Calmo

el mar, en el fondo se mantuvo calmo
de pronto, mil mariposas se acercaron, se hundieron y sofisticaron su volar
y decidieron quedarse resguardadas de la garúa.
La mar se extendió, botó a las casas que se quedaban quietas como en cuadros de madera
y claro
todo comenzaba otra vez.

Así el mar tempestuoso no se aburría nunca
ni cuando estaba así de solo,
pues sabía que los cochayuyos estaban siempre;
habían considerado en sus rutas flamear al compás de las olas
y no tomaban mucho en cuenta el oleaje en tiempos de cólera.
3/4, |3/4 |3/4

en el reporte de hoy, encontraremos de por sí unos cuantos sometimientos, una sola acusación y un centenar de culpas, una maniobra en peligro, 6 estrujamientos,
pero el mar calmo, siempre calmo, aún en las tempestades fastuosas.Y chistosas

Publicado por Mapapo

Me gusta escribir. Todo lo demás es una excusa barata. Puedes leer mis artículos en http://www.mariapazcastillo.com

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: