Los bastardos a veces somos así

los bastardos a veces salimos así: si no nos interesa algo, simplemente no pescamos.
Cómo me piden que no hable de mis amigos, como quieren que tome atención a lo que dicen tías añejas, primas convexas sobre lo que debería o no hacer; si simplemente la bastardita merecía ropa de segunda,presentes menores y las sobras por compromiso,pero no la preocupación real de que le pasa a esta maldita infeliz.
Declarome absorta en mis deseos más profundos de hacer lo que se me dé la real gana,porque para eso no tengo nada, por lo tanto nada que perder y todo por ganar. La piedra que desecharon los arquitectos, las sobras del sistema educacional bajo presión monetaria, la falta de tacto a la hora de criticar sin medir, la libertad de hacer lo que sea, valorado porque es mi decisión y yo me voy a cagar sola simplemente es adorable a la hora de ver que los demás han tomado sus vidas sin mayor importancia que sobrevivir;mientras continúo contando historias, mientras me siento libre y poderosa, mientras busco lo que realmente quiero hacer, me ensaño soñando y riendo y disfrutando de las pequeñas cosas que son gratis (aún).

Amo la libertad que me enseñó mi madre, el Dios que me ama a pesar de que en concreto, en hechos tal vez católicamente no lo he amado mucho; amo el ser capaz de amar aunque desde siempre muchos no me amaron desde que me gesté difícultosamente en un vientre acusado por las circuntancias, amo tanto…

Gracias por las opiniones…pero simplemente soy rebelde ante el que me ahoga, si me molesta o me ataca algo no pelearé mayormente que darme media vuelta e iré a cualquier parte, para no herir mucho más allá.
Tengo la cabeza algo revuelta,el corazón ardiendo de proyectos y sueños y locuras y libertades y alegrías y penas profundas.Tengo amigos.
Y a quien le moleste,que no me huevee.Que no me escuche, no me lea, no me quiera. Nadie lo obliga.

Un comentario en “Los bastardos a veces somos así

  1. En algunas circunstancias, he de verme en ese lado de la historia, curiosamente desde mis mas profundos estados propios de mi vanidad he de asumir la poca capacidad que tengo de conquistar al mundo, ultimamente me he dado cuenta que ni mis amadas han sentido amor por mi, mis amigos, para mis amigos no paso de ser una anecdota, en fin creo que este texto de Maria Paz no hace mas que coincidir con todo el espacio que deja el violento silencion que anula las manifestaciones emotivas.

    Me gusta

Pase no más caser@, deje su comentario con confianza (Bueno, no tanta)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s