaleza,

pero mi camino hacia Dios comienza

desde una estrella en el Sur…

– ¿Me hablas, padre?

– Ellos han fijado una tregua en la isla de

Rodas, hijo.

– ¿Y qué tenemos nosotros que ver con eso, padre?

– Y se ha terminado todo.

– ¿Cuántas veces terminará lo nuestro, padre?

– Ya se ha terminado. Han cumplido con su deber:

Han disparado con fusiles rotos contra los aviones enemigos.

Hemos cumplido con nuestro deber. Nos hemos alejado de

los acedaraques para no mover la gorra del jefe militar.

Hemos vendido los anillos de nuestras mujeres

para que cazaran pájaros, hijo.

– ¿Pero entonces, padre, nos quedaremos aquí,

bajo el sauce del viento,

entre los cielos y el mar?

– Hijo mío, todo aquí

se asemejará a algo de allí.

Seremos a nuestra imagen y semejanza

por las noches,

y la estrella eterna de la semejanza

nos consumirá.

– Padre, aligérame del peso de tus palabras.

– He dejado las ventanas abiertas al arrullo

de las palomas,

he dejado mi rostro en el brocal del pozo,

he dejado a las palabras charlando a su antojo,

colgadas en el armario,

he dejado a la oscuridad en su noche,

envuelta en la lana de mi espera,

he dejado a las nubes tendiendo sus zaragüelles

en la higuera,

he dejado al sueño engendrando al sueño

y he dejado a la paz sola,

allí en la tierra…

– ¿Estabas soñando en mi vigilia, padre?

– Levántate. Regresaremos, hijo mío.

Traducción del árabe por María Luisa Prieto

Biografía de Mahmud Darwish en EPdLP,

Mahmud Darwish en Poesiaarabe.com

http://www.poesiaarabe.com/Mahmud%20Darwish.htm

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s