Calmo

el mar, en el fondo se mantuvo calmo
de pronto, mil mariposas se acercaron, se hundieron y sofisticaron su volar
y decidieron quedarse resguardadas de la garúa.
La mar se extendió, botó a las casas que se quedaban quietas como en cuadros de madera
y claro
todo comenzaba otra vez.

Así el mar tempestuoso no se aburría nunca
ni cuando estaba así de solo,
pues sabía que los cochayuyos estaban siempre;
habían considerado en sus rutas flamear al compás de las olas
y no tomaban mucho en cuenta el oleaje en tiempos de cólera.
3/4, |3/4 |3/4

en el reporte de hoy, encontraremos de por sí unos cuantos sometimientos, una sola acusación y un centenar de culpas, una maniobra en peligro, 6 estrujamientos,
pero el mar calmo, siempre calmo, aún en las tempestades fastuosas.Y chistosas

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s